miércoles, 25 de mayo de 2011

A DOS MANOS


CAPITALISMO GENÉTICO




©Enrique Rubio y Víctor Meseguer

(Pareja de hecho pero sin derecho a roce)



«Después de acudir a la concentración-acampada promovida por el movimiento 15-M, he llegado a la conclusión de que, por lo menos en Murcia, no se trata de una reacción del pueblo sino de una reunión de los de siempre: anarquistas, punks, esnobs y modernillos con Adidas como patrocinador principal, más los reductos románticos y nostálgicos de la generación de mayo del 68…», me comenta en su mail mi joven maestro, el escritor Enrique Rubio. Así que ahí me puse; teclado en mano, pantalla al frente y le contesté raudo y veloz. Enrique, no me digas eso que me hundes en la más profunda miseria. Una joven amiga francesa –de tu edad más o menos- también me comentó hace unos días que la mayoría de los progres que ella conocía eran profesores, funcionarios, artistas sin arte…que seguían haciendo la revolución pero, eso sí, ahora enfundados en unos Levi’s etiqueta roja y empuñando un Gin Tonic con pepino… No sé, igual Marion y tú tenéis razón… Sí y si; pero me niego a que el mensaje que estos chicos han lanzado al aire con tanta decencia y convicción, se esfume.

« ¿Dónde están las marujas, las dependientas de Mango y Bershka, los bakalas, las jesis…?» Pues no sé, Enrique. Mira, precisamente hoy he pasado por el sindicato y allí tampoco los he visto. Claro, como la mayoría de estos tipos que tú dices no tienen derechos, no se los podemos defender. Pero cuando pillamos filón… ¡Menudas manifestaciones que hemos hecho en defensa de los funcionarios, eh!... «Pues sólo cuando estos colectivos salgan a la calle, me tomaré en serio cualquier movimiento reivindicativo. Una concentración de canis con sus motos trucadas dando acelerones y haciendo caballitos en la puerta del Ayuntamiento; una concentración de albañiles desempleados haciendo socavones en las puertas de bancos y cajas de ahorros; una manifestación de coches tuneados pegando botes gracias a la música tecno que explota en equipos de 500 vatios; una reunión de futboleros con vuvuzelas y tambores insultando al director del FMI, como si se tratase del más hijoputa de los árbitros. Sólo entonces sentiré que algo está cambiando de verdad»

«Víctor, la salvación del planeta y el ser humano, así como el cambio de rumbo hacia un mundo sustentado en la justicia social y el decrecimiento controlado, nunca vendrán ni de la derecha ni de la izquierda y mucho menos de perroflautas antisistema con piercings enganchados y rastas pegadas. Vendrá de algo nuevo, de algo desconocido que no pueda ser enmarcado en ninguna de las etiquetas estéticas o políticas actuales; vendrá de un cambio psicológico profundo que se produzca individualmente o no vendrá jamás.» Sí pero no, Enrique. Perdóname si soy un poco borde, pero es que hace tiempo que deje de creer en el pensamiento mágico. Enrique, las ideas de Rousseau, Montesquieu o Voltaire no habrían sido posibles sin el hambre de pan del pueblo. Discrepo de quienes afirman que estos jóvenes, además de movilizarse tienen que comprometerse o de quienes dicen que tienen que pasar de la protesta a la propuesta. No, ese no es su papel, basta con que estén ahí, acampados. Su hambre de futuro es el detonante del cambio. Sembremos ideas y recogeremos sueños…

«El ser humano sólo toma conciencia y reacciona cuando tiene la soga al cuello. El resto del tiempo es perezoso y manipulable. La historia es cíclica, un tira y afloja que nunca produce un cambio profundo y perdurable. Víctor, el movimiento 15-M sólo es una catarsis que va a servir únicamente para desahogar frustraciones y alimentar el EGO de una minoría, pero no va a modificar conductas ni creencias. Antes o después: asambleas, facciones, puñaladas, jerarquía, lucha de poder, liderazgo y final del movimiento. Con todo, el zeitgeist del siglo 21 resulta algo insólito, pues se caracteriza en que nos joden, nos chupan la sangre pero parece que nos da gusto y todo y hasta le hacemos palmas y la ola si hace falta a nuestros verdugos. Por eso, estoy contigo: más vale 15M que nada» Sí; Enrique, pero como dicen los de Telepizza, el secreto está en la masa. Sólo hay que evitar que los que tú y yo sabemos sigan metiendo las manos en la masa y en más cosas. Por cierto, la izquierda haría bien si controla sus tentaciones…

« ¿La izquierda? La izquierda ya ha demostrado a lo largo de la historia su incapacidad para llevar la teoría a la práctica. Porque al final, la izquierda y cualquier otra ideología, sólo se haya en una esfera muy superficial del individuo y el capitalismo, por el contrario, conecta con nuestra naturaleza más primaria y profunda y siempre terminará por imponerse». Lo jodío del tema es que quizás no te falte razón. ¿Quién hay detrás de estos chicos? ¡Manda cojones! Lo que hay detrás de todo este trajín es que nadie se acerca a un partido político, excepto quienes viven de la política o aspiran a hacerlo. Sí, de las crisis sólo se sale cambiando « ¡Qué viene la derecha!» Dijo el del traje de mil euros…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias