domingo, 19 de agosto de 2012

LOVE´S AGES: SIGLO 21




SIGLO 21
PUBLICADO EN EL DIARIO “LA VERDAD” EL 20 DE AGOSTO DE 2012

El mismo día que las Torres
Gemelas de NY se derrumbaron prácticamente sobre sí mismas, mi madre se caía de su propia vida, con dos años menos de los que tenía, así consta en su lápida que es muy chula. Ella siempre así, muy presumida. Mi padre decidió acompañarla dos años después.  Poco antes me dijo que la vida, mientras que es vida, es bella. Él siempre ha sido un poco quijotesco. Por mi parte, aprendí que el amor ensancha la vida y te hace inmortal para quienes te aman. 

Ahora a la gente la entierran viva y esto sí que me da mucho miedito. Dicen que los bancos han tenido un papel muy principal en todo este genocidio económico. Se debe tratar, sin duda, de "papel higiénico". Fueron los primeros en descubrirse llenos de mierda, pues prestaron a quienes no podían devolver, idearon sofisticadas ingenierías financieras e instigaron todo el boom inmobiliario... y, claro, como era "boom" tenía que estallar. Eso sí, no olvidemos que el papel higiénico sirve para limpiar, y es lo que han hecho los Gobiernos durante todo este tiempo: invertir en papel higiénico (traducción simultánea: dar pasta a los bancos) para limpiar lo que les salpicaba del chorreo de la crisis. Perdón, ¿He dicho limpiar? Quería decir "cambiar la porquería de sitio". Y es que la inmundicia, como la energía, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. La única forma de acabar con ella es finiquitando lo que la genera: el modelo económico.

Según el Perich, la religión sirve para solucionar los problemas que no existirían sin la religión. Hagamos el ejercicio de cambiar "religión" por "banca"... Aunque quizá ambas se parezcan bastante. Anda que no hay que tener fe para creer que alguna vez terminarás de pagar una hipoteca; lo de la Santísima Trinidad se queda en ná. ¡Ojo! que con todo esto no pretendo escribir una invectiva demagógica contra los bancos. No debo, podemos comer gracias a ellos. Yo, concretamente, gracias a la cubertería de acero inoxidable (hasta que se oxida) que me regalaron por la hipoteca que se seguirá llevando el 40% de mi sueldo durante los próximos 50 años. ¡Dios te oiga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias