jueves, 7 de noviembre de 2013

UNIVERSIDADES EMPRENDEDORAS

UNIVERSIDADES EMPRENDEDORAS
 Publicado en La Verdad el 7 de noviembre de 2013

Richard Florida (http://www.creativeclass.com/), en su obra “The rise of the creative class”, nos indica cómo han cambiado en los tiempos modernos las condiciones que hacen que una ciudad, una zona, o un país se desarrollen y crezcan económicamente, y, por tanto, socialmente. Las ciudades no son “atractoras de talento” solo porque tengan grandes infraestructuras o un número importante de empresas. Generan y  se granjean el talento porque son lugares de  proximidad, de relación, de interacción y cooperación entre actores diversos, desde los principios del gobierno relacional y la gobernanza democrática. Son ciudades cohesionadas, inclusivas, abiertas, tolerantes, diversas. Nos preguntamos por sus ingredientes básicos: Juan Antonio Pedreño apostó por la tecnología (empresas de alta tecnología); yo, por el talento (buenas universidades) y Juan Antonio Segura, por la gestión de la diversidad (la diversidad como un valor en la ciudad, en la escuela y en la empresa).  Su combinación conforma el espacio ideal para vivir, crear y que puedan relacionarse personas con ideas.

Al día siguiente, en el Museo de la Ciudad de Murcia, José Manuel Pérez Díaz, "Pericles", un joven emprendedor asturiano, pese a que  cruzó los 65 años hace ya unos cuantos otoños, impartió un taller para intraemprendedores (profesionales que explotan su talento e innovan por cuenta ajena). El acto lo organizaba la Fundación CEPAIM.  Pericles, que sabe que Murcia es un destino de turismo senior, comenzó su charla afirmando que estaba aquí porque si hay algo de lo que uno no se jubila es de sus pasiones (quizá no quiso mencionar los afectos, que sí son buenos y con la edad, también crecen). 

Con él ya somos cuatro ¿Cómo se podría  convertir Murcia en un polo de desarrollo de universidades emprendedoras? (se ruega no confundir con universidades expendedoras). Para ello, sería necesario atraer más talento, por ejemplo, profesores de universidades norteamericanas o europeas que, hartos de pasar frío y comer fast food, eligieran nuestras facultades, institutos, centros y cátedras para transferir sus conocimientos. Una vez conseguido este objetivo, los estudiantes vendrían solos ¿Y cómo lo hacemos? ¿Cómo los reclutamos? Pues como si se tratara de un equipo de la NBA donde se ficha a los mejores, o como en el equipo de fútbol NY Cosmos, que nació con el objetivo de hacer buen fútbol contratando a los mejores jugadores en la fase final de su carrera (Pelé, Johan Cruyff, Franz Beckenbauer,  Carlos Alberto,...etc.). Por ejemplo, la Universidad pública Pompeu Fabra (Barcelona, ESPAÑA) conoce el saldo de contar en su claustro con personas como Viçent Navarro, quien la mitad del curso escolar da clases en The Johns Hopkins University (Baltimore, EEUU) y Xavier Sala i Martín,  que hace lo propio en Columbia University (Nueva York, EEUU).  Otro buen ejemplo a seguir es  el convenio que el pasado mes de julio firmaron los doctores Pedro Luis Ripoll y Mariano de Prado con la Universidad de Murcia: «Queremos devolver a la Universidad de Murcia una mínima parte de lo que nos ha dado», aseguraban los traumatólogos en la firma del acuerdo con José Antonio  Cobacho. Un gesto que honra a un rector cuyo mandato ha estado condicionado por las dificultades  que devienen de las estrecheces que da la ley y el fuego cruzado entre los recortes y algunos cuantos fundamentalistas con independencia de su edad. Frente a todas estas sinrazones, Cobacho ha demostrado ser un rector cargado de dignidad institucional y personal. Como los buenos profesores no sólo enseña lo que sabe sino lo que es.

¿Así de simple?  No. Como decía al principio, para ello es necesario  la puesta en marcha de  estrategias compartidas de ciudad que favorezcan la generación, la atracción y residencia de capital humano creativo, con potencial de creación de riqueza (económica, cultural, laboral y social) en el territorio, a partir de propuestas de transformación de nuestro medio físico e inmaterial en áreas como el urbanismo, el paisaje, el medio ambiente, la fiscalidad y los tributos, la vivienda, el acceso a la tecnología, la cultura, la calidad del empleo, el apoyo a las ideas emprendedoras, la integración social, la gestión de la diversidad como un valor, la vida social, la formación, el turismo y la gastronomía, la salud y el deporte, etc. Por ejemplo,  conservando el paisaje y las vivencias de la huerta que explica nuestra ciudad y sus gentes. 

Por cierto, nosotros, los cuatro,  andamos dándole vueltas a cómo podríamos aportar nuestro grano de tierra y agua, y buscando aliados para hacerlo posible. La idea sería emprender un proyecto de innovación social, en el ámbito de la economía social y solidaria (tercer sector),  donde desarrollar proyectos de  investigación, formación y divulgación. Lo hacemos para que no se nos tuerza la boca ¿Quién da más?

Víctor Meseguer Sánchez
Cátedra de RSC de la UMU



No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias