jueves, 6 de junio de 2013

LA IZQUIERDA QUE NOS UNE

Publicado en "La verdad " el 6 de junio de 2023
 
 
A Malena Male por sus lecciones de rojerio.

Creemos en pocas cosas, pero algunas, todavía nos conmueven. Creemos en el futuro de nuestra nación. Creemos en una España plural y diversa, pero no creemos en diecisiete principados, cada uno a lo suyo, dentro de  un Estado sin función. Creemos en la naturaleza racional de la política. Creemos en la separación de poderes y en la elección directa de sus representantes. Creemos en las listas abiertas y en un sistema de financiación de la actividad política que garantice el derecho de cualquier ciudadano a ser escuchado. Creemos en una justicia rápida, igual para todos e independiente, pero desconfiamos de aquellos que creen que la justicia es más independiente, cuanto más se parecen las ideas de los jueces a las suyas. 

Creemos en partidos limpios, que generan ideas, no que reparten cargos. Creemos en sindicatos libres que viven de las cuotas de sus afiliados, aglutinan líderes, no burócratas, y defienden derechos de todos, no privilegios de algunos. Creemos en los trabajadores que trabajan, en los funcionarios que funcionan, en los empresarios que emprenden y producen cosas, en las organizaciones no gubernamentales que no solo financia el gobierno, y en los políticos que nos dicen la verdad, nos previenen de amenazas y nos proponen retos.

Creemos en la capacidad y el mérito como sistema de conformación de élites. Creemos, como manifestó el que fuera presidente de la República Argentina, Alfonsín, que la democracia educa, sana y da de comer, siempre y cuando, la oriente y organice el interés general y no los intereses corporativos. Creemos en las palabras en boca de ciudadanos responsables, no de enarcas del poder. Creemos en la política como rasgo determinante de la conducta social y ciudadana, pero no como actividad profesional permanente. Y en los ciudadanos que hacen suyo el reto de la modernidad en su actividad cotidiana.   

Creemos en el trabajo y en su regulación como derecho fundamental, y fuente de todos los derechos sociales. Creemos en el bienestar de todos y en la responsabilidad colectiva de su financiación.

Creemos en una fiscalidad progresiva e inteligente y en la iniciativa social y económica de los ciudadanos, como fuente de modernidad y riqueza. Creemos en la igualdad efectiva de derechos y oportunidades y en el acceso universal a la educación y la formación; en la gestión de dichos derechos, por sistemas de estado que se hagan responsables del éxito de sus programas. Creemos en una escuela abierta a la influencia de múltiples actores educativos, que oriente su acción benéfica a educar para la libertad, en una sociedad y una economía basada en el conocimiento. 

Creemos en una universidad comprometida con los intereses del país, que selecciona, evalúa y promociona a sus profesores de acuerdo con criterios de excelencia y resultados y no de amistad o familiaridad, que investiga de acuerdo con prioridades sociales, que selecciona a sus alumnos de acuerdo con su esfuerzo personal y los méritos contraídos, que crece hacia adentro y no hacia afuera, que desarrolla capacidades con valor y significado social y económico, que condiciona, desde su libertad de cátedra, la orientación de la acción de gobierno y participa en la conformación de un sistema social de creencias, compatible con el tiempo histórico que vivimos.

Creemos en un nuevo contrato social que garantice plenamente aquellos derechos que afectan a la dignidad del ser humano. Creemos en la gestión pública de derechos fundamentales (la defensa, la seguridad, la justicia, la salud, la educación, la vivienda, la protección ante los riesgos de la vida, la garantía de una vida digna después del empleo, las necesidades esenciales de niños y ancianos ...)  

Creemos en una administración pública suficiente, moderna y eficiente. Y en la evaluación permanente de resultados e impacto de las políticas públicas. Creemos en sistemas objetivos de selección y acceso a la función pública, basados en la verificación de competencias profesionales, más allá de la garantía lecto escritora y la conservación de la memoria. Creemos en un sistema de promoción objetivo, vinculado a la conducta y resultados de los profesionales. Y en sistemas de cualificación profesional permanente, que incidan en la mejora constante de la actividad profesional del funcionario y de la eficiencia de servicios y programas.

Creemos que el poder, sin control, corrompe y que la peor corrupción es aquella que implica hacerse cargo de responsabilidades para las que no se está cualificado (Ortega y Gasset llegó a decir que el problema de España era que todos teníamos uno o dos grados de más).

Creemos en la inteligencia y en su capacidad transformadora. Y creemos firmemente en la necesidad de construir un tiempo nuevo en el que, definitivamente, se discrimine y no se confundan las ocurrencias estrafalarias (vengan de donde vengan) con las ideas.  Un tiempo nuevo y un país, en el que no haya que pedir disculpas por haber tenido una idea.

Tomas Valdés: ex convencido de que la verdad es propiedad de nadie.  Experto en Educación y Trabajo. Víctor Meseguer: ex sindicalista, educador y profesor asociado de la UMU. Ciudadano perplejo.

PD. “(Nos) duele España; ¡somos español(es), español(es) de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio; español(es) sobre todo y ante todo!”(Nos duele pero nos encanta)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias