jueves, 8 de diciembre de 2011

ALGO VA MAL


DIARIO LA VERDAD 08-12-2011

©VÍCTOR MESEGUER

 

Día primero. Tenía una cita en “Asuntos Internos”, en 7RM, para hablar de los presupuestos regionales. No era nada fácil. Por ejemplo, los del gobierno se han gastado los dineros de los fondos estructurales del año 2010, destinados a  programas para pobres, inmigrantes, etc.,  en otros menesteres. No sabemos cuáles y, hágame caso, mejor no saberlo. El temita es que se lo tenían que haber pagado a las ONG´s para que atendieran a los desatendidos, a los que atendieron pese a todo. No es moco de pavo, hablamos de millones de euros de los que ellos sólo tenían que aportar el 25% y,  ahora, en legalidad, tendrían que devolver el 75% a don Mariano Rajoy para que, a su vez, se lo devuelva a Europa… Y fui y hablé: ¿Para cuándo nombrarán a Juan Bernal vicepresidente y/o administrador único del concurso de acreedores o estafa sobrevenida en la que ha quedado nuestra des-administración regional?  Charo Zarzalejos me preguntó que quién era el tal Juan y yo le contesté que un señor de Murcia, que no me imagino prescindible en estos momentos.

Día segundo. Participé en una mesa redonda sobre adicciones que organizaba la Universidad de Murcia y Proyecto Hombre. El profesor Ambrosio Flores nos antecedió en el uso de la palabra y nos vino a decir –entre otras cosas, todas interesantes- que aunque superes una adicción, una parte del cerebro se queda dañada para toda tu vida, y seguirás siendo un tío propenso a volver a las andadas. En fin, que lo mires por donde lo mires, lo de Juan Bernal con Valcárcel y Cía. no es fácil. Vamos sobrados de vanidades. Hay antecedentes que omito por amistad. Eso suponiendo que no lo manden a Madrid para quitárselo de en medio. Lo moderno son las quitas.
Día tercero. El consejero de Economía y Hacienda comparecía en el CES para presentar los presupuestos. Le esperé en la puerta con dos sindicalistas que les pasa como a mí: que no lo parecemos. Salvador llegó acompañado de la directora general de Presupuestos y, aprovechando mi camuflaje, le espeté a ella -A estos de los sindicatos le tienes que recortar el pienso- a lo que Esther Ortiz  me contestó -¡Eso, eso!–  ¡Mare de Dios santo y bendito! El caso es que los dirigentes sindicales le afearon a Marín los presupuestos y le dijeron que estaban dispuestos a pagar más impuestos a cambio de que no hubiera más tijeretazos. Me suena simple para la complejidad de los tiempos que corren.
Día cuarto. ¿Y los empresarios? ¿Qué piensan? Volví a coincidir con ellos en la tertulia de la radio, pero no me lo quisieron decir. Creo que siguen pensando que esto se arregla en la intimidad, pese a que cada día andan más mosqueados. Razones no les faltan -y fe (o lo que sea)- les sobra: 33.000 empresarios de nuestra Región están pendientes de que la Comunidad les pague lo que les adeuda. Pero la cosa al final quedará en que los del gobierno le dirán a los empresarios que pidan un préstamo avalado por la Comunidad y, de paso, que paguen los intereses (les advertí que las quitas están de moda). Otra opción es que se vayan a los tribunales y empiecen a embargar el patrimonio de la Comunidad, y conviertan San Esteban en la sede social de Grupo ‘La Coronela’. Pero aquí entra de nuevo en escena “no la fe”, sino “lo que sea”. No lo tienen fácil, porque ya no pueden contar ni con una ayudita de los del PSOE,  porque estos, ahora, barrunto que lo van a tener menos fácil en los ámbitos en los que se movían: las amistades mal entendidas, las injerencias en la independencia de la justicia y la madre que nos fundó a todos. Y a todo esto le llamaban oposición. ¡Qué Dios nos ampare! Sí, de la pusilanimidad política.
Día quinto. Me fui a Madrid a dar testimonio de las verdades reveladas, la
unificación de la ciencia y la conciencia en unas jornadas de Responsabilidad Social, cuando una chica me interpeló… “¿Oiga, y qué piensa Vd. de eso de subir los impuestos a los ricos? Mira ella, cómo es. ¡Qué rica! Y le conté lo que pienso. Lo más importante ahora no es subirles los impuestos a los ricos, sino que, de momento, simplemente los paguen. Al siguiente puente ya llegaremos.  El 70% del fraude fiscal está residenciado en las grandes corporaciones y fortunas, que pillan la pasta y se la llevan a los paraísos fiscales: “Imagínate un tipo que tenga100 millones de euros. En tú país y el mío, tributaría 19 millones (el 19%) y en un paraíso fiscal, exclusivamente, los 300 o 500 pavos que le costaría registrar la sociedad. Pese a ello, los Inspectores de Hacienda, que son pocos y no quieren ser más, siguen dándole prioridad a rastrear a las clases medias asalariadas que es más fácil y, además, lo que le mandan sus se-ño-ri-tos”.    
Los fines de semana son para descansar, pero no hay tiempo para el descanso. El mundo se hizo en siete días y…se nota. El problema no es el Estado del Bienestar, el problema es que hemos olvidado como defenderlo.

“Sabemos qué cuestan las cosas,
pero no tenemos ni idea de lo que valen”
(Tony Judt).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias