sábado, 27 de noviembre de 2010

EN EL NOMBRE DEL PADRE




Sentados en un banco cualquiera, de una estación cualquiera, observamos como desenganchan algunos vagones. No añoramos de donde venimos ni nos gusta donde vamos y, sin embargo, miramos impacientes el reloj…

"Primero se llevaron a los comunistas,

pero a mi no me importó

porque yo no era..."

Quizás sean tiempos de incertidumbre, de no saber, exactamente, dónde está cada cosa y de qué color es. Quizás todavía no tengamos claro ni podamos imaginar, qué lugar ocupa cada cual en nuestro triste mosaico de realidad inimaginada. Hoy los vientos circulan en todas direcciones. Para unos pocos, traen aromas de jazmines. Para cada vez más ex-ciudadanos, hedores de los desagües. Y entre medias de esos dos extremos, la mayoría resbalamos por los hielos de lo imprevisible. Cuando todavía no sabíamos qué dirección tomar, una voz se alzó amenazante: “El que elija la calle, se quedará en la calle”, les espetó un alto responsable político regional a los representantes del tercer sector de acción social. Los allí presentes empuñaron la responsabilidad como única respuesta a una estrategia que desenfundaba el miedo y la provocación.

"...enseguida se llevaron a unos obreros,

pero a mi no me importó

porque yo no era..."

No es poesía, tiene aristas que se clavan en la piel que cubre la angustia y, al contrario que aquella, es un arma vacía de futuro... pero un arma al fin. La gran locura de nuestro tiempo es dejarla cabalgar desbocada; impertérritos, ajenos, peor aún que si no nos fuera nada en ello: como si resultara inevitable. Es la injusticia social, desgarrando la vida con todos sus colmillos.

Que sus cascos se claven tan hondo en nuestra Región, con un 4,5 de los pobres del país, cuando la población supone sólo el 2,5, debiera obligarnos a hacer un esfuerzo por combatirla, pero no es así... nunca es así, en ningún sitio es así. Me niego a la inanidad ante unos gobiernos acríticos que premian a los fuertes y castigan a los débiles, embistiendo contra los únicos aliados que les quedan: Proyecto Hombre, Cáritas Diocesana, Fundación Cepaim, Colectivo Paréntesis, Cruz Roja, Fundación Sierra Minera, Hermanas Oblatas del Smo Redentor, Fundación Secretariado Gitano…y muchas, muchas, más; que día sí y día también, practican la solidaridad con los sectores más vulnerables de la población…

"...después detuvieron a los sindicalistas,

pero a mi no me importó

porque yo no soy sindicalista..."

Verdades “como puños” y “toscas falsedades” pueden confundirse e ir de la mano juntas y, a su vez, estar tan en las antípodas de lo que definen como un cerdo “chato” y un canguro vecino de Sydney.

Cuando la percepción de una realidad se traslada generalizándola, y pretende hacerse pasar, exagerando sus rasgos, como dogma irrefutable, suele convertirse en una caricatura. Éstas, me dice un amigo, a veces consiguen reflejar el modelo, pero muchas más, retratan al caricaturista.

Sin renunciar a la necesaria autocrítica, generalizar por inducción incompleta o presuntiva, puede provocar juicios de valor desmesurados como consecuencia de ir más allá de lo que autorizan los datos. “Las bicicletas son para el verano, pero las burbujas de colores y los ladrillos especulativos no han sido precisamente los del tercer sector”, me contaba una voluntaria de la Asociación Paréntesis. Ella y sus compañeros, todos los años hipotecan sus casas y sus vidas con el nada especulativo deseo de construir puentes para que los reclusos y exreclusos de la Prisión y el Centro de Inserción Social “Guillermo Miranda” puedan caminar por una pasarela hacia la integración social activa, sin tener que pagar peajes añadidos a la sentencia judicial. Este año, la subvención no llegará…

"...luego apresaron a unos curas,

pero como yo no soy religioso

tampoco me importó..."

Pero la ejecución de la hipoteca, sí. Pese a ello, su voz no tembló al dirigirse a la Asamblea de la Red de lucha contra la pobreza y la exclusión social: “Compañeros, ni podemos ni debemos instalarnos constantemente en el presente, porque requiere dejar en el camino el resto de opciones para convertir una sola de ellas en realidad. Realidad que, por otra parte, limita además las alternativas de futuro. Malas son las cartas que hay sobre la mesa, pero sólo el diálogo puede romper la sinrazón. Este lunes tenemos una reunión con Ramón Luis Valcárcel en la que, sin duda, será nuestra penúltima oportunidad. Aunque él es juez y parte, lo primero le obliga a decir justicia. Estoy convencida de que él y sólo él dictará sentencia de futuro…”

"...ahora me llevan a mi,

pero ya es tarde"

Antes de irme, hoy quiero recordar. Es urgente dotar al tercer sector de acción social en la Región del reconocimiento que merece, de un marco que lo regule, que reconozca sus funciones de interés social, su apuesta por la cohesión social, sin la cual, no habrá desarrollo regional posible, al tiempo que se le dote de la representatividad e interlocución que le corresponde por prestación de servicios públicos, generación de empleo y procesos de inclusión social.

Igualmente, desde estos espacios de interlocución debería acordarse un nuevo modelo de financiación de las políticas sociales que gestionan, que garantice la disponibilidad anticipada de los recursos, la plurianualidad de los mismos, la suficiente dotación económica, la calidad en los servicios que se prestan, la transparencia en la gestión y la evaluación del impacto social que producen sus actuaciones en beneficio del conjunto de la ciudadanía.

Para celebrarlo comeremos perdices…unos. Otros comerán patatas, pero comeremos todos.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Els Amics de les Arts - Déjà-Vu



DESCIFRANDO CATLUNYA
LA VERDAD 25 DE NOVIEMBRE DE 2010


El próximo domingo los catalanes decidirán quién (previsiblemente quiénes) les gobernará durante los próximos 4 años. Hace algunos meses, tras los recortes del Tribunal Constitucional al Estatut y la multitudinaria manifestación del 10 del julio, bajo el lema “Som una Nació, nosaltres decidim” (Somos una Nación, nosotros decidimos) muchos analistas aventuraban que ya nada volvería a ser igual en Cataluña. En su opinión, el espíritu de aquella manifestación marcaría las próximas elecciones al parlamento catalán y el devenir de los catalanes. La realidad electoral desmiente aquellas consideraciones, la tendencia de voto mostrada en los últimos procesos electorales autonómicos se consolida: sube CIU, baja el tripartito y aumenta la abstención; si bien es cierto, que las encuestas indican un aumento de quienes se sienten independentistas.

Así las cosas, la campaña electoral no está teniendo demasiado misterio. Da la impresión de que los partidos aceptan, sin demasiada oposición, el previsible devenir de las cosas (Montilla aseguró que no reeditará el tripartito y más recientemente que éstas son las últimas elecciones a las que se presenta); en definitiva, una campaña muy gris, sin un gran debate político, sin demasiada pasión (la abstención volverá a ser histórica) y con un Artur Mas muy reforzado, cada día con más cara de “president”.

Muchos catalanes perciben a Mas como un político serio y con habilidad para la gestión pública, vamos un tipo presidenciable. Y lo cierto es que al bueno de Mas no se lo están poniendo muy difícil que digamos, entre los videojuegos de dudoso gusto, las campañas provocativas con el único objeto de hacer ruido mediático y demás salidas de tono, al líder convergente le basta con hacer un discurso propositivo (es lo que se espera de un aspirante a presidente, aunque Rajoy todavía no lo sepa después de perder dos elecciones) y no meter la pata como en anteriores comicios (campañas excesivamente negativas y un compromiso ante notario de no pactar con el PP).

En efecto la mayoría de partidos están desarrollando una campaña bastante pobre y llena de errores, probablemente nerviosos por la gran competencia electoral que se da en Cataluña (hay 6 partidos con representación parlamentaria, frente a los 3 de la Asamblea Regional o la Asamblea de Madrid) y obsesionados por la trascendencia mediática.

En el PSC no pasan por su mejor momento, aunque en realidad las autonómicas nunca han sido lo que mejor se les da a los socialistas de Cataluña, ya que una parte de su electorado no se siente concernido por las elecciones catalanas y sistemáticamente se abstiene. Además los gobiernos tripartitos pasan factura a los socialistas que no han sabido plantear un discurso propio y claro con respecto al modelo de Estado. Es evidente que el PSC es un partido catalanista, ni nacionalista ni mucho menos independentista, que defiende una concepción plural de España y una acomodación federal de lo que nuestra Constitución define como “nacionalidades históricas”. Sin embargo, algunas leyes del tripartito han tenido un cierto carácter nacionalista que no ha gustado a muchos electores socialistas.

Por otra parte, José Montilla, pese a haber demostrado ser un político muy trabajador y con brillantes habilidades para la negociación y el consenso, no es un gran candidato. Tampoco están estupendos en Esquerra, radicalizados por el surgimiento de nuevas fuerzas independentistas (como “Solidaritat Catalana” liderada por Joan Laporta o “Reagrupament”), de ahí los absurdos comentarios como el de que “en Andalucía no paga impuestos ni dios”, menudas barbaridades dicen en ocasiones los políticos para subir el ánimo a la tropa.

Pese a que fuera de Cataluña, Carod Rovira es visto por muchos como poco menos que un ogro independentista es importante dar a conocer que el ex líder de ERC es en realidad un moderado dentro de su partido. Carod defendía un “mejor” encaje de Cataluña en el Estado a través del desarrollo de la autonomía (Estatut) o de un modelo federal como paso previo a la “plenitud nacional”; el nuevo líder de la formación, Joan Puigcercós, opina que las relaciones Cataluña-España están agotadas y que sólo queda una salida, la independencia. Y en el Partido Popular, pues ahí están, agitando la bandera de la inmigración de manera irresponsable y, como es natural, centrado el resto de su estrategia en la crisis (caña al mono) y en el bilingüismo, esta vez con más pudor que en otras ocasiones, había que verlos en tiempos del estatuto. Los eco socialistas de ICV (Iniciativa per Catalunya Verds) son los únicos que siguen apostando por el tripartito y la voz más clara en defensa del Estado federal. “Ciutadans” aspira a ser la versión cool del PP con un discurso muy similar que, sin embargo, presume de independencia de Madrid (son un partido catalán mientras que el PP es un partido estatal) y de “progresismo”.

En definitiva, no ha habido ningún cambio radical en la política catalana, las cosas están, electoralmente, más o menos como estaban. Es cierto que el señor Laporta puede entrar al parlamento con la ayuda de una bajísima participación, sea como fuere sabe a poca cosa, los nuevos independentistas auguraban después del 10 de junio que tendrían 9 ó 10 diputados en el nuevo parlamento. Los catalanes no viven en el “planeta piruleta” (del que habla el grupo barcelonés “Els amics de les arts” en uno de sus temas) de Joan Laporta. Los más se quedan con el catalanismo y el nacionalismo moderado y apuestan por un encaje de Cataluña en España, el mismo de Vicens Vives, Josep Tarradellas, Jordi Pujol, Joan Reventós o los dos Maragalls más conocidos, Joan y Pasqual.

El misterio está en qué sucederá el día después de los comicios: ¿Alcanzará CiU la mayoría absoluta? ¿Tendrá que pactar? En tal caso, la duda es con quién, si con ERC, con el PP o bien pedirá su apoyo a los socialistas en la investidura para poder gobernar en soledad…

jueves, 11 de noviembre de 2010

12 HOMBRES SIN PIEDAD


2015 EL PRINCIPIO, NO EL FINAL        LA VERDAD 11-11-10

Doce hombres sin piedad” con la sinrazón hemos decidido asomarnos al futuro instituyendo la Comisión de Validación del Plan Estratégico de Capital Humano “Molina de Segura 2010 2015” (http://plancapitalhumano.com/). Nada de lo que merece la pena en esta vida es fácil… ¿Los ciudadanos son la solución… o el problema? Como diría Henry Fonda ¡Solo trato de exponer una duda razonable!

1.- Políticas públicas. ¿Podemos seguir distribuyendo bienestar con una economía que no añada valor? No ¿Y entonces…? Pues oiga, hay que dejar de especular sobre cuando se terminará la crisis porque, entre otras cosas, eso va a depender de lo que seamos capaces de hacer para salir. Si se hacen las cosas correctamente saldremos, pero si seguimos jugando a los acertijos la cosa tiene poco giro. No le dé vueltas: sólo los ciudadanos podemos ser la solución si nos dan la oportunidad de serlo. ¿Entonces? Dejémonos de ocurrencias y centrémonos en las ideas…no más caspa, por favor ¿Cuál debe ser el papel de las corporaciones locales en la promoción y desarrollo del capital humano? Son o deberían ser el principal impulsor de estas políticas, así como el conductor y catalizador de las ideas de las personas de un territorio… En Molina, se puede hacer. Gracias Eduardo.

2. Educación y trabajo. Tenemos los retornos de inversión en educación más bajos de la UE. Menos naftalina y más vaselina: “tolerancia 0” con el bajo rendimiento académico, el absentismo, el fracaso escolar, el abandono y la definición tardía de los intereses vocacionales y profesionales. ¿Y los que sí acaban sus estudios? Dicen que nuestros jóvenes están sobrecualificados. No es verdad, están sobretitulados. Por ejemplo, cada vez son más las Universidades que al grito de… ¡Todo por la pasta!, se convierten en fábricas expendedoras de títulos de bajo nivel. No sé si son como las hipotecas subprime, algo tóxicos. Y el Papa, ¿qué opina de esto? ¿Cómo conseguir que los jóvenes sepan hacer algo muy bien antes de los 22 años?

3. Planificación del desarrollo personal y profesional. En cualquier tribu de la amazonía, un niño con 11 ó 12 años, ya sabe todo lo que tiene que saber para sobrevivir en su medio: “A esa edad ya sabe lo que será, y sigue su tendencia: pescador, constructor de chozas, hechicero, tocador de flauta…” Aquí no. Tal y como afirma Felipe González “La revolución tecnológica no puede olvidar el peso de la condición humana, no sólo debe transmitir conocimientos en la sociedad de conocimiento, sino que debe enseñar a saber usarlos y a añadirle valor”. ¿Qué tenemos que hacer para que las personas puedan agregar valor a través del talento?

4. Capital social y relacional. La universalización de la educación ha incrementado los niveles de estudios en todos los estratos socioeconómicos, pero esto no se ha traducido en mayor movilidad social. Lo que yo te diga, "cuando el pobre come jamón, uno de los dos está malo" ¿Cómo ayudar a los jóvenes a entender el funcionamiento de los sistemas sociales de referencia (político, cultural, productivo, laboral, relacional)?

5. Empleo y profesionalidad. Nuestra realidad supera con creces la ficción de “Los lunes al sol” ¡Que por nadie pase! Pero también es verdad que, para cada vez más ciudadanos, la reinserción laboral puede dejar de ser una opción atractiva porque los salarios siguen siendo bajos y las prestaciones y sus múltiples combinaciones (con la pensión y/o ayuda por dependencia de los abuelotes) se convierten en una opción más cómoda ¿Y lo de los cursillos? ¿Cómo va? Necesitamos un nuevo sistema reciclaje permanente de competencias profesionales, donde los que enseñen tengan algo que enseñar ¿Cómo recuperar la centralidad del trabajo?

6. Cultura emprendedora como alternativa al empleo (y no al desempleo). Dice un amigo que empresario es aquel que no tiene más remedio de serlo porque no puede ser otra cosa. Mientras los hijos de la clase media-alta aspiran a ganar una plaza de notario, interventor, registrador, juez, catedrático…, los desempleados son orientados a capitalizar el paro y hacer del emprendimiento virtud invirtiendo las reglas de la lógica del capital social y relacional. Por cierto, también necesitamos políticos emprendedores, la política no puede convertirse en una primera inserción laboral o hacer de su ejercicio una medida de mejora de empleo… Uy, uy, uy… ¡Qué miedito! ¿Qué hay que hacer para romper el canguelo y multiplicar las iniciativas emprendedoras?

7. Transferencias del conocimiento. Si las empresas no proporcionan métodos de trabajo que faciliten la conversión del capital intelectual, social y relacional de las personas en capital organizativo, habremos emprendido un viaje a ninguna parte ¿Que tenemos que hacer para transformar los conocimientos individuales en un valor duradero para las empresas?

¿Las respuestas? Cuando las tengamos. Eso sí, los doce y más (Amparo Aloy, Juan José Garcia Escribano, Jaime Garcia-Legaz, Antonio Gomariz, Antonio Gómez Fayren, Pepe Luján, Paco Marín, Juan Antonio Pedreño, Alberto Requena, Pedro Antonio Rios, Jose Luis Romero, Ramón Sabater, Tomás Zamora…) compartimos un sueño: la solución somos todos porque…"Para educar a un niño hace falta la tribu entera”.

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias