jueves, 17 de enero de 2013

Red Regional de Voluntariado y Acción Social.

Te prometo una vida apasionante
(Leer entre líneas: apuntes de  política social liberal).
Publicado en el diario La Verdad el 17-1-2013

Resulta difícil vivir la vida que teníamos pensado vivir. No da tiempo. La vida es un viaje, no un destino. Porque no podemos, solos, con nosotros mismos.

Desde la Cátedra de Responsabilidad Social Corporativa de la Universidad de Murcia, con la ayuda de la diputada regional Violante Tomás y el apoyo de la Fundación Cajamurcia, hace tiempo que venimos promoviendo una alianza público-privada para poner en marcha una Red Regional de Voluntariado y Acción Social. Se trata básicamente de un espacio de encuentro entre personas que necesitan ayuda y, por otro lado, ciudadanos y organizaciones que puedan y quieran ayudar.

Mi aportación al proyecto se inspira en lo leído en un estudio coordinado por los profesores Mikel Zurbano, Garbiñe Henry y Aitor Urzelai, donde se dibuja un futuro por llegar: el Cuarto Sector. Un nuevo contrato social entre el sector privado (empresas), el sector público y el Tercer Sector (por eliminación, aquí se incluirían aquellas actividades que no son ni del Mercado ni del Estado, por tanto, entidades sin ánimo de lucro y no gubernamentales). El trabajo toma como premisa que estos tres sectores, que dominan las economías de los países desarrollados, fueron diseñados en un momento en el que el mundo era un lugar muy diferente. Sin embargo, hoy, un movimiento de tierras desdibuja los viejos papeles atribuidos a los gobiernos, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil, por sus respectivos grupos de interés. Las empresas con visión de futuro, maximizan los beneficios económicos, sociales y medioambientales a través de la RSC. El Tercer Sector de Acción Social comienza a darse cuenta  que su supervivencia depende de la viabilidad económica medida en retornos sobre la inversión social. Y, en cuanto a los gobiernos, ya pueden leer el resto del periódico.

Con este panorama, la Red Regional de Voluntariado y Acción Social se alinea con las tesis que defienden una alianza entre empresas socialmente responsables,  ONGs económicamente viables y gobiernos que gobiernen (menos gestión y más política): no hacen falta extraordinarios esfuerzos, pero sí mensajes y gestos auténticos que refuercen la voluntad de aquellos ciudadanos que intentan reflotar su presencia ausente y la motivación de quienes les ayudan y colaboran.

Porque nuestro proyecto no necesita mucho dinero sino muchos ejemplos: trabajadores y profesionales que enseñen a amar el trabajo y expliquen lo que hacen y cómo lo hacen; empresarios que enseñen a ser empresarios a otros; maestros que transfieran sus buenas prácticas; ciudadanos que enseñen a ser ciudadanos; familias que compartan sus experiencias con otras familias; investigadores y profesores universitarios que inventen, prueben y ofrezcan soluciones pensando en lo que necesita la sociedad; organizaciones sociales que aglutinen el trabajo voluntario necesario para hacer del proyecto una obra común, viable, exitosa. En resumen,  gente con la  generosidad suficiente para dedicar su tiempo a buscar alternativas, capaces de trabajar con otros para construir juntos un futuro mejor, capaz de hacerse cargo de la realidad social a través de las organizaciones en torno a las cuales se desarrollan la mayor parte de las actividades humanas: escuelas, iglesias, hospitales, empresas, asociaciones, universidades, etc.

Recientemente, José Antonio Marina, profesor, escritor y filósofo español, mantenía, en la presentación de su libro Aprender a vivir, que: "Todos somos responsables de la educación de los niños que se crían en nuestro grupo social y todos, cada uno desde su puesto en la sociedad, debe retomar su papel y enseñar a vivir. Para educar a un niño, hace falta toda la tribu?. Las palabras de Marina apelan a uno de los objetivos más urgentes y necesarios para la reconstrucción de la cohesión social y de los vínculos que nos permiten reconocernos como parte de una sociedad: trabajar juntos, ayudarnos, abandonar la lógica de ese gran proyecto colectivo donde cada uno va a lo suyo?  Tu participación es imprescindible. Con un poco de cada uno, vamos a ver si somos capaces de ayudar a los que necesitan mucho y, a veces, ni piden ni reciben nada. Si te sumas, te prometo una vida apasionante.


Víctor Meseguer Sánchez. Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias