jueves, 22 de diciembre de 2011

Pensarnos más y comprarnos menos


(Dedicado a nuestro maestro)

No hace falta ser un gato para tener más de una vida

La Verdad 22 de Diciembre de 2001


Sylvia López Davis y Víctor Meseguer
Investigadores de la Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia

Aristocles impartía educación a sus alumnos en la Academia y nuestro maestro lo hace con nosotros en la Avenida de Don Juan de Borbón porque así, de paso, sus críos se esparcen un poco. Paseando la vida y pensando juntos por sus aceras nos fuimos tropezando con el tranvía, que parece que va para atrás, y con unas cuantas vallas publicitarias de señoritas en cueros, que te invitaban a celebrar la navidad entre sus sábanas. Bueno, quienes realmente nos invitaban, más que ellas, que son muy respetables, era la pandilla de proxenetas que las explotan con o sin su consentimiento pero con la complicidad de nuestras instituciones. El caso es que el mayor de sus hijos le dijo a su padre: “Papi, papi ¿Por qué Mamá Noel va desnuda? ¡Virgen Santa! No quisimos entrometernos en tan tierna relación paterno filial, pero nosotros nos quedamos  de pasta boniato, y al padre de la criatura se le fugó el cerebro por unos instantes, no daba ni la voz (el hombre tiene su aquel y con tanto consumo responsable, comercio justo y tanta leche en vinagre,  siempre ha sido un poco soga…).
Decidimos presentar una queja ante el encargado de consumo o, en su defecto, ante quien corresponda del partido. ¿Partido? ¿Sólo hay uno? Sí, desde ayer son todos del mismo partido.... ya no hay excusas (tomen nota). A lo que íbamos, andamos sobrados de tanta hipocresía y doble moral: prohibimos la publicidad sobre alcohol y tabaco, pero no sobre el sexo de pago. Peor aún, el sexo se ha convertido en el mejor de los ingredientes de cualquier anuncio publicitario. Da igual que se trate de vender un coche, que una quedada navideña: "¡Si estás soltera, subástate! ¡Si estás soltero puja!", rezaba (con perdón) no hace mucho tiempo la publicidad dirigida a MENORES de una discoteca granadina. Como dice Jero, una amiga de Facebook, sin comentarios…Bueno, sólo uno: hay alternativas. Recientemente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha recomendado a sus 193 estados miembros modificar su legislación para prohibir la publicidad de servicios sexuales. 
Alternativas y otra forma de vivir la vida. Dicen los que saben, y nuestro maestro también (porque sabe), que una persona puede vivir sólo con cien cosas: una casa, un coche, dos sartenes, dos ollas, una tele, una radio, tres pantalones, dos camisas, tres mudas reversibles,….y un gran amor. Pero con lo de la obsolescencia programada y la puta manía de cambiar de moda cada tres meses, no hay quien sepa qué hacer con las botas por debajo de las rodillas o con cualquiera de los electrodomésticos que tenemos en casa. Se nos rompen antes de tiempo y mandamos a la basura cientos de miles de toneladas de CO2, más la energía, más la contaminación… y el fomento de la inequidad social (por lo de los chinos). Todo esto sin contar el crecimiento mundial del mercado del lujo: Sí, la "situación económica mundial es difícil",  pero el sector del lujo disfruta de "buena salud y crece sobre todo en los mercados asiáticos", declaró hace unos meses Santo Versace, presidente de la firma italiana que lleva su apellido. ¡En el dulce nombre de María! …y en el de todas las Marías de promesas rotas, ¿Estamos locos?
Nos despedimos ya porque tenemos que irnos a no comprar (es que ayer estuvimos en la Huelga de Consumo y salimos muy concienciados). Porque suficiente huelga de conciencia hemos tenido hasta ahora, y puede que toque reflexionar, tratar de (re)educar(nos), pensarnos más y comprarnos menos, potenciar la imaginación y darnos a la originalidad por una vez, envolver los regalos con la página de este artículo y guardarla después para reposar la paella. Al fin y al cabo, darnos cuenta de que no hace falta ser un gato para tener más de una vida, ser sinceros con nosotros mismos y no tener miedo de enterarnos de que no necesitamos tanto (aunque sí quizá alguna buena noticia de vez en cuando).
Se trata de vivir la vida plenamente, y para conseguirlo nos sobran demasiadas cosas y no debemos renunciar a otras: las que de verdad importan. Por cierto, estas no cambian de temporada y no se venden en el Shopping Night que han montado los del Ayuntamiento de Murcia.
En fin, que no se nos olviden en el repaso de logros y la elección de objetivos del próximo año nuestra contribución al mundo y nuestra responsabilidad como consumidores, que va más allá de usar los tres contenedores, y es más positivo para la sociedad (e incluso para nosotros mismos) que adelgazar o dejar de fumar. Llegó la hora de hacer un esfuerzo y apagar la televisión para empezar a pensar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias