domingo, 12 de octubre de 2014

LA ISLA MÍNIMA

´Permitidme que siga tocando mi piano´
Diario LA VERDAD, 9-10-2014


 “El nivel más bajo de los hechos conocidos son los datos. Los datos no tienen un significado intrínseco. Deben ser ordenados, agrupados, analizados e interpretados. Cuando los datos son procesados así, se convierten en información. La información tiene una esencia y un propósito. Cuando la información es utilizada y puesta en el contexto o marco de referencia de una persona, se transforma en conocimiento. El conocimiento es la combinación de información, contexto y experiencia”. Solo ante el peligro, José Orihuela reclamó su tiempo, el que le dieron las urnas. Supongo que el hombre pensaría que le faltan datos y, quizá, también equipo. Pero él es un hombre de ciencias y sabe que detrás de cualquier sistema,  hay leyes. Y principios. 

Principio de la inercia: “Todo sistema permanece en reposo mientras que no actúe una fuerza”. Por ejemplo, la fuerza de la razón.

Nos adentramos cada vez más profundamente en un modo de organización social en red, caracterizada por un uso creciente de la información en tiempo real y del conocimiento como instrumento decisivo de competitividad y creación de riqueza, en la que desaparecen las viejas categorías de cerca o lejos y grande o pequeño. Cualquiera con ideas, en cualquier parte del mundo, representa una competencia real y/o una oportunidad para sí y para otros. Esa sociedad en red es la resultante de tres variables, aleatoriamente conformadas en el tiempo, que convergen entre sí, a partir de los 90, para dar lugar a una nueva realidad económica y  social: la nueva sociedad de la información, la globalización de las economías y la explosión de una civilización científica y técnica.

Principio de la conservación de la energía: “La energía ni se crea ni se destruye, se transforma”. Pues manos al asunto, como si no hubiera mañana. 

El tránsito de la economía industrial a la llamada “economía del conocimiento” se caracteriza por la importancia creciente de los activos intangibles de las empresas, cuya característica común es que son resultado del conocimiento humano. Mientras que las empresas de la revolución industrial, organizadas según principios tayloristas, compiten vía precios, explotan recursos naturales, producen bienes físicos y productos estandarizados en mercados dominados por la oferta, las empresas de la economía del conocimiento compiten a través de la creación constante de nuevos productos, crean valor a través de los activos intangibles de la empresa (conocimiento, patentes, reputación, ingenio), y aplican estándares de calidad para posicionarse en los nuevos mercados, dominados por la demanda.

Principio de la acción y reacción: "La reacción supone el verdadero cambio”. Del aprendizaje enciclopédico a las fábricas de ideas.  

Precisamente esa naturaleza discontinua, adaptativa, de las empresas a las demandas cambiantes del mercado, a través de innovaciones disruptivas, condiciona la estabilidad de las funciones y tareas de los empleados y, por ende, la estabilidad de los empleos. La sociedad del conocimiento supone la oportunidad de promover una etapa de desarrollo sostenido en Europa con capacidad para distribuir, sin exclusiones, los beneficios materiales e inmateriales del proceso de crecimiento, en términos de bienestar social, y el riesgo de que la sociedad europea se divida entre los que pueden interpretar, los que sólo pueden utilizar y los que quedan al margen en una sociedad que les da asistencia. Es decir, entre los que saben y los que no saben”.

Principios de la entropía, la incompletitud y la incertidumbre..."Las matemáticas son una gimnasia del espíritu y una preparación para la filosofía"

Esta evolución de las relaciones sociales, laborales y económicas, en el marco de un nuevo modelo económico globalizado, obliga a plantearse una visión diferente tanto del papel social de la educación universitaria, (¿por qué y para qué?), como de la orientación general de los aprendizajes, (¿qué? y ¿cómo?). Preparar a los jóvenes para la gestión de la incertidumbre, desarrollar sus capacidades analítico/deductivas y favorecer el desarrollo de competencias para la toma de decisiones ajustadas, en entornos sociales y económicos altamente imprevisibles, conforma un nuevo paradigma educativo de indudable relevancia para garantizar la capacidad de nuestra sociedad para generar y distribuir la riqueza social y económica.

Supongo que estas serían las cosas que poblaban la cabeza del rector mientras tocaba el piano en un edificio en ruinas y bajo la atenta mirada de un soldado vencido, rendido....

Y si vamos a películas, yo apuesto por el cine negro.  A mí me gusta más la recientemente estrenada, "La isla mínima", y si hay que elegir una escena me quedo con esa en la que el juez le viene a decir a los dos inspectores de policía -ideológicamente opuestos- algo así como... "Vds. no saben cómo funcionan las cosas aquí", y el más joven le contesta: "Como en todos lados, señoría, como en todos lados".




No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias