jueves, 27 de septiembre de 2012

ESTO TIENE CURA



Esto tiene cura.
Joaquín Sánchez y Víctor Meseguer *
PUBLICDO EN EL DIARIO "LA VERDAD" EL 27.09.12

- Yo confieso: abjuro de los míos que nunca lo fueron, reniego del verbalismo puramente retórico y rechazo el activismo paralizante de una burguesía sindical y política que invade la izquierda acallando su voz cuando más falta hace.  Los más tontos se creen los más listos.
 - Pero lo que agrava más la situación, son los tontos con poder al servicio de los codiciosos. Recuerdo el impacto que me causó cuando leí en el libro “El sentido de la Vida”, de Viktor Frankl, que los judíos elegidos por los nazis como encargados en los campos de concentración, actuaban de manera cruel con sus compatriotas para no perder esos privilegios que les permitían vivir bien. ¿Acaso muchos de nuestros representantes políticos no actúan cómo esos encargados judíos en los campos de concentración para amedrentar a la ciudadanía y poder vivir bien?
- Lamentable. Hay que denunciarlos. Entre ellos a quienes no se cuestionan que reventar un acto de inicio del año académico de nuestra universidad pública, tal vez casposa y acomodaticia, es el inicio de la pérdida de control sobre nosotros mismos y matar la palabra como arma cargada de futuro. A veces, las algaradas de la mesocracia, acompañadas de una coreografía y estética progresistas,  silencian y suplantan las voces de muchos obreros y trabajadores en condiciones  precarias, sin derechos ni garantías, cuyos hijos rara vez acceden a la universidad, pero que siguen pagando, con el sudor de su frente, los salarios de los docentes y los estudios de nuestros hijos. Por favor, que nadie los olvide.
- Yo entiendo el enfado de la gente y el cabreo de los que sufren esta crisis sin haberla provocado. A mí lo que me extraña es el silencio de la Conferencia Episcopal Española ante el sufrimiento de su pueblo, aunque no hay que obviar que en la fundación Madrid Vivo, inspirada por el Cardenal Rouco Varela, están los grandes banqueros y empresarios, causantes de esta crisis. Como dijo el poeta: “Poderoso caballero es don Dinero”.
-Sí, pero es hora de que la democracia retome el poder. Siempre he entendido que la política es un lugar para explicarle a los tuyos cuáles son sus intereses y defenderlos. Estaré confundido.  Miguel Sebastián afirmó en La Sexta: "Blanco me dijo que la paciencia con los bancos es infinita". Él era ministro de industria, el otro, secretario de organización del PSOE.
- Por eso, los gobiernos en nombre del interés general de los ciudadanos toman medidas que dicen que les benefician, y como muestra que éstas benefician a los ciudadanos, los tienen todos los días en la calle protestando, unos días más, otros días menos, pero en la calle.
- Es verdad, Joaquín. ¿Pero quiénes les convocan? ¿Los mismos contra quienes se manifiestan? ¿Los mismos burgueses con distinto disfraz? A ver, la complicidad de nuestros gobernantes, estos y los de antes, en la burbuja inmobiliaria y en la ruina de las cajas de ahorro es sobradamente conocida.  Decidían a pachas con los bancarios dónde se construía -a golpe de convenios- quienes construían -a golpe de préstamos de la caja de ahorros amiga- y quienes pagarían la fiesta –simplemente hipotecando sus vidas y su futuro. Ahora dicen que los españoles hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Claro, los políticos, las grandes empresas y los bancarios sólo han materializado las suyas como, por ejemplo, la contratación de obra pública inútil, gracias al poder que suponía escribir el  boletín oficial con la  tinta pagada con los impuestos de todos los españoles que tributan.
-¿Quién va a pagar estos desmanes que se han hecho sin ningún tipo de miramientos? La ciudadanía en lamentables condiciones de vida, es decir, pasando hambre y perdiendo sus viviendas, mientras los banqueros y los políticos siguen ganando dinero en sueldos y privilegios.
- Te cambio la pregunta: ¿Quiénes los han cobrado? Los funcionarios del capitalismo (Max Webber), los miembros de la superestructura (Karl Marx), los mediadores… “La corrupción en España no es un accidente sino una conspiración”. Por ejemplo, el problema de Cataluña no es España, el problema de muchos catalanes son otros catalanes que les explotan y que ahora, por puro interés de clase, manipulan las urnas con la “contabilidad aproximada de las manifestaciones”. El enemigo siempre son  “los otros” como decía Sartre.
- Lo triste es que, unos y otros, están poniendo en tela de juicio las urnas; no porque no se crea en la democracia, sino porque los programas electorales son una pantomima que se hace para que la gente les vote, ocultando el verdadero programa. Están haciendo un daño inmenso a nuestra democracia.
- No lo permitamos. ¿Cómo empujar el carro para salir del túnel? A mi amiga Male se le ocurren varias ideas, “una de ellas es mirar primero por las personas, esas que si no comen, no pueden empujar”.
- Pese a que nos sigan anestesiando con un paraíso que nunca llega, tal vez la mejor penitencia sea "lucha y no te resignes"; así contrarrestaríamos la manipulación del nombre de Dios, con el único objetivo de que seamos dóciles y sumisos. Nuestro sistema social tiene tres “m”: mentira, manipulación y miedo. Necesitamos que Jesús de Nazaret entre en las bolsas y arremeta contra los mercaderes, esos que eufemísticamente llamamos mercados…
- Sí. «Amén, amén».  
* Entre otras cosas, ambos trabajan en la cárcel vieja de Murcia: Joaquín Sánchez es sacerdote católico y Víctor Meseguer, educador.  


jueves, 20 de septiembre de 2012

Artículo de Joaquín Sanchez, "Los miserables" La Opinión, 15 de septiembre de 2012



Los Miserables

Joaquín Sánchez (cura de la cárcel )

Publicado en la Opinión de Murcia el sábado, 15 de septiembre de 2012

Son esas personas que causan la miseria, la pobreza, la marginación, la exclusión y el empobrecimiento. Los miserables no son los que viven en la miseria y en el umbral de la pobreza, porque en infinidad de ocasiones muestran su dignidad y su solidaridad. Los miserables suelen vestir muy bien, van encorbatados, traje caro, buen reloj, móvil de última generación, perfumados, hablan muy fino, buenos coches. Tienen una gran capacidad de influir en las decisiones que afectan a la ciudadanía. Se sitúan por encima del bien y del mal.
Son miserables porque no les importa la gente, sólo ganar dinero a costa de lo que sea. Desprecian la vida de los demás de una manera encubierta e incluso utilizan la mentira para decir que toman decisiones dolorosas, que son provisionales, para generar crecimiento y empleo, cuando son decisiones que, por una parte, condenan a millones de seres humanos a la pobreza y a la muerte y, por otra, son medidas encaminadas a que los de siempre sigan obteniendo más beneficios.
Son miserables porque manipulan la realidad, diciendo que buscan el bien de los ciudadanos, pero lo que pretenden es seguir enriqueciendo a esa elite social, cuantificada en el 1%, y simultáneamente siguen destruyendo las condiciones mínimas para una vida decente de ese resto inmenso que constituye el 99%.
Miserables son los periodistas que manipulan las informaciones para adecuarlas a los intereses de los banqueros, políticos y grandes fortunas.
Son miserables los políticos porque regatean el derecho a la salud de las personas, utilizando a los inmigrantes como mera tapadera de sus fines privatizadores. Son miserables porque siguen recortando los medios económicos a las personas más desfavorecidas. Miran con lupa las ayudas a los que viven en la miseria, mientras ellos tienen grandes sueldos, privilegios y prebendas.
Son miserables porque a los que viven en la miseria los llaman gandules, vividores de las ayudas públicas, parásitos de la sociedad de bienestar. Son miserables porque se muestran arrogantes, prepotentes, orgullosos y soberbios.
Son miserables porque nos dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, cuando lo que quieren decir es que no están dispuestos a que la gente pueda tener derechos básicos y fundamentales como la educación, la sanidad, la vivienda, el trabajo, la defensa judicial, y en otro orden de cosas, el ocio. Son miserables porque dicen que se tiene que notar su riqueza sobre los demás. Si un trabajador tiene derecho a la atención sanitaria, que incluya pruebas diagnósticas, tratamiento, operación quirúrgica, medicamentos ¿qué diferencia hay entre el que tiene riqueza y el obrero? Según ellos, ninguna. Por tanto, al obrero hay que excluirlo de una atención médica integral. El que quiera un escáner que se lo pague, como ocurren en los Estados Unidos, para no vivir por encima de nuestras posibilidades.
Son miserables porque dicen que no podemos tener un Estado de Bienestar, sólo el que podamos pagar. Evidentemente, si a los banco, es decir, a los miserables de los banqueros, se les da todo el dinero público, por no tener no podemos tener ni siquiera Estado. Son miserables porque quitan lo necesario para vivir a esa gente que más ayuda necesitan, como son los dependientes, los discapacitados, los parados, los empobrecidos, los mayores, los enfermos, los jóvenes. Son miserables porque se niegan a modificar la ley hipotecaria en el Congreso de los Diputados, una ley que está causando unos 517 desahucios diarios, mientras los bancos reciben miles de millones de euros. Esos diputados que han rechazado la dación en pago, el alquiler social y la moratoria en los desahucios son unos miserables.
Son unos miserables porque hablan de sacrificios, pero, claro, que lo hagan los otros, cuando quienes lo piden viven en la riqueza y el lujo. Que el Rey Juan Carlos pida en el discurso de Navidad esfuerzos y sacrificios a los españoles, y en cambio se permita el lujo de ir a cazar elefantes, con coste por pieza de unos 30.000 euros, muestra un comportamiento miserable. Todavía rechina en mis oídos la frase de una madre que decía que en Nochebuena sólo pudo poner en la mesa un plato de sopa y unas patatas fritas a sus hijos.
Oigo a María Dolores de Cospedal pedir sacrificios y que los españoles van a entender las medidas de estos tremendos recortes, y los que están por venir, cuando ella tiene tres sueldos y ha intentado colocar a su marido en la Red Hidroeléctrica de España para poder cobrar un sueldo anual de 120.000 euros. ¿Será porque no llega a final de mes? Políticos miserables que entienden la política como un medio de enriquecimiento y no de servicio al pueblo.
Me gustaría creer que en este colectivo de miserables aún queda algún resquicio para cambiar su corazón, para ponerse en lugar del otro.

jueves, 13 de septiembre de 2012

37°35'3"N -0°50'51"E



CASO PORTMÁN:
LA BAHÍA ATERRADA
                                              

Víctor Meseguer
PUBLICADO EN EL DIARIO “LA VERDAD” (GRUPO VOCENTO)
13 de septiembre de 2012

A propósito de un proyecto financiado por la Fundación Biodiversidad, hemos iniciado una línea de investigación cuyo objetivo será estudiar las posibles carencias de regulación jurídica que permiten la impunidad de ciertos delitos económicos cometidos por mercados financieros, empresas transnacionales y/o gobiernos. Un análisis que partirá del proceso de construcción de los denominados “crímenes contra la humanidad”, de la Corte Penal Internacional y sobre las posibilidades de un proceso análogo para los que podrían calificarse de “crímenes económicos contra la humanidad”. Un tema que suponemos de interés en los tiempos que vivimos.
***
37°35'3"N -0°50'51"E. Sólo es un punto de referencia que ya no aparece en las cartas marinas.
La historia empezó con Miguel Zapata, “El Lobo”: suyas eran las mulas, las casas, los barcos, la sierra y sus entrañas… Y más; cuentan que llegó a decir que él no era diputado, pero “hacía” diputados. Pero todo el mineral no cabía en su boca y, a finales de los años 50, entregó su alma a una empresa francesa vinculada a la red de negocios de la Casa Rothschild.
El nuevo propietario, un barón, era un hombre aún más influyente y con un próspero negocio familiar. La historia del negocio era digna de estudiar y la de la familia, también: “En aquellos casos en los que no bastaban las relaciones personales y las prebendas, el tráfico de influencias y el soborno se manejaron como herramientas habituales de actuación, tanto para cerrar o acelerar operaciones concretas, como para premiar favores o asegurar lealtades personales[1]
A lo que íbamos,  para los asuntos de los intereses mineros, en 1968 registraron una filial española. Al frente del Consejo de Administración pusieron a un ministro de Trabajo de Franco, desde 1962 a 1969. Cesó en el cargo en 1987.
En 1977, un senador por Murcia tiró la denuncia y escondió las pruebas: presiones a periodistas y a él mismo, así como la colaboración de determinadas autoridades en lo que pasó y que nadie quiso ver, ni siquiera a plena luz del día, cuando los militares y afines ya no gobernaban nuestro país. De nada valió que el entonces director del diario Línea reconociera haber sufrido presiones políticas para silenciar el tema, ni que el ex director de un periódico desaparecido -El Noticiero- afirmara que recibió propuestas económicas de la empresa minera para que acallara la libertad de prensa. Con tanto lío, a finales de los 80, los Rothschild se fueron de la empresa y la empresa de Murcia. No les gustaba el cariz que estaban tomando las cosas.
Ellos se fueron, sin embargo el turismo no llegó, debió ser por tanto progreso y eso. No obstante, con las tecnologías disponibles en la época, habría sido perfectamente compatible con la explotación…
***
La vida sigue y Nat Rothschild, hijo del cuarto barón de Rothschild, ha apostado por convertir Porto Montenegro en el enclave favorito de los millonarios y los famosos de verdad, esos que no quieren salir en las fotos nada más que cuando ellos lo deciden.
***
…y a los pescadores, les hicieron un puerto nuevo en Cabo Palos para que pescaran los de allí. A ellos les pillaba lejos. ¿Por qué siempre pescan los mismos? ¿Quiénes se beneficiarán de los 80 millones de euros que costará adecentar tanta inmundicia? ¿Y lo que no es posible reparar?
El cuerpo irreversible del delito sigue ahí, aterrado. Pero los tribunales, por lo visto, en su momento no encontraron  Ley que llevarse a la boca, y ello unido a ciertos errores de forma, les hizo fallar en contra de quienes pedían justicia. Para la empresa, amparada en autorizaciones administrativas, fue tan simple como taparse del sol de agosto con un abanico. Todo estaba bien predeterminado.
Sólo desde la obediencia a la verdad, convendría revisar lo sucedido y evitar que el paso del tiempo se convierta en un aliado de quienes pervierten las reglas básicas del Derecho, la lógica y el sentido común. Así mismo, habría que levantar algún velo para ver la cara que cubría y saber con quién estamos hablando. 
Este final brinda una oportunidad para enfatizar sobre la importancia de recontar las historias. Hacer un repaso de todo lo que hemos hecho mal (o han hecho mal, siempre los mismos, los que pueden hacerlo) para llegar donde hemos llegado. Sobre todo, con el sincero ánimo de proteger a las víctimas reversibles e intentar recuperar todo lo que se pueda de lo que es nuestro (de todos) y nos pertenece.
37°35'3"N-0°50'51"E. Este lugar no existe en las cartas marinas, pero existió y tenía nombre: Bahía de Portmán. Y la gente amaba su paisaje y hacía las cosas normales que se hacen en una bahía: los hombres intentaban ganarse la vida pescando, las mujeres cosían redes, los críos chapoteaban en la playa al salir de clase… Asimismo, en verano, llegaban algunos veraneantes y algún que otro turista. Lo dicho, cosas normales. El agua olía a mar y había vida. Bendita rutina. “Solamente el necio confunde valor con precio”, (Antonio Machado).


[1] LOPEZ MORELL M.A., O'KEAN ALONSO J.M. LA RED DE NEGOCIOS DE LA CASA ROTHSCHILD EN ESPAÑA COMO UNA ESTRUCTURA DE TOMA DE DECISIONES Y DE GESTIÓN EMPRESARIAL. REVISTA DE LA HISTORIA DE LA ECONOMÍA Y DE LA EMPRESA, VOL. 2, 41--64, (2008)

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias