lunes, 23 de julio de 2012

LOVE´S AGES


El 69
víctor meseguer
PUBLICADO EN EL DIARIO LA VERDAD EL 23 DE JULIO DE 2012

En algún lugar leí que amor es cuando le dices a un muchacho que te gusta su camiseta y él va y la usa todos los días. Fue aquel verano denso y húmedo cuando descubrí el amor y los picores de la piel. 
Aún la recuerdo con su vestido ajustadito hasta la cintura y la falda corta y ancha, rematada con dos pliegues; fondo amarillo salpicado de flores diminutas en azul y verde intensos; el cuello camisero y cerrado al centro, con una fila de botones azules que se confundían con el estampado; llevaba zapatillitas de suela de esparto, cubiertas con una tela de un azul fuerte… ¡Cómo olvidarlo! Esa era su indumentaria para saltar todos los días al escenario de nuestras vidas; maravillosa rutina que se ceñía a correr, saltar o bañarnos en la acequia… 
Qué quieren que les diga, me enamoré como nunca. Creo que ella también. Aquella tarde, durante la siesta, nos escondimos bajo las sayas de la mesa camilla que mi madre guardaba en la sala de atrás para cuando llegara el invierno. Sentados en el  hueco del brasero, acordamos fugarnos cuando cayera la noche. Sus inocentes ojos rebosaban alegría y curiosidad. Yo no paraba de  hacerla reír para acortar las horas…
Las linternas nos descubrieron. Así que la escapada había terminado y mis ganas de vivir también. Creo que sólo los besos de mi madre, mientras me acurrucaba entre sus brazos, consiguieron mitigar tanto dolor. Pasado el tiempo, he llegado a imaginar a mi madre divirtiéndose al recordar la situación y preguntándose ¿Dónde pensaría ir este infeliz?
Nuestro pueblo era como el país que ahora dicen que viene: las tiendas, como las de los chinos, no cerraban nunca; había un maestro y una maestra para todos los niños de todas las edades; médico no teníamos pero sí practicante. No obstante, para no molestar a Don Antonio, era mi padre el que me ponía las inyecciones para que me volvieran las ganas de comer. Fue duro, pero al final recuperé la ilusión. Nadie te puede robar la niñez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias