jueves, 26 de abril de 2012

AUTODENUNCIAS


AUTODENUNCIAS
DIARIO LA VERDAD, 26 DE ABRIL DE 2012 

 “La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones…”. (Albert Einstein)

La otra cara oculta... ¿Qué es peor, una mentira, o una verdad callada? Creo que los recortes en las Cuentas regionales no conseguirán solucionar el problema. Las cifras no acaban de cuadrar y algo habrá que hacer. Yo estaría dispuesto a ceder el 30 % de mi salario, pero leyendo las autodenuncias formuladas por Juan Bernal –una persona muy solvente, pero incapaz de hablar por hablar- antes tendría que preguntar, para qué va a ser utilizado mi dinero.
Primera autodenuncia.- El vicepresidente sacó de los cajones facturas pendientes de pagar por valor de mil millones de euros. Es decir, la mitad de las facturas sin pagar que tiene Andalucía, con una población seis veces mayor. Este dato evidencia que los gastos corrientes del Gobierno regional los han pagado miles de ciudadanos, como ese panadero (y su hijo, que le ayuda en los trabajos de la panadería sin cobrar desde hace un año) al que la Comunidad le debe cien mil euros del pan. ¿Dónde andará la autora del invento?
Segunda autodenuncia.- Bernal afirmó que desde el año 2002, la Comunidad, sin incrementar sus competencias,  ha acrecentado en 22.000 funcionarios la plantilla. Supongo, que lo lógico en estos casos habría sido mejorar la eficiencia de los servicios, mediante el incremento de la productividad. También me figuro, que los funcionarios VIP se hacen más importantes cuantos más funcionarios tienen por debajo, lo que lleva a una espiral sucesiva de demandas de más personal para un trabajo menor. Todo ello, sin contar con los compromisos, me explico: en las oposiciones a funcionario, además del turno libre (memoria y capacidad), está el restringido para los que ya están dentro y quieren ascender, aunque como ambos no eran suficientes, se inventó el de compensación, para facilitar la entrada de los que antes habían sido contratados como interinos, que previamente fueron seleccionados mediante un sistema que “según-el-caso”… puede ser más arbitrario que subjetivo (¿Dónde pijo están los responsables de todo esto?).
Tercera autodenuncia.- El mismo vicepresidente nos alertó sobre los que nunca pagan a la sombra de la economía ilegal y el fraude fiscal; también de los que cobran amparados en el engaño del absentismo…y de los que se engañan a sí mismos, tras la ficción del presentismo laboral: cuando el empleado está presente en su puesto de trabajo, pero ausente en sus funciones. ¿Ha habido gobierno o no?
En fin, queridos lectores, que la crisis está resultando muy eficiente para cambiar las palabras, que es más fácil que cambiar los pensamientos, y mucho más cómodo que transformar la realidad.
Pongamos un ejemplo. Desde nuestras universidades públicas se nos dice que la cosa de los recortes les viene fatal; quizás, como dice Bernal, el dinero no lo es todo.  El vicepresidente nos dijo, aunque entre líneas, que estos tiempos modernos exigen que accedamos a la otra cara oculta y difícilmente visible de la realidad. Ésta puede quedar al descubierto de una forma mágica y sorprendente, si le quitamos la máscara que la esconde. ¿Otra autodenuncia?
Vayamos al ejemplo para entenderlo mejor: ¿El problema de la calidad de la enseñanza universitaria reside en que un profesor titular dé diez horas de clase a la semana, en vez de las ocho actuales? ¿Diez horas de clase a la semana inhabilitan para investigar, montar empresas de base tecnológica u otros asuntos? Por cierto, ¿Hay quién evalúe la investigación? ¿Y la docencia? ¿Y los otros asuntos? ¿El problema es que se aumente la ratio de alumnos/profesor? ¿Alguien se ha molestado en calcular la media de asistencia a clase de los alumnos matriculados?...
¿Qué cuáles son mis alternativas? Primero, ampliar las funciones de las universidades convirtiéndolas en centros de referencia de enseñanza post-secundaria: de grado y también de formación profesional. Después, digámosle a los chicos, a todos, que el coste medio de un alumno es de 8.000 €/año y que la matrícula no deja de ser una forma de copago ¿Qué, qué? Chaval, que no repito y si tú repites, pues eso, pagas.
Os toca estudiar y mucho, y si tenéis problemas para pagar los estudios, no os preocupéis, para eso estamos los demás, para financiar un sistema de becas que os permita, a los que trabajéis vuestra  capacidad, encontrar aplicaciones a vuestra natural curiosidad. ¿Y si fuera verdad que hacen falta más profesores? Entonces, echaremos mano de esos funcionarios que han perdido su trabajo pero no su plaza (que, por cierto, no es de ellos sino de quienes la pagan). De la misma manera, se lo pediremos a los mejores profesionales de las empresas para que nos cuenten aquello que saben hacer muy bien, que es de lo que se trataba con la figura del profesor asociado y no de mano de obra barata al servicio de los Ti-tu-la-res. ¿Dumping con los becarios y ayudantes? …
En la foto de la reunión del vicepresidente con los responsables de las consejerías (para tratar el temita del recorte) se les veía risueños. Resulta patético y si se empeñan, te colocan en la tesitura de soltarles la verdad en toda la jeta: que los demás no somos tontos y que, por favor, al menos disimulen con la que está cayendo. Ellos se ríen y su risa da vergüenza ajena, pero… ¿Quién ha gestionado todo esto en el Gobierno regional estos años? Bernal no ha sido, porque no estaba. ¿Aquí el único que pide disculpas es el Rey? ¿Pensamos hacer algo? ¿Pensamos?

Víctor Meseguer.
Investigador de la Cátedra de Responsabilidad Social. UMU.

jueves, 12 de abril de 2012

Contar y cantar....

Gabi es un atropólogo con mucha idea...


“Cuando el hombre quiso imitar la acción de andar,
creó la rueda, que no se parece a una pierna...
(Guillaume Apollinaire)
Gabriel López y Víctor Meseguer*
Publicado en Dirario La Verdad 12-04-2012


Uno por uno es uno, uno por dos….Llegado a cierta edad,  es más sublime un abrazo cómplice que el arrebato de la pasión. El amor maduro, sereno, con conocimiento, permite otros niveles de comunicación y, cuando los tienes, no quieres volver la vista atrás. Miras, ves y te gusta y le pides al destino que no te juegue una mala pasada. Tienes miedo a perder lo que tienes, sabes que nada es seguro, que todo va y viene y, por eso mismo,  no quieres descubrir nuevos territorios que puedan romper el equilibrio de tu piel…

Sí, querido Gabi, nos falta amor y, sin amor, no hay equilibrio. No me gusta este laberinto de país inmaduro, dominado por esa suerte de nuevo hombre que hace de la vida una continua historia de amour fou, dominada por la fatalidad, los celos, la cobardía, el abuso de poder, los complejos y… la traición. Los mensajes políticos, empresariales, sindicales…nos ejecutan con un mismo discurso, aprendido, prestado y sólo matizado por los intereses del  grupo de pertenencia o del que se espera reconocimiento. Las diferencias son puro eufemismo. La clave no es qué recortar sino qué podemos mantener, porque ya no somos ricos o, quizás,  porque entonces tampoco lo éramos.

-Así es, querido Víctor. Y qué sorprendente la docilidad con la que consumimos todos estos discursos, directrices o cual sea el eufemismo, que cimientan la arquitectura de este nuevo hombre. Me viene a la mente aquella neolengua orweliana, en cuyo perfeccionamiento se afanaban funcionarios de piramidales ministerios. Nueva lengua, cuya finalidad era acortar el vocabulario, eliminar adjetivos que endulzaran nuestra vida con sus matices y, de esta manera, mediante este adoctrinamiento que comenzaba con el dominio del verbo, estrechar el radio de acción de la mente. Ahogar el impulso espontáneo. Qué miedo…

-  Te entiendo Gabi, está muy bien tirado, nunca una generación en España dispuso de más recursos que vosotros para su desarrollo personal ni tuvo más incertidumbres ante el futuro que os espera. O sí, o sí,  el futuro está aquí, como ya no es posible devaluar la moneda, han decidido devaluar el país. Para entendernos, a la vuelta de la esquina todos perderemos un 30% de salario. No, no sólo me refiero al sueldo sino también al salario intangible: sanidad, educación, protección social…pero, a veces, muchas veces, la adversidad es ocasión de virtud. Primero, revisemos los hechos y las causas y, después, pongámonos con las ideas o soluciones. Quizás, nuestros dirigentes no sean el enemigo. Quizás, tengamos que hacer algo para que dejen de parecerse a nosotros. ¿Cómo estar a la última? Empecemos por distinguir cerca y lejos, innovación y novedad o invento u ocurrencia… Todo esto pasa por volver a hacer las cosas bien desde el principio, poco a poco, porque la prisa y la rutina atontan ¿Cómo lo ves tú?

-Como sabes, Víctor, desde hace un tiempo disfruto poniéndome "las gafas" de antropólogo. Me sirven, entre otras cosas, para corregir las dioptrías etnocentristas, heredadas del discurso hegemónico que, como bien decías tú, nos enseña desde muy pequeñitos a saber señalar perfectamente dónde está el enemigo, el otro, lo diferente. Una vez localizado y delimitado, lo más sencillo es elaborar relaciones de oposición, que reafirmen nuestra posición en el mundo. Fácil trabajo para los hacedores de dogmas, que sólo deben colarse en los distintos medios de consumo. Ya sea consumo de conocimiento-escuelas y universidades- o consumo de ocio- televisión, periódicos, revistas-. Nada nuevo bajo el sol.

Qué maravilla aquellas sociedades de cazadores-recolectores (perdonen ustedes la ingenuidad) que por azar o insistencia desarrollaban, qué se yo, alguna técnica que les permitía producir lo mismo con la mitad de esfuerzo y, por tanto, disponían del doble de tiempo libre. Tiempo de ocio disfrutado sin remordimiento, sin pepitos grillos que te insten a ser más listo que tu vecino y sacar ventaja produciendo más de lo que jamás en tu vida podrás llegar a consumir. No descubro nada  si digo que todo se complica cuando la economía se erige como esfera autónoma, desvinculándose de otras instituciones sociales. Cuando el dinero pasa de ser un medio a un fin en sí mismo y el arte especulativo, en virtud del envenenado concepto de progreso y crecimiento, alimenta la locomotora del consumo. Amigo Víctor, me temo que, a pesar de las décadas, conservamos el escenario que genialmente describió don Jacinto Benavente, lleno de polichinelas y palmeros…en los intereses creados.

- Me pilla un poco mayor para irme a la selva y, encima, relajarme. Pero te aseguro que en la búsqueda de soluciones estoy dispuesto a viajar contigo y, ya sabes, un viaje empieza justo en el momento de imaginarlo… Aunque, al final, no sea como lo habíamos planeado. Sólo necesitamos una idea y contar y cantar: uno por tres son tres, uno por cuatro… Cuando seamos más de  diez, levantaré mi copa y brindaré por todos vosotros. Cuando el agua se transforma…nacen las sensaciones, brindaré por ser un ejemplo para mi hijo, si fuera posible, y brindaré por conservar mis ideas, si fuese necesario.  

* Gabriel López es antropólogo y accésits del Premio Idea Responsable de la Universidad de Murcia. Víctor Meseguer es investigador de la Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia.

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias