jueves, 29 de octubre de 2015

REGIÓN EN OBRAS

REGIÓN EN OBRAS
(Disculpen las molestias)
Víctor Meseguer
www.um.es/laplataforma/
La hipotética escena se podría haber desarrollado en una reunión del Consejo de Gobierno: -Ha sido usted muy fino- le dice "The Boss" al consejero Bernabé por su célebre frase "...con Pedro Antonio Sánchez se están terminando «los cuentos de la lechera» en materia de infraestructuras". Paco disimula y sonríe agradecido mientras se traga su regomeyo. Sabe que sus palabras apuntan hacia la necesidad de ser prudentes frente a un futuro social y económico incierto que amenaza con una nueva crisis, cuyo epicentro se sitúa en la República Popular China (los populares están en todos los sitios), un futuro que nada tiene que ver con los tiempos de supuesta bonanza donde se idearon la mayoría de las obras faraónicas que han hecho más dura la crisis, olvidando el pasado, complicando el presente e hipotecando eso que llamaban futuro.
El cuento de “La lechera" desde su primera versión, la que escribiera el fabulista griego Esopo, hace referencia a los sueños imposibles, su significado es similar a expresiones como "hacer castillos en el aire o construir aeropuertos en Corvera en plena crisis económica, con San Javier funcionando bien y Alicante a tan solo 60 kilómetros”.
Las palabras del consejero Bernabé constituyen una evidencia más de la voluntad y sobrada capacidad del presidente Sánchez para intentar aparecer ante la opinión pública como encarnación de la alternancia política y de la ruptura con el antiguo régimen popular (1995-2014). Con otro partido detrás, el presidente lo petaba, pero el pasado existe y la oposición no parece dispuesta a olvidarlo.   
Buenos ejemplos de esta antología del disparate los podemos encontrar en la avivada bronca sobre la llegada del AVE a Murcia o el lógico cabreo por el intento de  ocultación de la cadena de errores cometidos con el aeropuerto de Corvera, que encabeza los símbolos de despilfarro de las arcas públicas y de un largo etcétera de infraestructuras fantasma. Se trata de historias basadas en hechos reales pero con resultados ficticios, donde la trama ha sido protagonizada por un grupo reducido de personajes unidos por el pasado y no se sabe si quizá también por el destino y con argumentos relativamente simples.
Abordemos el tema del AVE, ¿por qué ese emperramiento en llevarlo soterrado a la estación-trampa del barrio de El Carmen? Una sinrazón cuando se sabe que el casco urbano de la ciudad se vacía mientras las pedanías ganan habitantes. Según el Centro Regional de Estadística de Murcia, en 2014, de los 439.712 habitantes censados en la ciudad de Murcia, sólo 170.055 viven en la ciudad, el resto vivimos en las pedanías. Un desequilibrio a favor del extrarradio que se incrementa considerablemente si tomamos como referencia el área metropolitana de Murcia. ¿No habría sido más sensato apostar por una estación cerca de las arterias que circunvalan la ciudad? Además de favorecer el acceso de la mayoría de la población, podría favorecer la intermodalidad de la estación, así como su conexión con la red actual y futura de carriles bici. También facilitaría la construcción de aparcamientos gratuitos para los viajeros del tren y disuasorio para la ciudad.
Es más, la aportación de las arcas municipales al soterramiento y la nueva estación de El Carmen se iban a financiar con las plusvalías procedentes de la recalificación urbanística. Supongo que además de la depurada estrategia para embellecer uno de los barrios más castizos de la ciudad, también se atenderían las reivindicaciones de los vecinos y comerciantes de liberar la zona de inmigrantes, proxenetas y prostitutas, una demanda a la que los regidores de la Corporación municipal siempre han sido muy sensibles, a diferencia, por ejemplo, del posicionamiento de sus correligionarios en Madrid en el caso "Eurovegas".
Pero lo cierto y verdad es que a día de hoy no es creíble que les salgan las cuentas, pese a la lenta reactivación del sector inmobiliario, porque esta es insuficiente para hacer atractiva la inversión y, en consecuencia, habrá que sumar el precio de las obras a la púa generada por el aeropuerto de Corvera, cuyo pago amenaza con llevarse por delante durante muchos años gran parte de los impuestos de una Región que, según un estudio del INE, registra la tasa de riesgo de pobreza más elevada del país.    
No obstante, todo lo argumentado hasta aquí, aún en el incierto caso que tuviera razón, no valdría para nada. La ofuscación de la mayoría de la oposición en hacer al Partido Popular rehén de su reciente historia, buscando réditos electorales a costa de defender lo indefendible, les ha acabado  tomando como  rehenes a ellos mismos y amenaza en convertirlos en víctimas de sus propias estrategias para desahuciar al PP de las instituciones: "Los vecinos llaman «traidores» a PP, PSOE y C's tras votar a favor del acuerdo del AVE" (Pleno del Ayuntamiento de Murcia del 24-IX-2015).
Hay decisiones que son muy difíciles de explicar y aún más de entender por una ciudadanía aburrida de tanto cuento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias