viernes, 25 de diciembre de 2015

Esta es nuestra Navidad



Esta es nuestra Navidad
Víctor Meseguer
La Verdad, 24 de diciembre de 2015

Cuélate, vamos, cuélate ¡Chsss!
Esta noche es Nochebuena. La ves, es Soledad, de rodillas lavando la ropa de su esposo en un cubo de agua helada, para que Román pueda ir limpio a buscar trabajo. No tiene muda y aprovecha que él duerme para limpiar sus enseres. Soledad y Román pasan la Nochebuena en una pequeña fiesta que ha organizado el administrador de su edificio para todos los inquilinos. La premisa es que todos lleven algo para compartir. Soledad lleva devanándose la cabeza dos días, le ha dicho a Román desesperada que si no tienen nada para llevar ellos no irán. Lo cierto es que para llevar no hay nada.
Aquí tienes a Estrella, treinta años, dos niños y ningún marido. Pasará la Nochebuena con su abuelo, no por tratarse de un día especial, ella come y cena todos los días en casa del abuelo porque no tiene posibles. Si la escuchas hablar de su abuelo… solo dice maravillas, verdaderas y espléndidas maravillas.
Hussein lleva dos años en España, su pequeño solo tiene seis años. Ha pedido en su carta a los Reyes Magos que esta Navidad venga su hermano a verlos. ¡Fíjate! Hussein escribiendo una carta a los Reyes Magos, y luego algunos dicen que no hay multiculturalidad.
María es viuda, su marido murió en un accidente laboral cuando ella tenía poco más de cuarenta años. Ahora cuida en casa a su madre, Josefa, con Alzheimer ya avanzado. Solo pide a su familia una cosa: que todos vengan a su casa pues, de lo contrario, no podrá estar junto a ellos al no poder dejar sola a Josefa. Se siente un poco abatida en esta ardua tarea que la vida le ha encomendado, pero siempre resta importancia a que el resto de hermanos y sobrinos no saquen más tiempo para visitar a su madre.
Moussa, Adam, Imad, Mohamed, Ismail y Amin están en un Centro de Acogida; la Nochebuena la pasarán juntos. Cocinarán los alimentos que les traigan de la asociación. Han acordado que esa noche compartirán sus historias de viaje y hablarán de todos los seres queridos que han dejado en sus países.
Alicia se separó hace un año. Tiene un niño de tres años y es la primera Navidad que pasarán solos. Por temas de trabajo no podrá volver a casa de su familia y pasará la Navidad  junto a su hijo, solos, pero muy contenta de tenerlo a su lado y de haber podido comprarle el juguete que tanta ilusión le hace a Gabriel.
Antonio llevará a su familia a cenar a un comedor social, ha engañado a los niños y les ha dicho que se trata de una celebración navideña del vecindario. La verdad es que allí hay muchas personas del barrio.
Ana lleva dos semanas ingresada en el hospital, pero solo su madre lo sabe. Nada han querido decirle al padre que está ya muy mayor. Encontraron a Ana sentada en la parada del autobús dos días enteros hasta que uno de los conductores dio aviso y una ambulancia la recogió. Ana lleva semanas sin articular palabra y con la mirada perdida. Nadie sabe qué le puede ocurrir, dicen que una ola de tristeza se la tragó, pero su madre que la conoce desde niña dice que logrará traerla a este lado de nuevo.
Esta es también la Navidad de las personas que no vemos porque la vida les arrastro al otro lado y saben que salir es muy difícil... Si les preguntaras, ninguna te diría que quieren una mesa repleta de apetecibles manjares ni una bonita casa decorada con motivos navideños… Lo que ellos quieren es una tregua con la vida, unas horitas de sosiego y placer…, poder mantener en su pecho un sentimiento de esperanza. Lo entiendes, ¿verdad?
Ningún proyecto colectivo como sociedad puede ser construido sin contar con ellos. Digan lo que digan los grandes números, debemos llegar todos si queremos llegar. ¡Feliz Navidad y próspero 2016!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias