jueves, 29 de octubre de 2015

REGIÓN EN OBRAS

REGIÓN EN OBRAS
(Disculpen las molestias)
Víctor Meseguer
www.um.es/laplataforma/
La hipotética escena se podría haber desarrollado en una reunión del Consejo de Gobierno: -Ha sido usted muy fino- le dice "The Boss" al consejero Bernabé por su célebre frase "...con Pedro Antonio Sánchez se están terminando «los cuentos de la lechera» en materia de infraestructuras". Paco disimula y sonríe agradecido mientras se traga su regomeyo. Sabe que sus palabras apuntan hacia la necesidad de ser prudentes frente a un futuro social y económico incierto que amenaza con una nueva crisis, cuyo epicentro se sitúa en la República Popular China (los populares están en todos los sitios), un futuro que nada tiene que ver con los tiempos de supuesta bonanza donde se idearon la mayoría de las obras faraónicas que han hecho más dura la crisis, olvidando el pasado, complicando el presente e hipotecando eso que llamaban futuro.
El cuento de “La lechera" desde su primera versión, la que escribiera el fabulista griego Esopo, hace referencia a los sueños imposibles, su significado es similar a expresiones como "hacer castillos en el aire o construir aeropuertos en Corvera en plena crisis económica, con San Javier funcionando bien y Alicante a tan solo 60 kilómetros”.
Las palabras del consejero Bernabé constituyen una evidencia más de la voluntad y sobrada capacidad del presidente Sánchez para intentar aparecer ante la opinión pública como encarnación de la alternancia política y de la ruptura con el antiguo régimen popular (1995-2014). Con otro partido detrás, el presidente lo petaba, pero el pasado existe y la oposición no parece dispuesta a olvidarlo.   
Buenos ejemplos de esta antología del disparate los podemos encontrar en la avivada bronca sobre la llegada del AVE a Murcia o el lógico cabreo por el intento de  ocultación de la cadena de errores cometidos con el aeropuerto de Corvera, que encabeza los símbolos de despilfarro de las arcas públicas y de un largo etcétera de infraestructuras fantasma. Se trata de historias basadas en hechos reales pero con resultados ficticios, donde la trama ha sido protagonizada por un grupo reducido de personajes unidos por el pasado y no se sabe si quizá también por el destino y con argumentos relativamente simples.
Abordemos el tema del AVE, ¿por qué ese emperramiento en llevarlo soterrado a la estación-trampa del barrio de El Carmen? Una sinrazón cuando se sabe que el casco urbano de la ciudad se vacía mientras las pedanías ganan habitantes. Según el Centro Regional de Estadística de Murcia, en 2014, de los 439.712 habitantes censados en la ciudad de Murcia, sólo 170.055 viven en la ciudad, el resto vivimos en las pedanías. Un desequilibrio a favor del extrarradio que se incrementa considerablemente si tomamos como referencia el área metropolitana de Murcia. ¿No habría sido más sensato apostar por una estación cerca de las arterias que circunvalan la ciudad? Además de favorecer el acceso de la mayoría de la población, podría favorecer la intermodalidad de la estación, así como su conexión con la red actual y futura de carriles bici. También facilitaría la construcción de aparcamientos gratuitos para los viajeros del tren y disuasorio para la ciudad.
Es más, la aportación de las arcas municipales al soterramiento y la nueva estación de El Carmen se iban a financiar con las plusvalías procedentes de la recalificación urbanística. Supongo que además de la depurada estrategia para embellecer uno de los barrios más castizos de la ciudad, también se atenderían las reivindicaciones de los vecinos y comerciantes de liberar la zona de inmigrantes, proxenetas y prostitutas, una demanda a la que los regidores de la Corporación municipal siempre han sido muy sensibles, a diferencia, por ejemplo, del posicionamiento de sus correligionarios en Madrid en el caso "Eurovegas".
Pero lo cierto y verdad es que a día de hoy no es creíble que les salgan las cuentas, pese a la lenta reactivación del sector inmobiliario, porque esta es insuficiente para hacer atractiva la inversión y, en consecuencia, habrá que sumar el precio de las obras a la púa generada por el aeropuerto de Corvera, cuyo pago amenaza con llevarse por delante durante muchos años gran parte de los impuestos de una Región que, según un estudio del INE, registra la tasa de riesgo de pobreza más elevada del país.    
No obstante, todo lo argumentado hasta aquí, aún en el incierto caso que tuviera razón, no valdría para nada. La ofuscación de la mayoría de la oposición en hacer al Partido Popular rehén de su reciente historia, buscando réditos electorales a costa de defender lo indefendible, les ha acabado  tomando como  rehenes a ellos mismos y amenaza en convertirlos en víctimas de sus propias estrategias para desahuciar al PP de las instituciones: "Los vecinos llaman «traidores» a PP, PSOE y C's tras votar a favor del acuerdo del AVE" (Pleno del Ayuntamiento de Murcia del 24-IX-2015).
Hay decisiones que son muy difíciles de explicar y aún más de entender por una ciudadanía aburrida de tanto cuento.



domingo, 18 de octubre de 2015

DIPLOMA(RSE)


DIPLOMA(RSE)

VICTOR MESEGUER

www.um.es/laplataforma/

La Verdad, 15 de octubre de 2015

Beethoven es una taberna de Haro (sin diplomas pero siempre llena de gente) donde ya se pueden degustar los primeros boletus de la temporada acompañados de un buen vino, por ejemplo, una botella de Prado Enea. También es un buen lugar para huir de los compromisos cotidianos, una vez superado un seminario en Logroño sobre territorios socialmente responsables. No sé si la Rioja Alta es un territorio socialmente responsable, pero sus habitantes son gente muy laboriosa, seria y divertida.  
El día antes, una hora antes de participar en otro seminario sobre “El futuro de la Responsabilidad Social en la negociación colectiva europea", me metí en un viejo café de la calle Atocha para enchufarme a la tertulia de la radio. Mientras tanto, la policía seguía buscando al autor del asesinato de Maimouna Diarra, una joven de 23 años que residía en Beniel.
No es fácil escrutar las razones o pasiones que llevan a un personaje a matar a su pareja delante de sus dos hijos de 7 y 4 años.  Una vez más, los tertulianos nos enfrentábamos a un acto de violencia, sí, violencia por encima de todo, esta vez agravada por las connotaciones machistas. Sí, por los ancestrales estigmas culturales de dominación y posesión propios de alimañas y, supuestamente, rechazadas por el género humano.  Reminiscencias de una relación de poderío del hombre sobre la mujer basada, muchas veces, en una especie de complejos de inferioridad a los que algunos siguen llamando hombría...
 “España no es machista”,  me dijo con rotundidad un contertulio de la tele. Sin embargo, los españoles si lo somos. Atendiendo a resultados de una reciente encuesta elaborada por el CIS, los jóvenes de hoy son más machistas que sus padres en la relación con sus parejas: uno de cada tres considera “inevitable” o “aceptable” la denominada violencia de control. En el estudio una joven hace la siguiente afirmación: "Para él la confianza es que le muestre el móvil. Yo lo entiendo porque tiene mucho miedo a perderme".
Por eso me llamó la atención la contundencia con que hizo esa afirmación, con la misma que los presos por violencia de género que suelo entrevistar en la cárcel me dicen que ellos no han cometido ningún delito, es más, algunos apuntan que se trata de simples desavenencias conyugales (amenazas, golpes, puñaladas...) que deberían quedar en la intimidad de la pareja.
Por cierto, se supone que estos jóvenes que lideran "la vuelta atrás" son hijos de quienes, supuestamente, peleamos por la igualdad o por los derechos, por ejemplo, de los colectivos LGBT ( Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales). ¿Nuestros hijos? Según García Roca, un extraño es alguien a quien todavía no conocemos...
El público que asistía a la mesa redonda estaba conformado por dirigentes sindicales de grandes sociedades transnacionales, muchos de ellos miembros de comités de empresa europeos ávidos de que alguien les dijera qué hacer con el invento de la RSC. ¿La respuesta? Sólo se me ocurría que debían intentar hacer bien lo que se les suponía que sabían hacer bien: convenios colectivos o acuerdos marco globales que transformen los códigos éticos o las memorias de responsabilidad social de las empresas en instrumentos bilaterales, pactados y con consecuencias jurídicas.
Hablamos de muchas cosas, también del escandaloso fraude de la empresa Volkswagen, tal y como reconocen sus propios directivos. Según informan ellos mismos, esta empresa ha utilizado un software en los automóviles para sortear las regulaciones sobre emisiones de contaminantes. En su memoria de Responsabilidad Social (verificada por una de las empresas auditoras más importantes y prestigiosas del mundo) la información sobre impacto ambiental era desde el año 2010 cada vez más escasa e imprecisa. Pero del fraude no decía nada. Parece ser que lo importante no era lo que la Compañía hacía, sino que disponía de un papel o diploma debidamente auditado donde se acreditaba que Volkswagen es una empresa socialmente responsable: "El compromiso con la sostenibilidad, el medio ambiente y la sociedad constituyen los valores principales de la responsabilidad social corporativa de Volkswagen...", sigue afirmando la Compañía en su página Web de España.

En la cárcel, algunos internos que realizan el curso para delincuentes por violencia de género también nos piden un diploma que acredite la superación del curso. Nosotros no se lo damos. ¿Responsabilidad o miedo?  La respuesta está soplando en el viento...

sábado, 3 de octubre de 2015

IN-OUT

(IN-OUT)
Diario "La Verdad", 3-10-2015
Víctor Meseguer
Vicepresidente de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia
Rescatar a un condenado de su destino es más difícil que la supervivencia del atún rojo. Sin embargo, organizaciones como la Asociación Colectivo Paréntesis lleva muchos años trabajando en la inserción  social de los presos alojados en las distintas cárceles de Murcia. Una labor encomiable, que gracias al Programa Incorpora, de la Obra Social de La Caixa, hace posible que veinte penados tengan la oportunidad de aprender el oficio de cocinero, a través del programa IN-OUT: pongamos que hablamos de gastroempleo.
(IN) Durante cuatro meses los muy condenados realizan su aprendizaje entre rejas, tiempo que aprovechan para realizar sendos cursos, de manipulador de alimentos y de operaciones básicas de cocina.
(OUT) Los restantes seis meses del curso se desarrollan en un régimen de semi-libertad en el Centro de Inserción Social "Guillermo Miranda", de esta manera recordamos que fue precisamente él quien impulso la puesta en marcha del Colectivo Paréntesis. Durante este tiempo los presos combinan el marco teórico de la restauración con prácticas laborales en empresas.    
A principio del mes de septiembre nos ofrecieron un menú de degustación para demostrarnos sus avances.  El evento  empezó con un cava al zumo de naranja (o viceversa). 
Tras el cóctel de bienvenida llegaron los entrantes: langostino al aroma de romero; brocheta de pollo, dátiles y pera; queso azul con cebolla caramelizada y alcachofa a la espuma de ajo.
El menú siguió y fue un gran éxito de público y crítica: ensalada de salmón y mango; lubina rellena de langostino; sorbete de limón y manzana y también solomillo de ternera en salsa de setas. El vino que acompañaba a los platos era un Casa de la Ermita, crianza.
Cuando les miraba, plato tras plato, volvía a mi memoria el recuerdo de una de las personas a las que más he visto apostar y creer, con fundamento, en la labor de acompañar a los presos a buscar otro lugar en su mundo.  Sí, todavía recuerdo cuando Guillermo contó conmigo para poner en marcha del Colectivo Paréntesis, tal y como consta en las primeras actas de la asociación.

Estoy convencido que hoy se sentiría muy orgulloso de ver como Virginia, Mayte...y todos los profesionales y voluntarios de la asociación siguen ofertando herramientas a los presos para que, si ellos quieren, puedan pelear por su libertad real.  Por cierto, se me olvidaba… de postre nos sirvieron un suculento coulant de chocolate y helado. Ummm qué rico menú..... y que preciosa iniciativa. 

viernes, 2 de octubre de 2015

A LOS (EX)PAÑOLES

A LOS (EX)PAÑOLES
"La il·lusió pot amb tot"
Víctor Meseguer.


Mi amiga Lucía (no se llama así pero es conveniente preservar su anonimato) me dice que la diversidad es un tema difícil de trabajar y fácil de predicar. Ella lo ha vivido en sus propias carnes, abiertas a golpe de irrespeto. La diversidad no es solo promocionar la diferencia en todos los espacios profesionales. La diversidad supone un cambio en las estructuras sociales y del pensamiento. Un cambio que nos facilite relacionarnos todos con todos. La diversidad que ella defiende es aquella que no solo se limita a favorecer la inserción sociolaboral de las personas homosexuales (gais, lesbianas y transexuales), de las personas de otras nacionalidades, de las personas con movilidad reducida… Me cuenta que se trata de poder mostrarnos al otro sin miedo a no ser aceptado, no ser obligado a encajar en unos parámetros donde una buena parte de la población no conseguimos entrar. La normalidad socialmente constituida.  
Pero la normalidad no parece ir de la mano de la creatividad o la innovación. La sociedad exige nuevos talentos, pero demasiados empresarios contratan gente normal, aquella que se ajusta a las normas.
Lo normal, para mi gusto, es un concepto poco definitorio, estrecho de miras y brutalmente hostil.  Podríamos llamarlo lo mismo, lo mediocre, lo que no despunta ni por arriba ni por abajo, aquello que sigue el camino marcado, lo convencional… un robot preparado para funcionar en cualquier circunstancia, que no rechiste, que no se queje, que no hable excepto si tú se lo pides. Ese es el modelo deseado, no des tu opinión salvo si te la piden, y cuando te la pidan saca toda la imaginación que mataste durante este tiempo. Me duele enormemente afirmar que aquellos que defienden y trabajan la diversidad (lobbies feministas, oenegés, etc.) también buscan en muchas ocasiones patrones calcados, clónicos e invariables… La diferencia es el primer paso de la exclusión. El otro, el que no es como yo; sin embargo difícilmente podremos empatizar con una persona cuya identidad rechazamos o queremos cambiar. La diferencia no solo debe ser respeto sino también admiración, porque esa persona ha sobrevivido en el duro camino de la homogeneidad.
Como decíamos ayer...La gestión en positivo de la diversidad se debe basar en el reconocimiento desde el respecto, el diálogo, el afecto y el consenso. "Es exactamente lo mismo que cabe predicar respecto a la diversidad territorial en España",  comentaba un catalán de España.
Yo admiro a los catalanes  y  no reconozco a España sin su aportación a la diversidad del Estado español. Por eso me  apena  la campaña  de Junts pel Sí, su ceremonia de la confusión, su abuso de la identificación con el conjunto de Catalunya, una Catalunya mucho más diversa y plural, como demuestran los resultados electorales; el juego de trileros del president de la Generalitat Artur Mas, auto erigido –a buenas horas- en defensor de los derechos sociales y del Estado del Bienestar, su “gran butifarra” –en lenguaje de la “reserva”- a quienes desde otras partes de España –con mayor o menor acierto- se han involucrado en la campaña catalana. La independencia es una opción legítima, negativa en mi opinión para la mayoría de catalanes y españoles, pero políticamente legítima. Me  entristece que muchos independentistas honestos, con quienes no coincido pero a quienes respeto,  hayan acompañado  y tapado a Artur Mas –en el cuarto puesto de la lista electoral- en su PARTICULAR y tramposo viaje a Ítaca. Del Gobierno español, y más concretamente de su presidente, también debemos hablar, España necesita urgentemente una nueva mayoría (a ser posible diversa), un nuevo gobierno y un nuevo presidente, capaz de ofrecer respuestas a una realidad impepinable: hoy el 47% de los catalanes han apoyado a partidos o coaliciones que llevan la independencia como primer punto de su programa. Necesitamos a un presidente capaz de renovar el pacto constitucional, de trabajar para construir un Estado mejor sobre la base de lo pactado y votado en el 78. Mejor no es una palabra vacía, el sistema político basado en la constitución del 78 y construido durante 37 años  ha contribuido al desarrollo democrático, social, cultural y económico de España. No obstante, particularmente en los últimos años, los ciudadanos han visto con claridad sus fallos, no solo en el modelo territorial, en el que hay –sin duda- cabida para mejoras.
Necesitamos al pueblo catalán, a la nación catalana formando parte de una España diversa, de una Europa diversa. No puedo imaginar a Cataluña separada de España, tenemos que ser capaces de seguir construyendo esa identidad múltiple que nos permita sentirnos catalanes, españoles y europeos a la vez ¿Por qué se empeñan en que tengamos que elegir?

Si los catalanes se van de España, habrá que cambiarle el nombre a este país porque habremos perdido una parte de la diversidad y creatividad que durante siglos ha  ido amasando este gran proyecto colectivo. Volvamos a empezar. No podemos seguir esperando porque el tiempo pasa más rápido cuando todo deja de ser nuevo: "La il·lusió pot amb tot" 

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias