jueves, 8 de diciembre de 2016

PERICLES Y LINKEDIN: EL RETO DE LAS UNIVERSIDADES EMPRENDEDORAS




PERICLES Y LINKEDIN: EL RETO DE LAS UNIVERSIDADES EMPRENDEDORAS
Víctor Meseguer | Educador
La Verdad, 13 de octubre de 2016
@victormexeguer

No tengo el gusto de conocer a Allen Blue, el cofundador de LinkedIN, pero conozco a alguien tan o más importante: mi amigo José Manuel Pérez "Pericles". “Pericles es un tipo que ve la hierba crecer. Esta debe ser la razón por la que Ashoka, la mayor red de emprendedores sociales del mundo, le nombró Emprendedor Social Senior 2007. Lo que a continuación les cuento no deja de ser una interpretación libre de algunas ideas de Pericles barnizadas de mala uva.  
Las primeras universidades del mundo (Qarawiyyin en Marruecos, Salermo en Italia, París en Francia, Oxford en Inglaterra o Salamanca en España) tenían como única meta la transmisión de conocimientos, es decir, la docencia. Más tarde se introdujo la Investigación como segunda disciplina. Esta nueva disciplina, en muchas universidades del mundo, llegó a ser preponderante, incluso, sobre la propia función docente ya que se dio una importancia excesiva, desde mi punto de vista, no tanto a la investigación, que era y es transcendental para el progreso de la sociedad, si no a la publicación de los frutos de la misma. Algunos, en su afán por publicar, se han olvidado de investigar y, hasta incluso, de dar clases.  Siguiendo la teoría pauloviana, ¿se acuerdan del perro de Paulov y la teoría del condicionamiento clásico?, si la forma principal de valoración de los profesores consiste en medir las publicaciones que realizan ellos, con toda lógica, harán muchas. Si la manera de valorar su trabajo estuviera ligada a la mejora de las condiciones del entorno, el incremento de la satisfacción y calidad de vida de las personas, a bien seguro que muchos docentes se preocuparían por persuadir y concienciar a sus alumnos para que fueran más responsables respecto a las decisiones que toman con sus semejantes y con el entorno. Y si la manera de valorar su trabajo estuviera ligada el número de empresas creadas por sus alumnos o la cantidad de conocimiento transferido por el personal docente e investigador a las empresas del entorno (cosa muy distinta de hacer negocietes en su tiempo de trabajo), los profesores centrarían su actividad en promover el emprendimiento, porque, de ello, dependería su futuro profesional.
Y ¿por qué la Universidad tiene que ser innovadora y emprendedora? Porque es lo que demandan los tiempos:  a diferencia de lo que ocurría en la primera mitad del Siglo XX, hoy la producción de egresados es muy superior a la demanda de los mismos. A resultas, nuestros jóvenes, tras cuatro años cursando los estudios de grado, más uno o dos de maestría obtienen un cartón que, en la mayoría de los casos, carece de valor de uso y cambio. Hay dos tipos de personas confundidas: las que se creen que con un título universitario tienen ya derecho a un trabajo, y las que piensan que su trabajo es dar títulos sin valor. Además, las necesidades sociales de ahora y de antes no son las mismas: el trabajo por cuenta ajena va perdiendo progresivamente su centralidad, así como su utilidad como principal herramienta para la inclusión social y, consiguientemente, habrá que buscar alternativas al trabajo asalariado.  
Sin embargo, según los datos básicos del sistema universitario español, la cifra de universitarios que emprenden en el mundo económico está entre el 6 y el 8%, la mayoría quieren ser altos funcionarios, profesionales liberales o dirigentes empresariales.
Por cuenta propia o ajena, lo cierto y verdad es que los nuevos egresados tendrán que vender sus conocimientos en un mercado cada vez más saturado y donde las empresas buscan nuevas ventajas competitivas para un nuevo paradigma corporativo. Por ejemplo, hoy las empresas están sometidas a un escrutinio público, permanente y global. A los consumidores, inversores, reguladores y grupos de presión ya no les preocupa sólo el bien o servicio sino también el relato corporativo donde la ética, los principios y valores, y la responsabilidad Social constituyen el común denominador de un nuevo perfil de directivo intraemprendedor:  personas creativas, capaces de impulsar proyectos e iniciativas innovadoras, que hacen de su trabajo una empresa.
Un equipo de investigadores de la Cátedra Internacional de RSC de la UCAM, en el que participa Pericles, estamos dándole vueltas a la cabeza para ver si podemos prender la mecha de la reflexión sobre lo que él llama la Universidad Emprendedora, que no es otra cosa que la Universidad que necesita la sociedad de hoy… Una ecuación cuya solución precisa de profundos cambios en un sistema universitario secuestrado por los intereses corporativos (disfrazados de generales) del llamado personal docente e investigador.  
Mi amigo “Pericles” seguro que coincide con Allen Blue (cofundador de LinkedIN) y con tantos otros. Dice Allen Blue: “Lo más importante para contratar a alguien ya no es el título”. ¿Lo tienen claro nuestras universidades? Termino: La universidad como promotora de una sociedad más comprometida, eficiente, emprendedora, sostenible y –naturalmente- humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias