domingo, 19 de enero de 2014

HOMO LOQUENS

Homo Loquens

 (Carta a un joven que ha vuelto)

Diario La Verdad, 16 de enero de 2014

Querido amigo mío, el otro día leí en la prensa que casi la mitad de los jóvenes españoles (48,6%) de entre 18 y 24 años aceptaría cualquier empleo, en cualquier lugar y con cualquier sueldo, y que el 61,7% considera muy probable tener que irse al extranjero para encontrar trabajo.

Gabriel, tú también lo has intentado fuera de nuestro país y has sentido que no era ni el momento ni el lugar para hacer posibles tus sueños. Me alegra que hayas vuelto con esperanzas suficientes para mantenerte a flote e intentarlo nuevamente aquí con y para los tuyos.

Sé que a la vuelta te has organizado la vida garantizando los mínimos para pagar la factura del supermercado, la luz, el agua y la tarjeta del móvil. Por lo que te leo, aún te quedan fuerzas y valor para apostar por tus sueños, pese a la dificultad de los tiempos.


Te lo digo porque  hace unos cuantos días encallé en el lugar donde habita el hombre que simboliza y habla (www.homoloquens.es). Me gustó. Comparto lo que se dice: la filosofía hace más falta ahora que nunca. Está claro que si no entendemos lo que está pasando, nunca lo superaremos. Como tú dices, Sócrates, el filósofo griego, proponía que toda vida debía ser cuestionada, de lo contrario no merecía la pena ser vivida. Se refería a la práctica filosófica como un tipo de medicina que podíamos aplicarnos a nosotros mismos para sobrellevar los contratiempos de nuestra existencia. Aseguraba que la mayoría de la gente vivía en un estado de sonambulismo, sin preguntarse nunca qué hacían, ni por qué lo hacían, simplemente, asimilando los valores y creencias de sus padres o su cultura, aceptándolos sin ponerlos en duda.

Por lo que alcancé a entender, lo que ronda tu cabeza es algo parecido.  Se trata de echar mano de la mayéutica (el arte de hacer parir a los hombres). No creo que al ministro Gallardón le moleste también esto. Aunque todo puede ser.
Eres muy valiente, planteando esto ahora que hay tanta gente dispuesta a tirar su vida por la ventana de un quinto piso. Sin entrar en las razones que, en su caso, tenga cada cual, la realidad tiene un final en muchos casos dramáticos; y duele, duele mucho. 

Tu propuesta es muy oportuna. Nuestra cultura se ha descolgado de los muros que la sostenían: Política, Sindicalismo, Religión, Familia, Arte, Derecho, Costumbres, Tradiciones... Solo el poder financiero permanece entero. El resto, ya sabes.  

Son las consecuencias de un crimen perfecto. Sus autores piensan que aún tenemos que estar peor. Preparan una vuelta de tuerca más a las víctimas. Y otra. Y otra adicional…; así hasta que lo que nos domine no sea la nostalgia por lo que hemos perdido, sino el miedo a perder lo que aún nos quede.  Cuando vivamos en el mundo feliz de Aldous Huxley, será más fácil vendernos una leve mejoría. Nos habremos olvidado de dónde venimos y cualquier cosa nos sabrá a gloria bendita.

Gabriel, tu papel estaría a mitad de camino entre un educador, un psicólogo y una matrona. A ver, con solo traer niños a otro mundo te habrías ganado el cielo. Pero piensa que luego hay que educarlos y para eso hace falta gente como tú: capaz de labrar sus cabezas para que entre el aire y el sol y salgan ideas.

Las ideas necesarias para romper la soledad y se deje de ejecutar a ciudadanos inocentes. Esto solo ocurrirá cuando el miedo cambie de orilla, cuando se apodere de quienes han saqueado y esquilmado el país. 

Un futuro que debéis desescribir y reescribir. Con escritura limpia, natural y preñada de rebeldía. Como la de Albert Camus, el extranjero eterno: "Hoy ha muerto mamá. O quizá fue ayer. No lo sé". Un principio poético, real, hiriente... Ahora tenéis que alargarlo hasta el final. Contar la intrahistoria de la historia. Detrás de la solemnidad del poder se esconden muchos personajes indecentes. Son la peste. Reivindicar la limpieza. Porque «el único medio de luchar contra la peste es la honestidad». Un fuerte abrazo. 


2 comentarios:

  1. Víctor,

    · No he leído tu carta sino que la he degustado y paladeado.

    Un cordial saludo,

    Manuel I. Cabezas
    www.honrad.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias Manuel por compartirlo. Un saludo.

    ResponderEliminar

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias