jueves, 29 de marzo de 2012

LATIDOS



Diario "La Verdad", 29 de marzo de 2009
By Víctor Meseguer

"Ignoranti quem portum petat, nullus suus ventus est." (Lucius Annæus Seneca)

 
No se puede sacar de la cabeza lo que no sale del corazón. Quizás porque no sean tiempos de certezas sino de incertidumbres. De no saber, exactamente, dónde está cada cosa y de qué color es. Quizás todavía no tengamos claro ni podamos imaginar qué lugar ocupa cada cual en nuestro triste mosaico de realidad inimaginada. Hoy los vientos circulan en todas direcciones. Para unos traen los aromas de los jazmines. Para otros, los hedores de los desagües. Y entre medias de esos dos extremos, una gran mayoría resbala por los hielos de lo imprevisible. Y todavía..., no sabemos qué dirección tomar.


"Primero se llevaron a los comunistas,
pero a mí no me importó
porque yo no era..."


Entre tanto vemos llegar a otros ciudadanos hacia donde estamos. Llegan desde todos los sitios y desde todas las circunstancias. Animados para hacer la caminata juntos. Cerca el uno del otro: un día de paseo por nuestros deseos para llegar todos a la vez a un mismo lugar. ¿Será el final del camino alguna vez? ¿Por qué son más los que no están? ¿Tenemos nosotros algo que ver en esto?
 


"...enseguida se llevaron a unos obreros,
pero a mí no me importó
porque yo no era..."

Corren tiempos de incertidumbre. El joven ve que su tesoro se desvanece y todavía sus manos continúan ociosas. El viejo ve acercarse insegura una vejez que creía merecida. Los que se alejan de la cuarentena, arropan en sus temores una inestabilidad no deseada. Y los que más, pierden su mirada atormentada en el vacío de la inactividad más humillante. Para estos últimos, ¿Qué es lo que pedimos? ¿Qué es lo que les ofrecemos? ¿Qué es lo que estamos dispuestos a aportar de nosotros mismos?


"...después detuvieron a los sindicalistas,
pero a mí no me importó
porque yo no soy sindicalista..."

Es el final de una era en donde ha cabido todo. Desde el florecimiento optimista hasta la decadencia de la imaginación. ¡Qué fácil resulta acomodarse; aceptar, desde la seguridad de quienes tienen el trabajo garantizado, que el trabajo ya no es para todos! Los que vienen hoy aquí se resisten, niegan una y otra vez un planteamiento cada vez más extendido. Gritan que no, que su derecho no puede limitarse por la inoperancia de unos pocos que no saben de necesidades, de angustias, de llantos inesperados. ¿Y nosotros, compañeros?


"...luego apresaron a unos curas,
pero como yo no soy religioso
tampoco me importó..."

Cuando lleguen traerán a cuestas sus penas e incomprensiones. Sus esfuerzos y sus esperanzas. Sus anhelos angustiosos y sus desengaños por lo que nunca fue como se deseó. Pero a pesar de ello, mirarán a los demás. Descubrirán en esos rostros zozobras reconocibles, deseos frustrados por estrenar sus esfuerzos y sus iniciativas en trabajos para los que valen, para los que dedicarán todas sus atenciones y sus responsabilidades. Únicamente a falta de la oportunidad que nunca llega. Verán que son muchos quienes todavía no han cruzado la otra orilla, quienes aún desean ansiosos servir para algo más que para la espera. Quienes tienen paralizada la vida por culpa de esa circunstancia que no les pertenece. Se mirarán y nos mirarán.


"...ahora me llevan a mi
pero ya es tarde"

Y llegarán también quienes a lo largo de los años habían construido sus empresas, sus pequeños comercios y ahora ven como se hunden, arruinados por una mierda de tiranos que imponen su rechazo al equilibrio, que matan los sueños de otros desde su egoísmo y pequeñez moral.  Son muchos los que llegarán en este día. Pero también, son demasiados los que se retraen en su pasividad, en su indiferencia humanamente cómoda a veces. Ausentes en sus pasajeros olvidos de lo ajeno. ¡Qué poco trabajo costaría lograr lo deseable si estuviésemos hoy todos y cada uno de nosotros! Juntos, más que nunca, para reclamar dignidad para todos. Juntos, más que nunca, antes de que sea también para nosotros... demasiado tarde. Porque no es lo mismo vivir que tener vida. Fiat lux.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias