jueves, 16 de agosto de 2012

DOTRAFORMA: SIN TÍTULO


SIN TÍTULO
 Publicado en La Verdad 16-08-12
Tutti, una perrita Shar Pei, corría rauda con un corazón humano entre los dientes. El dueño de tan preciada víscera estaba algo molesto. Todo respondía a un error de cálculo.
Aquella mañana el helicóptero aterrizó en un domicilio privado al sur de la ciudad, en plena sierra del Valle y Carrascoy. En su interior, viajaba Francisco. Tras la crisis cardiaca, los médicos le advirtieron que no sobreviviría a un traslado, pero él, ni corto ni perezoso, decidió operarse en su casa, en la mesa de la cocina, acompañado por jamón del bueno y demás familiares y amigos. Sin embargo, un cabo suelto, en este caso can suelto, trastocó sus minuciosos planes. Alguien olvidó atar a la perra y ésta irrumpió en el improvisado quirófano y, pasando del pernil, se abalanzó sobre el corazón del paciente. ¡Menuda se lió! Que si Tutti ven aquí, Tutti comida… y la perra, indiferente al griterío, corría orgullosa con su presa bien amarrada….
Estas eran las alucinaciones de Francisco  mientras era operado -con éxito- por un equipo de magníficos profesionales del Sistema Nacional de Salud, en un hospital público de no importa qué punto de la geografía española. Un equipo que, como tantos otros, se esfuerza a diario en una labor encomiable, a menudo muy complicada: cuidar de nosotros, de la salud de más de 47 millones de personas. Precisamente, aquí está la madre del cordero.
***
Ndiaye no tiene ni madre ni cordero a los que echar mano; ella se quedó en Senegal cuidando de sus hermanos y el cordero es del amo de la finca. Tampoco tiene salud, la perdió por el camino.
***
El objetivo del “Real Decreto Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones” no es acometer las reformas estructurales que nuestro sistema sanitario necesita, sino cortar por lo sano. Esto es, la exclusión del sistema sanitario público de las personas migrantes en situación irregular y limitar el derecho de acceso universal a la salud. La consecuencia también es evidente: un modelo de asistencia socio-sanitaria de dos velocidades, en la que las personas migrantes en situación irregular y sin recursos económicos quedarían desatendidas.
El texto de la norma incluye un régimen transitorio o prórroga: “Las personas que, con anterioridad a la entrada en vigor de este Real Decreto-Ley, tuvieran acceso a la asistencia sanitaria en España, podrán seguir accediendo a la misma hasta el día 31 de agosto de 2012...”.
Durante los primeros días agosto, desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se presentó una propuesta para poder extender la cobertura sanitaria a los inmigrantes en situación irregular, a partir del 1 de septiembre. El nuevo régimen sanitario para los  inmigrantes, que por diversos motivos permanecen en España en situación administrativa irregular, supondría que dejarán de tener acceso gratuito a los servicios sanitarios provistos por el Estado, teniendo que hacer frente a una cuota  de 710 euros al año (59,20 mensuales) para los inmigrantes menores de 65 años y de 1.864,80 euros para los mayores (155,40 al mes).
De acuerdo con las informaciones que se han publicado, parece ser que los requisitos requeridos para suscribir estos convenios consistirían en haber permanecido un año empadronados en España y no ser beneficiarios de otro servicio sanitario público. Por tanto, aquellos extranjeros en situación administrativa irregular que no cumplan estas condiciones, no tendrán ningún tipo de acceso a la sanidad pública no urgente.
Esta medida no afectará a los colectivos más vulnerables, como los menores de edad, las embarazadas y las víctimas de trata o los solicitantes de asilo político. Aún así, existen colectivos vulnerables que no podrán hacer frente, en ningún caso, al pago de estas cuotas, quedándose sin cobertura sanitaria, con el consiguiente perjuicio para la salud pública del conjunto de la ciudadanía. Estamos hablando de inmigrantes que caen en irregularidad sobrevenida como consecuencia de su situación de desempleo, ingreso en prisión, etc; de inmigrantes que llegan a las costas españolas y que son derivados por el propio Ministerio a organizaciones como Cruz Roja o Cepaim para una acogida humanitaria…, y, por último, también hablamos de los enfermos crónicos.
En este último caso, varios días después, el Ministerio se vuelve a desdecir y donde dijo Diego ahora dice digo respecto a la atención de los inmigrantes en situación irregular que estén recibiendo un tratamiento crónico. Aunque no dispondrán de tarjeta sanitaria -y, teóricamente, no tendrán acceso al sistema sanitario público- el Ministerio asegura que los sin papeles crónicos serán atendidos y se pasará la factura a sus países de origen. Sin embargo, el telediario no dijo nada sobre qué va a pasar si no existe convenio con el país de origen, o si se trata de países donde el tratamiento recibido en España no está cubierto por la sanidad pública.
***

La crisis ha disparado un 22% la emigración española y ahora los sin papeles podemos ser nosotros. Casi siempre los que se van son los más jóvenes, valientes y cualificados – como Ndiaye-.  Como él, muchos emprenden un viaje con las maletas vacías para llenarlas de esperanza…Les deseo mucha ilusión,  suerte y salud a cada uno de ellos. Uno a uno, porque aunque una vida no es mucho, es todo lo que uno tiene. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias