jueves, 13 de septiembre de 2012

37°35'3"N -0°50'51"E



CASO PORTMÁN:
LA BAHÍA ATERRADA
                                              

Víctor Meseguer
PUBLICADO EN EL DIARIO “LA VERDAD” (GRUPO VOCENTO)
13 de septiembre de 2012

A propósito de un proyecto financiado por la Fundación Biodiversidad, hemos iniciado una línea de investigación cuyo objetivo será estudiar las posibles carencias de regulación jurídica que permiten la impunidad de ciertos delitos económicos cometidos por mercados financieros, empresas transnacionales y/o gobiernos. Un análisis que partirá del proceso de construcción de los denominados “crímenes contra la humanidad”, de la Corte Penal Internacional y sobre las posibilidades de un proceso análogo para los que podrían calificarse de “crímenes económicos contra la humanidad”. Un tema que suponemos de interés en los tiempos que vivimos.
***
37°35'3"N -0°50'51"E. Sólo es un punto de referencia que ya no aparece en las cartas marinas.
La historia empezó con Miguel Zapata, “El Lobo”: suyas eran las mulas, las casas, los barcos, la sierra y sus entrañas… Y más; cuentan que llegó a decir que él no era diputado, pero “hacía” diputados. Pero todo el mineral no cabía en su boca y, a finales de los años 50, entregó su alma a una empresa francesa vinculada a la red de negocios de la Casa Rothschild.
El nuevo propietario, un barón, era un hombre aún más influyente y con un próspero negocio familiar. La historia del negocio era digna de estudiar y la de la familia, también: “En aquellos casos en los que no bastaban las relaciones personales y las prebendas, el tráfico de influencias y el soborno se manejaron como herramientas habituales de actuación, tanto para cerrar o acelerar operaciones concretas, como para premiar favores o asegurar lealtades personales[1]
A lo que íbamos,  para los asuntos de los intereses mineros, en 1968 registraron una filial española. Al frente del Consejo de Administración pusieron a un ministro de Trabajo de Franco, desde 1962 a 1969. Cesó en el cargo en 1987.
En 1977, un senador por Murcia tiró la denuncia y escondió las pruebas: presiones a periodistas y a él mismo, así como la colaboración de determinadas autoridades en lo que pasó y que nadie quiso ver, ni siquiera a plena luz del día, cuando los militares y afines ya no gobernaban nuestro país. De nada valió que el entonces director del diario Línea reconociera haber sufrido presiones políticas para silenciar el tema, ni que el ex director de un periódico desaparecido -El Noticiero- afirmara que recibió propuestas económicas de la empresa minera para que acallara la libertad de prensa. Con tanto lío, a finales de los 80, los Rothschild se fueron de la empresa y la empresa de Murcia. No les gustaba el cariz que estaban tomando las cosas.
Ellos se fueron, sin embargo el turismo no llegó, debió ser por tanto progreso y eso. No obstante, con las tecnologías disponibles en la época, habría sido perfectamente compatible con la explotación…
***
La vida sigue y Nat Rothschild, hijo del cuarto barón de Rothschild, ha apostado por convertir Porto Montenegro en el enclave favorito de los millonarios y los famosos de verdad, esos que no quieren salir en las fotos nada más que cuando ellos lo deciden.
***
…y a los pescadores, les hicieron un puerto nuevo en Cabo Palos para que pescaran los de allí. A ellos les pillaba lejos. ¿Por qué siempre pescan los mismos? ¿Quiénes se beneficiarán de los 80 millones de euros que costará adecentar tanta inmundicia? ¿Y lo que no es posible reparar?
El cuerpo irreversible del delito sigue ahí, aterrado. Pero los tribunales, por lo visto, en su momento no encontraron  Ley que llevarse a la boca, y ello unido a ciertos errores de forma, les hizo fallar en contra de quienes pedían justicia. Para la empresa, amparada en autorizaciones administrativas, fue tan simple como taparse del sol de agosto con un abanico. Todo estaba bien predeterminado.
Sólo desde la obediencia a la verdad, convendría revisar lo sucedido y evitar que el paso del tiempo se convierta en un aliado de quienes pervierten las reglas básicas del Derecho, la lógica y el sentido común. Así mismo, habría que levantar algún velo para ver la cara que cubría y saber con quién estamos hablando. 
Este final brinda una oportunidad para enfatizar sobre la importancia de recontar las historias. Hacer un repaso de todo lo que hemos hecho mal (o han hecho mal, siempre los mismos, los que pueden hacerlo) para llegar donde hemos llegado. Sobre todo, con el sincero ánimo de proteger a las víctimas reversibles e intentar recuperar todo lo que se pueda de lo que es nuestro (de todos) y nos pertenece.
37°35'3"N-0°50'51"E. Este lugar no existe en las cartas marinas, pero existió y tenía nombre: Bahía de Portmán. Y la gente amaba su paisaje y hacía las cosas normales que se hacen en una bahía: los hombres intentaban ganarse la vida pescando, las mujeres cosían redes, los críos chapoteaban en la playa al salir de clase… Asimismo, en verano, llegaban algunos veraneantes y algún que otro turista. Lo dicho, cosas normales. El agua olía a mar y había vida. Bendita rutina. “Solamente el necio confunde valor con precio”, (Antonio Machado).


[1] LOPEZ MORELL M.A., O'KEAN ALONSO J.M. LA RED DE NEGOCIOS DE LA CASA ROTHSCHILD EN ESPAÑA COMO UNA ESTRUCTURA DE TOMA DE DECISIONES Y DE GESTIÓN EMPRESARIAL. REVISTA DE LA HISTORIA DE LA ECONOMÍA Y DE LA EMPRESA, VOL. 2, 41--64, (2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias