miércoles, 11 de mayo de 2011

Ningún amor muere, sólo cambia de lugar en la memoria


Él habría cumplido hoy noventa y un años. Hasta aquí, se ahorró ocho. Sí, a última hora, no entendía nada y dejó de dar la pelea. Prefirió darle un poco de aire a su existencia, harto de una mala vida… « ¡Camarero, camarero! Un cortado, con sacarina, por favor » Desde mi mesa, nada discreta, en la terraza del Ambigú del Romea veo pasar la vida y la vida pasa por mí, pero una cosa es cierta: la vida, mientras que es vida, es bella.

…Hasta aquí, yo me he perdido ocho. Padre, me lo preguntaste una vez y nunca te contesté, escribo para parar el tiempo, para consumirlo a fuego lento, porque las prisas matan y corro el riesgo de que nadie pueda dar razón de lo que he vivido, más allá de lo más simple por evidente... No te preocupes, de ti me encargo yo. Feliz Cumplenada. Ni siquiera puedes imaginarte cuanto te echo de menos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias