jueves, 5 de enero de 2012

LOS TRES


Víctor Meseguer
DIARIO LA VERDAD, 5 DE ENERO DE 2012

Incienso: Ya no sabía si tenía ganas de ascender, dejar la calle, aquel modo de vestir para parecer uno más de la chusma, con su barba y sus pelos pelirrojos de bote, largos y sucios, disfrazado de indigente, o de camello,  o de él mismo ya.
No sabía si quería poderse poner un traje, como el inspector, no estar todo el día tirado –a veces le acompañaba un compañero-, persiguiendo el humo (porque a nadie le interesaba apagar la hoguera, la borrachera de avaricia de los banqueros es demasiado negocio como para eliminar el efecto “ley seca”). Esa verdad hacía ya demasiados años que le había impregnado la piel de otro humo que también ahoga el futuro, el escepticismo hecho hollín asfixiando todos los poros.
Se había cagado en los 222 euros anuales de subida del IRPF no porque le importara mucho que se lo subieran (que también), sino porque le apetecía cagarse... y de paso partirle la cara a aquel jefecillo de despacho que no abría la boca para que no se le cayera el carnet del PP.
Ahora le habían destinado a la brigada de inmigración. Al principio se había divertido preguntando a los morenos el “padrenuestro” y el “diostesalve”. Al fin y al cabo no hacía sino seguir las consignas de un cardenal, un tal Giacomo Biffi, que afirmó -allá por el año 2000- que “hay que favorecer la entrada de inmigrantes católicos frente a los musulmanes, ya que son culturas incompatibles”.
Dado que él tampoco era católico, el tema le había aburrido enseguida, ahora se dedicaba a perseguir negros de color, que eran fácilmente identificables. Por eso iba detrás de aquel que se disponía a entrar en la sucursal bancaria. Lo único que le jorobaba es la seguridad que tenía de que eso agradaba a su jefecillo; mierda de humo.
Oro: Le escocían desde hacía tiempo las barbas postizas, el puñetero camuflaje que había comprado era evidente que no resistía la prueba del tiempo, aunque éste fuera solo de unas horas. Le habían aconsejado que se comprara unas de pelo natural, pero costaban un dineral.
El mismo consejo que le hubieran dado para la peluca, si no fuera por los ojos de vaca loca que le había puesto al dependiente cuando le dijo el precio de las barbas. Aún así daba el pego, no se sabe bien de qué, pero daba el pego.
Desde luego, no se parecía para nada al capullo ese que hacía ya tres horas había bajado del andamio dispuesto a cambiar la vida para que los Reyes Magos le pudieran comprar un algo a sus chiquillos.
Lo de ayer había desbordado su vaso, un enorme vaso en el que se habían ido acumulando mentiras,  engaños, despidos,  contratos “en negro”, recortes, mas recortes, ya no hay nada que recortar…. Lo que más le tocaba las narices era  tener que seguir pagando la hipoteca después de que el banco le birlara el piso (aunque, bien pensado, se ahorraba el IBI). Lo de menos, los diez cursillos de reciclaje que los del sindicato le habían endiñado en el último año (que si inteligencia emocional, que si responsabilidad social del sector financiero, que si…), números que falsean las cifras del paro para regocijo de políticos que argumentan la existencia en gráficos de ordenador; cortos, inversamente cortos a la angustia de la vida.
Su amigo Jaime había convertido la estadística en gritos primero y luego una inmensa soledad en los ojos de Lola, su mujer. La puta máquina que nunca tuvo nadie tiempo de arreglar.
La pistola no funcionaba, ni estaba cargada, pero tenía que ser suficiente para cambiar su vida en la sucursal bancaria.
Y mirra: Ser negro en España es jodido, si no eres Michael Jordan o Beyoncé, pero éstos no son negros, son blancos peculiares. Porque aquí el color que importa es el del fondo de los bolsillos. Una gama conveniente transforma al “moro” en “árabe” y al inmigrante en turista.
Siete meses de sol a sol, sin salir del invernadero, no da para pagar las deudas que se han dejado atrás, y mucho menos para traer a la familia.
Los empresarios no firman ningún contrato porque eres “ilegal”... para que te den los papeles necesitas un contrato. A muchos compañeros los han detenido y expulsado. No conozco a ningún empresario al que hayan detenido. El capataz siempre nos dice que nos vayamos antes de que vengan unos señores que dicen que son inspectores. Debe ser capataz porque los huele de lejos, inspira profundamente el aire después de sonar su teléfono.
Él lo sabe. Hace tiempo que debió cambiar de oficio. Como dice su mejor amigo, Tutu, al que el incremento de la prima de riesgo y del  déficit público le han obligado a cambiar el trabajo en los invernaderos por el comercio minorista: “Esto es mejor, hierba que me ha dado un amigo para vender, a veces también me fumo algo. Es ilegal, pero yo ya soy ilegal, y me permite mandar dinero a mi familia”.
Cuando se abrió la puerta de la sucursal, y entraron, un niño, ajeno al belén que se iba a montar, gritó tirando entusiasmado del brazo a su madre ¡Mamá, mamá, han venido los tres!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias