jueves, 28 de mayo de 2015

El naufragio en el Mediterráneo es el naufragio del Proyecto europeo

El naufragio en el Mediterráneo es el naufragio del Proyecto europeo
Víctor Meseguer y Juan Antonio Segura
La Plataforma de Innovación Social (UMU)
La Verdad, 28 de mayo de 2015

Europa corre el riesgo de convertirse en una caricatura de sí misma. El naufragio en el Mediterráneo es también el naufragio de los intentos de configurar una verdadera política migratoria europea y puede ser un indicador de la pérdida de rumbo del proyecto de construcción de una Europa social, no sólo económica, que apueste desde los principios y los valores constituyentes por un desarrollo sostenible, inteligente e integrador, como se afirma en la Estrategia Europea 2020.
De nada parecen haber valido las imágenes de cientos de compatriotas arrastrados por las corrientes marinas hacia ninguna parte, porque el "seguro" de la patera no da para pruebas de ADN y tampoco para repatriar los cadáveres. De nada sirvieron los llantos de las madres que sólo querían saber si sus hijos estaban vivos o muertos. "Los accidentes de tráfico constituyen una de las principales causas de muerte en su país y ustedes no dejan de conducir", nos dijo mientras nosotros nos  preguntábamos por las causas y las consecuencias de tantas muertes anónimas en un mar de olvidos, en un mar de sueños truncados. Tragedias que debemos evitar, no con operaciones Tritón de protección de fronteras marítimas, sino con operaciones de salvamento en aguas internacionales, como Italia llevó a cabo en solitario con la operación Mare Nostrum.
Son miles las historias. En algunos casos les empuja el objetivo de trabajar para vivir: con derechos, sin discriminaciones, con respeto. En otros muchos, alejarse, huir de los conflictos bélicos en Siria, Libia o en el cuerno de África. Sólo eso quieren las miles de personas, de seres humanos  que -como Omar- llegaron de otros países, en donde el pasado ha muerto en manos del presente y el futuro simplemente ha dejado de ser un sueño para convertirse en una pesadilla cargada de miedos.
Si no contamos con vías terrestres de acceso legal a Europa, aunque sólo sea por simples motivos humanitarios, estaremos abocando a miles de personas a la aventura de jugarse la vida, lo único que tienen, por la vía marítima del Mediterráneo, en muchos casos trampa mortal, a esta Europa olvidada. Pero no interesa que eso sea así. El ser humano ilegalizado es más barato, más rentable, no sólo porque su necesidad le obligue a asumir condiciones inadmisibles, sino porque su desesperado esfuerzo deprecia el valor de la mano de obra. Además, no genera costes tangenciales: ni educación, ni sanidad, ni subsidios, ni gastos de jubilación. Pura rentabilidad que convierte el sudor en calderilla. Poco importa que ese círculo vicioso que conforman la desesperación – admisión de condiciones laborales impropias por parte de los inmigrantes– y la degradación de las condiciones laborales de los autóctonos, conlleve un cultivo peligrosísimo de racismo y violencia; al contrario, su tratamiento maniqueo y su represión conllevan más votos que la apuesta por la acogida humanitaria o por las políticas de integración y convivencia con los que ya están en nuestros barrios.
Es evidente que el ser humano no puede seguir jugando con unas reglas que imponen unos pocos. Devorándonos unos a otros en una esquizofrénica partida de parchís, sin darnos cuenta que el único beneficiario es el que nos cobra por utilizar el tablero.
Un tablero en el que la concentración del poder financiero es cada vez mayor, donde las desigualdades entre ricos y pobres siguen aumentando.  
¡Y vamos a más!... si antes no paramos esta locura de desequilibrios territoriales a nivel internacional entre países, pero también a nivel interior entre Comunidades Autónomas, entre ciudades, barrios y entre personas.
Tenemos que exigir políticas de cooperación y solidaridad con el tercer mundo, reforzamiento de la acogida humanitaria, un programa de reasentamiento en países europeos de refugiados que huyen de la guerra, un visado humanitario que abra las vías de acceso terrestres a Europa, una unificación de los criterios de acceso al estatuto de asilado y refugiado. A la vez que políticas de integración en Europa que apuesten por la convivencia, por el diálogo, por la gestión positiva de la diversidad, por la justicia. Y debemos hacerlo por puro egoísmo, si queréis.
Omar nos recuerda que mientras una parte del mundo, del planeta, se desangra en guerras, crisis humanitarias e injusticias sin fin, que llevan a miles de personas a desplazarse, a huir, la Unión Europea, sus estados y sus gobiernos, nuestros gobiernos, responden solamente con medidas de incremento de la seguridad y  de protección, de nuestra seguridad, dejando con ello que también muera nuestro proyecto colectivo de una Europa social. Porque, o nos salvamos juntos o no se salvará nadie.
Mientras Europa siga más preocupada de proteger sus fronteras que de proteger a las personas, a las relaciones entre países y personas y la convivencia en nuestras ciudades, el naufragio de cada barco será el hundimiento de los sueños colectivos, entre ellos, el de una Europa social basada en la solidaridad y en la justicia. Soñar es bueno.


martes, 26 de mayo de 2015

PON PON PORROPOPON PON PON...

PEDRO ANTONIO
(EN CLAVE RE)
La Verdad, 21 de mayo de 2015
¿Es diferente? ¿De quién? Mientras que usted busca la respuesta, aprovecho para decir que Pedro Antonio ha intentado ser percibido como un recién llegado que solo tiene futuro, pero él sabe que está obligado a (re)trabajar el pasado y (re)hacer el presente para (re)crecer en el futuro, partiendo del reconocimiento de los errores políticos que no se pueden, ni se deben volver a escribir en la piel de los murcianos.
Pedro Antonio se aproxima al juicio del 24 con una maleta vacía  de prejuicios y cargada de su acreditada capacidad para sumar a los diferentes, a los impares,  a pesar, en ocasiones,  de la crítica de los propios y de las cargas que le han dejado olvidadas.
¿Lo peor de su campaña? Quizá se ha tirado demasiado de los consejos y apoyos de la sociedad civil, o mejor dicho, de la humana debilidad de quienes siempre quieren (o creen) ser y estar, cuando lo único que hacen es interpretar un movimiento de abanico a beneficio de inventario.
¿Y lo mejor? Cómo ha dejado entrar en su casa a los diferentes sin sentirse amenazado por ello y, lo más importante, ha contado con un equipo solvente (en el que ha sobresalido Javier Celdrán), sus propuestas han sido reformistas e innovadoras en clave (re)generación.
A resultas, creo que ha sido el ganador de esta campaña electoral ¿Pero es diferente? Sin ser del todo diferente hay cosas que le distinguen. Si la música le gusta, a poco que le toquen las palmas se hace el amo de la pista como John Travolta en Pulp Fiction ( la escena de baile con Uma Thurman) ¿Visión de futuro, responsabilidad política u oportunidad? (...the answer, my friend, is blowing in the wind).


martes, 19 de mayo de 2015

La columna electoral (3)

MUCHA CARA
By Víctor Meseguer
La Verdad, 18 de mayo de 2015

CÉSAR NEBOT es un candidato  INGENIOSO. Sólo le faltan los votos, creo que se cayeron dentro del ombligo de la Sra. Rosa Díez.

JOSÉ ANTONIO PUJANTE es un CONSERVADOR de izquierdas que no esconde sus ideas, y claro, muchos no las compartimos, pero entiendo que las defiende con honestidad y convicción. Lamentaría que la víctima del denostado bipartidismo fuera Izquierda Unida. No se lo merece. Son necesarios, tanto o más que otros.

ÓSCAR URRALBURU es como EL BONITO DEL NORTE: importado, estilizado, protegido por escamas y brillante. Ha ido definiéndose conforme desgranaba el proyecto de Podemos, una formación que  le ha venido bien a la democracia: ha provocado un movimiento de tierras necesario.

¿MIGUEL SÁNCHEZ? Un poco DESCONCERTANTE. Pasa desapercibido en silencio, como nos pasa a la gran mayoría, pero en su situación no es el mejor atributo para dirigir un partido que puede abrir o cerrar puertas a la gobernabilidad. Esperemos que el tiempo y la responsabilidad que le va a caer encima, iluminen su sentido común. En su lista hay gente muy valiosa, como por ejemplo, el profesor Miguel A. López-Morell.

Rafa (RAFAEL GONZÁLEZ TOVAR) es  INCREIBLE. Dice que el cambio es él. Conoce la región y se la ha recorrido palmo a palmo, primero como médico y posteriormente en su actividad política. Su dilatada experiencia política arrancó en 1987 como concejal del ayuntamiento de Blanca y se le nota al bulto. Él cree que es el momento de las personas y quiere situarlas como el eje de un nuevo  gobierno que tenga más sensibilidad social y que aproveche mejor las grandes potencialidades desperdiciadas de nuestra Región. Señala que no será una tarea fácil pero (él) está seguro de conseguirla.

sábado, 16 de mayo de 2015

COLUMNA ELECCIONES AUTONÓMICAS Y LOCALES ´2015 (2)


PACTO CONTRA LA POBREZA
La Verdad, 14 de Mayo de 2015
Nunca votaré a alguien que no sepa de poesía, porque si no sabes de poesía no sabes del mundo. No sabes cómo es la mirada de los pobres. Si ves la mirada de un pobre te quiebras en cien mitades. La mirada de los pobres siempre  deslumbra apagada en tono gris y se dirige a los adoquines buscando la moneda ausente. Los pobres no tienen rostro porque nadie les mira. Hasta el espejo echa la vista a un lado avergonzado de tanta miseria amontonada. La loción facial de los pobres son sus lágrimas. Siempre saladas y amargas. Esa es la poderosa pócima secreta de los pobres, lágrimas y sudor. Los pobres son diferentes entre sí. Algunos son los que vagan por las calles oscuras con las manos en los bolsillos sin expectativas ni ilusiones. Sin hogar donde volver. Piensa durante cinco minutos qué harías si cuando terminaras el trabajo no tuvieras donde ir. Vamos piénsalo. Siente cuan horrible sería tu vida. Dime, ¿tu sangre no se vuelve amargura al pensarlo? ¿Y qué decir de quien ya no tiene ilusiones? Cuando no tienes ilusiones tu vientre se encoge y tu cabeza difícilmente puede pensar con claridad. Entonces te invade el mar de la indiferencia y la gente ignorante de tu sufrimiento lo confunde con la pereza. Los inmigrantes también son los pobres, repudiados allá donde van. Sin suelo donde errar. Yo quiero un mundo humano lleno de gente bondadosa que no utilice a los pobres como mercancía electoral en periodo preelectoral. Políticos que pongan el dinero donde ponen las palabras. Y unos políticos poetas porque quien no entiende de poesía no entiende de alma. Y a mí la gente sin alma no me interesa...



COLUMNA ELECCIONES AUTONÓMICAS Y LOCALES ´2015 (1)


VOTE AL PP... SI ES USTED DE DERECHAS
La Verdad, 11 de Mayo de 2015

Todo el rollo ese de la corrupción a mansalva no son sino avatares temporales, que serán resueltos en cuanto el PP logre una nueva mayoría absoluta y en nuestras tierras no se vuelva a poner el sol.
Minucias necesarias para hacer en lo fundamental que Murcia vaya de perlas.

En poco menos de veinte años se ha avanzado muchísimo en temas como educación, dejando de despilfarrar el dinero en becas que nadie aprovechaba, porque iban destinadas a gente proveniente de familias
humildes y sin preparación, y ya se sabe que donde no hay no se puede sacar. El dinero que se malgastaba en la educación pública se ha traspasado a la enseñanza privada, que es de donde pueden salir las lumbreras que iluminarán los destinos de Murcia y España.

En sanidad también se ha avanzado, se privatizan servicios o incluso,si hace falta, se cierran hospitales como el Rosell. Es decir, se racionaliza el gasto y se transfiere a la empresa privada que, por la
cuenta que les trae, no malgastarán tiempo ni recursos en personas que desde su infancia no han sabido cuidarse ni alimentarse decentemente.

No digamos ya en temas laborales, no hay más que oír a los empresarios. Lo de la precariedad en el empleo y el incremento del copón de los accidentes laborales no son sino consecuencias lógicas de
poner en su sitio tanto derecho y tan poca obligación como había. No es admisible que el empresario, además de dar trabajo, tenga que poner también el casco.

Que no le engañen, si de verdad es usted de derechas, vote al PP.

- ¡Oiga!  ¿Y si yo soy de izquierdas?


- ¡Joder con las preguntitas!

LOS SUEÑOS SE DESPIERTAN Y MUEREN


LOS SUEÑOS SE DESPIERTAN Y MUEREN
Víctor Meseguer y Juan Antonio Segura
La Plataforma de Innovación Social (UMU)
La Verdad, 7 de mayo de 2015
¿Por qué los sueños se despiertan y mueren en la boca de algunos de nuestros políticos? ¿Por qué resulta tan fácil para algunos humanos hablar y a la vez tan complejo llenar esas palabras de contenido, de mensajes, de pasión, de pensamiento, de reflexión, de análisis y de sabiduría? ¿Por qué están tan cerca de los caminos de nuestros pasos, de nuestros labios, algunos mensajes indignos, cargados de superficialidad, discriminación, estereotipos, generalizaciones e imágenes guía que nos aproximan a los “otros” desde la indiferencia, el desprecio, el desconocimiento y la distancia? Si los portadores de la culpa son siempre los “otros”, ¿quiénes somos “nosotros”? Si construimos un “nosotros” incluyente y un “otros” excluyente, cada vez que en algún contexto alguien o algo nos sitúe dentro del “otros”, también seremos parte de la culpa, de los excluidos, de los indignos. ¡Ay amigo mío!  Si seguimos construyendo el espacio público con fronteras entre el “nosotros” y los “otros” que cerca estaremos siempre de la frontera de los “otros”.
Si el comportamiento humano y la palabra son fruto de nuestras sensaciones, de nuestros sentimientos y estos vienen generados por nuestro pensamiento, el cual se construye a partir de nuestra mirada particular y personal de la realidad que nos rodea, ¿es posible que esto quiera decir que toda palabra, toda frase que en esta campaña preelectoral pronuncia un político, un candidato o candidata a gestionar nada más y nada menos que algo tan sagrado como el espacio público, sea producto de sus  sentimientos y de sus pensamientos?
Cuando un candidato o una candidata a las próximas elecciones municipales o autonómicas dice públicamente –sin despeinarse- que lo que más molesta a los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país, que uno de los mayores problemas que tenemos en este momento, es la presencia en nuestras calles  de personas sin techo, que padecen pobreza y exclusión social y sobreviven a través de la mendicidad organizada en mafias; cuando dicen que es la pobreza y los pobres los que nos impiden hacer un uso compartido de los espacios públicos, que es la pobreza y los pobres los que imposibilitan nuestro crecimiento; cuando vinculan delincuencia y pobreza con inmigración y con las personas inmigrantes, ¿qué sentimientos, qué pensamientos, qué comportamientos son los que producen estas palabras?, ¿de dónde emanan estas reflexiones? ¿Son de un pensamiento y de una emoción propia, robada o prestada?
Si son palabras, expresiones y reflexiones que responden a sensaciones, emociones y comportamientos propios son un claro síntoma de la enfermedad que padecemos, de las células de nuestro organismo que han mutado y se han convertido en malignas, en células cancerígenas, que nos amenazan con una metástasis generalizada que nos conducirá, con toda seguridad, a la muerte, pero no a una muerte de los “otros” o de “nosotros”, sino a una muerte social, a una muerte de lo colectivo, de lo común, de lo diferente, de la diversidad. Una enfermedad sin nombre propio, cuyos síntomas son el individualismo, la indiferencia, el olvido, la pérdida de valores y principios que nos han configurado como seres humanos.
Sólo cuando  tomamos conciencia de estar enfermos acudimos a la consulta del médico, ¿pero qué  medico trata la ignorancia, el individualismo, la indiferencia, la superficialidad, la mentira, el egoísmo? ¿Qué médico puede tratar a las personas o a los políticos que confunden la ética con la estética, a quienes vinculan lo público con la imagen y no con principios éticos?
Nosotros y los otros, juntos, debemos erradicar la pobreza y la exclusión social de nuestras calles, de nuestras ciudades, pues con ella, efectivamente, no es posible el desarrollo de la comunidad. Pero para ello no queramos acabar con los pobres, con los excluidos, sino con sus causas estructurales, de las que nosotros también formamos parte. Desde la ética lucharemos juntos contra las causas de la pobreza y la exclusión social, desde la estética, sólo acabaremos con los pobres y los excluidos y mañana el pobre, el excluido, el mendigo puede ser cualquiera de nosotros.

Efectivamente, mis queridos vecinos y vecinas cargados de diversidad, de esa riqueza que es la pluralidad que atesoramos nosotros y los otros. Los sueños, en ocasiones, se despiertan y mueren entre las palabras y las expresiones de algunos de nuestros políticos, como las escuchadas en estos últimos días. La ignominia parece no tener límite, ni frontera entre “nosotros” y los “otros” .

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias