jueves, 19 de julio de 2012

DOTRAFORMA: ANÁLISIS Y DIVULGACIÓN.


Tutti Frutti
víctor meseguer
Cátedra de RSC de la UMU

PUBLICADO EN DIARIO LA VERDAD 19-07-2012


No hay Derecho. En la devota España de Frascuelo y de María, la charanga va bien. Sin pandereta ni nada, charanga en crudo, a capella.
La carencia de sentido común se ha unido al despropósito, transformando, lo que para muchas personas es vital, en letra de murga gaditana, y lo banal, en trascendente.
La trivialización y el esperpento convertido en norma generan una pasta maleable, en la que no interfieren ni ideología ni valores. Es el río revuelto, cuanto más contaminado mejor, en el que pescan los dueños de la caña.
Cuando Rajoy evidenció que el fútbol era asunto de interés nacional, por encima de la intervención del país, era consciente de su contribución a la eclosión de lo huero. Pero la verdad anuló el gol que nos quiso meter a todos los españoles en propia meta.
En el magma de lo banal, España ganó la Eurocopa, pero el futuro lo ganará Alemania. Una cosa es el fútbol y otra gobernar todos los días. Aunque, como afirma un buen amigo futbolero,  “lo que le hubiera gustado de verdad, es que no hubiera ningún banquero ni político ni empresario ni sindicalista… en fuera de juego, ni posicional ni nada, porque el morbo está en ver al anticristo llorando por su cartera”. Es decir, en lo baladí, taza y media.
Para más inri, estos “mercados” que nos gobiernan, lo que banalizan hasta “bananizarlo” es lo que sí importa: la legitimidad democrática de quienes toman las decisiones, y las dos tazas y media pretenden que sea de sopicaldo de cerdo (PIGS).
La estrategia consiste en reducir a nivel de “Sálvame de Luxe”, lo que es un grave problema para la salud democrática; o convertir en una serenata bajo el balcón de la Merkel, lo que debiera ser firmeza ante un grave problema, que pinta de ciento amarillo en vez de un singular rojo.
De paso, se evita así cualquier análisis crítico sobre las contradicciones, pues éstas necesitan de memoria para evidenciarlas y valores para juzgarlas. Ni una ni otros tienen cabida en el tiempo de lo útil.
De no ser así, hubiera servido para desternillamiento impopular la foto de familia de los presidentes de gobierno de la UE, sujetándose la mandíbula porque el Sr. Rajoy, poco afortunadamente, había comentado no sé qué historia sobre “como España presiona y acojona a sus socios de la Unión Europea”,  y parece ser que la cosa no iba de fútbol, sino de un gobierno que saca pecho de sus errores, que son los nuestros como país.  Y rectificaciones que no evidencian la sabiduría de nadie, sino la estupidez fundamentalista que las originó.
Contradicciones maquilladas de lenguaje políticamente correcto, para que nadie distinga lo que de verdad importa a los seres humanos. Por ejemplo, ha hecho falta que algunos “bankeros” robaran dinero a mansalva, para que nos diéramos cuenta que teníamos que quitarle una paga extra a los funcionarios para dársela a Alí-Baba.  La medida por generalista es solidaria. Me explico, es solidaria con los que nos metieron en la crisis; con los gobiernos que sobredimensionaron las plantillas de las administraciones y, en su caso, con los gandules (los que menos hacen son los que más se quejan). ¿Y los perdedores? Pues aquellos empleados públicos que todos los días hacen su trabajo bien o mejor. Puestos a poner las cosas en su sitio, a mí me gusta más la justicia que la solidaridad. Por ejemplo, una reforma de la función pública que retribuya de manera desigual, esfuerzos desiguales.
Y ya metidos en el esperpento que genera la ausencia de valores, ahí tenemos la fina sensibilidad de la señora doña Andrea Fabra aplaudiendo a rabiar a su Mariano, justo cuando  anunciaba el recorte de las prestaciones por desempleo. El problema no está, como piensan algunos, en el olor del sobaquillo que dejó  al agitar los brazos como una posesa, ni siquiera en la “solidez” humana evidenciada, sino lo que me temo que fue argumento justificador, especialmente, el dedicado a los parados: “¡Qué se jodan!” (Aclaración. Capítulo 2 de Barrio Sésamo: si te refieres a los que tienes delante, se dice “que os jodan”; si te refieres a los que no están, se dice “que se jodan”. Esta señora se perdió varios capítulos).
“Fuerte con los débiles, débil con los fuertes”; y si no, sólo hay que leerse las perlas del auto sobre Bankia del juez Fernando Andreu, donde se imputa a una serie de señores, la mayoría políticos del PP, pero también del PSOE, sindicalistas,…. Tranqui Andrea, quizás, como me dice un colega de los juzgados, por allí la prioridad es limpiar las calles de parados, indignados, desahuciados y curas rebeldes. Además, estos señores (como tu papi) dispondrán de ejércitos de abogados, con amplios conocimientos económicos frente a jueces desarmados, no especializados en la materia o muy respetuosos con el “establishment”. Perro no come carne de perro, la más fina de las corrupciones.
Pero que nadie se crea indemne en la locura que engendra la mutación de lo trascendente y lo vacuo. Cuando me imagino algunas de las caras que podrían sellar nuestras monedas como  presidente de la república, uno mismo aplaude al Rey siendo republicano confeso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias