jueves, 11 de octubre de 2012

OCCUPY CONGRESS



'Occupy Congress'

PUBLICADO EN EL DIARIO “LA VERDAD” EL 11-10-2012

VÍCTOR MESEGUER
CÁTEDRA RSC (UMU)

Tras la valla había un amplio surtido de manifestantes. Los flashes de las cámaras repentizaban un discurso heterogéneo. Sólo les unía el enfado de quienes identifican a la clase política, al gobierno y al sistema como los culpables de todo. Unos cuantos, portaban una pancarta con la leyenda “No” para pedir el “Sí” a un proceso constituyente… 
***
A esta España, no le iría mal un sistema federal que no tendría porque coincidir con el actual mapa autonómico. No se me asusten; la cosa está en profundizar en nuestra Constitución, pero clarificando algunos temas y acabando, de una vez por todas, con la permanente utilización “identitaria” de los ciudadanos de Cataluña o del País Vasco; también, con la única intención de aumentar, una vez más, sus ventajas en el reparto económico. Las relaciones entre algunas autonomías y el Estado me recuerdan a cuando mi abuela jugaba a la brisca con mi abuelo que, hasta que no ganaba ella, no se acababa la partida.
Al mismo tiempo, podríamos abordar la reforma del Senado que hoy, en lugar de ser una Cámara de representación territorial, parece un cementerio de elefantes con carné de partido, con unos panteones caros. Por cierto, una Cámara que apenas sirve para segundas lecturas y que, o modificamos o nos la ahorramos. En vista de las circunstancias, se hace necesario, como en el sistema federal alemán, un verdadero órgano de representación de los territorios.
Eso sí, muchos pensamos que si arreglamos la casa, ya llena de goteras, hay que empezar por los cimientos. Por eso, defendemos la reforma de la Ley electoral para que profundice en la democracia, en la relación elector-candidato; una empresa nada fácil, les adelanto. La verdad, no me atrevo a proponer una fórmula mágica, sólo faltaría. Si apostamos por mayor proporcionalidad, un voto de Madrid valdrá lo mismo que uno de Teruel; de esta forma, probablemente, dificultaremos la gobernabilidad y castigaremos a los territorios o zonas menos pobladas. Si no se sobre-representa a Teruel ¿Qué interés tendrán los políticos en pasarse por allí, con el frío que hace? Por el contrario, si nos decantamos por un sistema mayoritario, marginamos a gran parte de la diversidad política de este país ¿Qué sistema tenemos actualmente? Ateniéndonos a la Constitución, es de "representación proporcional" y si hacemos caso a algunos estudiosos “mayoritario atenuado”. Todo un galimatías.
Además, para complicar un poco más la cosa, el actual sistema electoral es, en muchos aspectos, una partidocracia, esto es, una democracia con demasiado poder del “aparato” de los partidos políticos. Nos hace falta un Robin Hood que le quite poder a los Marianos y Alfredos y lo reparta entre una ciudadanía sedienta de más y mejor democracia, harta de tutelas perversas ¿Y si desbloqueamos las listas? ¿Qué pasaría? Los afiliados y los ciudadanos se encontrarían más cerca de la actividad política, los partidos tendrían mayor interés en no reclutar a los peores, y sus señorías electas podrían votar sin tener que mirar por el rabillo del ojo a los hacedores de listas. En definitiva, romperíamos con lo que los malpensados denominan “la engañifa del parlamentarismo español”, en el que aducen, bastaría con un portavoz o encargado de cada partido que votara por el conjunto de su grupo.
¿Y para conseguirlo, hay que ocupar el Congreso? Sí, pero por la única vía posible en democracia: a través de los procedimientos electorales establecidos legalmente. Digo yo, que si todos los cabreados, indignados y agangrenados se afiliaran a los partidos políticos y defendieran en sus órganos de participación lo mismo que defienden en la calle, a este país le daríamos la vuelta como a un calcetín. Hay que superar el discurso corrosivo de las posiciones autocráticas contra la política como actividad generadora de corrupción. Posiblemente, al principio no se dejen los aparatos de los partidos y haya que pleitear para conseguir más democracia en esas organizaciones, pero para eso también están los jueces, para garantizar la libertad de afiliación y el funcionamiento ordenado y participativo de las organizaciones en las que se sustancia nuestra democracia. Seguro que los partidos volverían a tener vida y utilidad política y no exclusivamente electoral.
Conseguido todo esto, estaríamos a punto de caramelo para empezar la regeneración política; porque si algo ha demostrado la crisis es que la restauración democrática sólo es posible si nos coordinamos los ciudadanos más allá de las naciones. De poco nos valdría avanzar en la democratización de nuestro país si las decisiones importantes y que más nos importan las siguen tomando los poderes económicos y financieros transnacionales, que carecen de toda legitimidad democrática, ¿No?
***
A un reducido grupo de manifestantes -que llevaban capucha y palestino- les dio por cometer actos de incivilidad. Los policías –encapuchados o de uniforme- respondieron sin la debida discriminación, sumándose a la gamberrada.
En medio de la multitud, una joven se sacó la camiseta y, enseñando sus tetas, adoptó una actitud como de meditación o bhavana,  que significa "cultivo de la mente". ¡Qué falta nos hace!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias