lunes, 30 de julio de 2012

LOVE´S AGES














love´s ages
víctor meseguer
AÑOS 70
LA TRANSICIÓN
Publicado en La Verdad (30-7-2019)

En 1979 me consiguieron mi primer trabajo con seguro, fue como pinche de cocina en el Salou Beach. Al llegar, en lo primero que reparé fue en su chaqueta roja ceñida, luciendo canalillo tras el mostrador de la recepción. Tenía  treinta y dos años. Yo, dieciséis.
Un día, quedamos para ir al cine de verano, estrenaban “La muchacha de las bragas de oro”. En su argumento, más allá de lo evidente, subyacía el mensaje de que la ficción en el fondo puede llegar a ser más real que la realidad misma. 
Al salir, caminamos juntos por la orilla de la playa.  Yo no paraba de hablar; la película no hacía justicia al libro de Juan Marsé. De pronto, noté el calor de su boca acercándose a la mía y, súbitamente, dejé de hablar de la película. La situación que siguió, superó muchos días (yo diría años) de ficción, de autocomplacencia.
Inexperto total en el juego amoroso, intenté procurarle todo el placer que demandaba su cuerpo desnudo sobre la arena. Inseguro por si no lo había conseguido, su boca, sin apenas aliento - o eso me pareció a mí-, elevó mis ojos a un cielo que se me antojó diminuto. El bullir de la sangre me incendió nuevamente, volviendo a derretir el centro de mi piel. Tiempos de transición.
Desde aquel momento, me apliqué en hacer sólo y todo lo que ella me enseñaba sobre las sábanas. Aprendiz de amante, hice cuanto el tiempo y su deseo me permitieron,  porque el verano se fue y ella también, creo que a Cáceres.
Yo volví a mi vida de siempre. A mi instituto, a mi BUP, con los mismos docentes, casi con los mismos textos e idéntica pedagogía. Sólo en la pared, la foto del Rey tapaba la mancha del Caudillo, mientras a su lado permanecía el mismo crucifijo. A punto de terminar esa etapa, me preparaba para ir a la universidad murciana. Algunos compañeros, descartados por su aparente desinterés por el estudio, se preparaban para ir a las escuelas de maestría industrial,  lo de los aprendices ya estaba en desuso. Se adivinaba un prometedor futuro por llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias