sábado, 27 de agosto de 2011

Con el verano, sol, calor, playa y... ciudades fantasma.


Ana Obregón
…y la crisis

By Norberto Miras y Víctor Meseguer

Las vacaciones son algo mágico. Constituyen una tregua en ese penetrar (con perdón) a destajo en el tiempo (sin perdón). El año tiene así once meses de duro trabajo y treinta días de vacaciones, en los que nos damos treinta vueltas completas a nosotros mismos.

En ocasiones, esos treinta días no coinciden con los treinta agostos que usualmente se destinan a las vacaciones y, a veces, toca trabajar en la ciudad vacía. Una brisa africana mece a media mañana las copas de los árboles de Alfonso X y Murcia resplandece, literalmente resplandece ante tus ojos, con un amarillo, un amarillo deslumbrador, que quema retinas. Y te pones a pensar en la tranquilidad de la ciudad desierta, del páramo urbano. Y pensar con tanto calor avejenta. A media mañana, miras el termómetro. Cuarenta grados. Cierras los ojos…y piensas en una suave brisa mediterránea…

Sí, el paisaje de la ciudad en agosto es muy duro. Por la mañana, cuando vas al trabajo, ya no puedes disfrutar de esas armoniosas colas de coches alineadas tras cada semáforo, tocando el claxon al alimón y de paso los huevos. Ahora, todo es soledad y quietud… ¡Qué pena! ¿Qué te quieres tomar unas tapitas? Pues nada monada. Encima, no tienes a nadie en la mesa de al lado que -mientras intenta trinchar una oliva que acaba en tu ojo- te ponga al día y te cuente que Ana Obregón ha vuelto a realizar un posado veraniego, con un triquini espectacular y que, además, según dicen, ha afirmado que prefiere “ser musa del verano que la musa de la crisis”.

No, no sean tontos, quédense en la playa y rejuvenezcan. Disfruten de los suyos y de los de los demás: las suegras, los cuñados, los que van con las suegras y los cuñados…y de esos lindos niños jugando a la pelota, aunque de vez en cuando te llenen los ojos de arena. Al fin y al cabo, no hay peor ciego que el que no quiere ver y para cuando ustedes vuelvan, Ana Obregón habrá acabado su reinado y el futuro ya no será lo que era y otro calor recorrerá nuestras venas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias