domingo, 18 de octubre de 2015

DIPLOMA(RSE)


DIPLOMA(RSE)

VICTOR MESEGUER

www.um.es/laplataforma/

La Verdad, 15 de octubre de 2015

Beethoven es una taberna de Haro (sin diplomas pero siempre llena de gente) donde ya se pueden degustar los primeros boletus de la temporada acompañados de un buen vino, por ejemplo, una botella de Prado Enea. También es un buen lugar para huir de los compromisos cotidianos, una vez superado un seminario en Logroño sobre territorios socialmente responsables. No sé si la Rioja Alta es un territorio socialmente responsable, pero sus habitantes son gente muy laboriosa, seria y divertida.  
El día antes, una hora antes de participar en otro seminario sobre “El futuro de la Responsabilidad Social en la negociación colectiva europea", me metí en un viejo café de la calle Atocha para enchufarme a la tertulia de la radio. Mientras tanto, la policía seguía buscando al autor del asesinato de Maimouna Diarra, una joven de 23 años que residía en Beniel.
No es fácil escrutar las razones o pasiones que llevan a un personaje a matar a su pareja delante de sus dos hijos de 7 y 4 años.  Una vez más, los tertulianos nos enfrentábamos a un acto de violencia, sí, violencia por encima de todo, esta vez agravada por las connotaciones machistas. Sí, por los ancestrales estigmas culturales de dominación y posesión propios de alimañas y, supuestamente, rechazadas por el género humano.  Reminiscencias de una relación de poderío del hombre sobre la mujer basada, muchas veces, en una especie de complejos de inferioridad a los que algunos siguen llamando hombría...
 “España no es machista”,  me dijo con rotundidad un contertulio de la tele. Sin embargo, los españoles si lo somos. Atendiendo a resultados de una reciente encuesta elaborada por el CIS, los jóvenes de hoy son más machistas que sus padres en la relación con sus parejas: uno de cada tres considera “inevitable” o “aceptable” la denominada violencia de control. En el estudio una joven hace la siguiente afirmación: "Para él la confianza es que le muestre el móvil. Yo lo entiendo porque tiene mucho miedo a perderme".
Por eso me llamó la atención la contundencia con que hizo esa afirmación, con la misma que los presos por violencia de género que suelo entrevistar en la cárcel me dicen que ellos no han cometido ningún delito, es más, algunos apuntan que se trata de simples desavenencias conyugales (amenazas, golpes, puñaladas...) que deberían quedar en la intimidad de la pareja.
Por cierto, se supone que estos jóvenes que lideran "la vuelta atrás" son hijos de quienes, supuestamente, peleamos por la igualdad o por los derechos, por ejemplo, de los colectivos LGBT ( Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales). ¿Nuestros hijos? Según García Roca, un extraño es alguien a quien todavía no conocemos...
El público que asistía a la mesa redonda estaba conformado por dirigentes sindicales de grandes sociedades transnacionales, muchos de ellos miembros de comités de empresa europeos ávidos de que alguien les dijera qué hacer con el invento de la RSC. ¿La respuesta? Sólo se me ocurría que debían intentar hacer bien lo que se les suponía que sabían hacer bien: convenios colectivos o acuerdos marco globales que transformen los códigos éticos o las memorias de responsabilidad social de las empresas en instrumentos bilaterales, pactados y con consecuencias jurídicas.
Hablamos de muchas cosas, también del escandaloso fraude de la empresa Volkswagen, tal y como reconocen sus propios directivos. Según informan ellos mismos, esta empresa ha utilizado un software en los automóviles para sortear las regulaciones sobre emisiones de contaminantes. En su memoria de Responsabilidad Social (verificada por una de las empresas auditoras más importantes y prestigiosas del mundo) la información sobre impacto ambiental era desde el año 2010 cada vez más escasa e imprecisa. Pero del fraude no decía nada. Parece ser que lo importante no era lo que la Compañía hacía, sino que disponía de un papel o diploma debidamente auditado donde se acreditaba que Volkswagen es una empresa socialmente responsable: "El compromiso con la sostenibilidad, el medio ambiente y la sociedad constituyen los valores principales de la responsabilidad social corporativa de Volkswagen...", sigue afirmando la Compañía en su página Web de España.

En la cárcel, algunos internos que realizan el curso para delincuentes por violencia de género también nos piden un diploma que acredite la superación del curso. Nosotros no se lo damos. ¿Responsabilidad o miedo?  La respuesta está soplando en el viento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias