jueves, 29 de abril de 2010

AGUA EN EL AGUA



…a cada uno lo que es suyo, o lo que le corresponde

PUBLICADO EN LA VERDAD 29.04.2010. VICTOR MESEGUER
No podía desclavar los ojos de la pantalla de mi PC. Retransmitían el debate de la Comisión Constitucional para la reforma del Estatuto de Castilla La Mancha. Hacia uso de la palabra el portavoz del PSOE. La criatura repetía, una y otra vez, –por si alguien no se había enterado- que Ramón Luís Valcárcel estaba allí “para vigilar y controlar al PP” (Pedro Saura también estaba, pero de él no dijo nada, se le olvidaría al tío). Alfonso Guerra – con la más inteligente y resignada de sus miradas, fielmente acompañada de su habitual semi sonrisa de malas pulgas- intentaba repetidamente sacar algún sonido Zen de un vaso vacío sobre la mesa, al que masajeaba con su bolígrafo. Unos dicen que aplaudía, pues será. Otros, sospechamos que lo que intentaba era evitar que aquel tipo afianzara –aún mas- el liderazgo de Valcárcel, a la vez que se entregaba sin piedad a redituar que el PSRM y Zapatero son los responsables de todos los problemas de Murcia. Ni es justo, ni es verdad pero así son las cosas, así nos las han retransmitido.

A la sombra del solemne decorado de aquel día, los dos partidos mayoritarios defendían sus intereses electorales. Ambos necesitan ganar en Castilla la Mancha, pero a la vista de los acontecimientos o pese a ellos, el PP no descarta mejorar sus resultados en el Levante, mientras el PSOE no lo tiene tan claro. Si le echamos cuentas al debate de lo inmediato y hacemos el ejercicio de poner en relación los grandes temas que condicionaban las perspectivas electorales, el peso del agua, y el papel de Murcia y sus dirigentes regionales, podríamos llegar a las siguientes conclusiones:

1.- La gravedad de los hechos desvelados a lo largo de los más de 50.000 folios del caso Gürtel y otros asuntos de menor cuantía, pueden transformar en agua de borrajas las buenas expectativas electorales del PP. En este escenario acarician la posibilidad de subir aún más en Murcia, gracias a los réditos de la campaña publicitaria del “agua para todos” y a las complicidades en el ninguneo de la oposición (y al súper chollo ese de la Paramount que se me olvidaba). Razón ésta que fundamenta, de un lado, la brillante exhibición de maniqueísmo político representada en el trámite parlamentario; y de otro, la insistencia de los populares murcianos en provocar las contradicciones de los socialistas y evidenciar su incapacidad para dar una respuesta de Estado en materia de agua.

No obstante, Valcárcel estuvo en un tris de perder la máscara con el tema del agua a resultas del paripé con apariencia de negociación que se sacaron de la chistera a última hora, pero el presidente es un hombre con suerte y tirón (para que se lo vamos a negar) y al final, supo darle la vuelta y sacar tajada, revalidando su liderazgo y de qué manera.

2.-La alargada sombra de nuestra crisis (no la del mundo mundial sino la de aquí) llena de incertidumbres el futuro electoral del PSOE. En el caso de Murcia, su objetivo es frenar la caída libre de su suelo electoral. Pedro Saura no da la batalla por perdida. Es más, él ha hecho los deberes. Pedro ha defendido con mucha dignidad el tema del trasvase y, le pese a quien le pese, ha marcado la agenda regional en esta materia al PP y al mismísimo Ramón Luís durante los últimos dos años. Sería injusto no reconocer la aportación de Saura al resultado, manteniéndose inconmovible ante los propios y obligando a los populares a pisar el acelerador hasta el final. Sin nadie que apostara un euro por su estrategia, al final acertada. Digan lo que digan…, el PSRM ha avanzado porque cuenta con los regantes, o mejor dicho, ellos cuentan con Pedro. Por algo se empieza.

Pedro Saura, pese a su optimismo genético o aprendido (que sabe nadie…), que unas veces descoloca y otras desconcierta, es el político mas consistente de los que son o están en condiciones de aspirar a ser dirigentes del PSRM. Sí, solo tenia un camino, y lo emprendió sin titubeos. Un camino por recorrer. Pues… ¡Arreando!

El tiempo se agota y el desfuturo ahoga. Si; los socialistas de la Región de Murcia tenemos que sustituir la revisión permanente de los hechos y las personas por la exploración de nuevas ideas, así como construir influencia allí donde se produzca inteligencia económica, empresarial, investigadora…, y en Ferraz 70 también, oiga.

¡Vayamos a películas! En el futuro del PSRM reside en gran parte el de nuestra Región. Como dijo Belén Esteban o Aldous Huxley (presuntamente no me acuerdo)…”La experiencia no es lo que le sucede a una persona sino lo que hace una persona con lo que le sucede”. Alimentar la debilidad de la oposición ha venido constituyendo el mejor de los estímulos para la continua devaluación de los gobiernos de Valcárcel, venidos a menos en talento y a más en votos.



sábado, 17 de abril de 2010

LOR REHILOS DE LA CARCEL



(A propósito del Centro de Inserción Social “Guillermo Miranda”)
LA VERDAD 15-04-2010

El día antes fue un poco fulerillo, de esos de los que no se puede esperar nada bueno, pero aquel miércoles se respiraba cierta tristeza bajo un sol de ley y una brisa leve, que removía los recuerdos. Al otro lado de la calle, José María, un veterano funcionario a pie de piel, que pese a querer no pudo asistir porque nadie le invitó, paseaba por las calles de la prisión de Sangonera. Su amigo no le acompañaba, pero, como siempre, le escoltaba su experiencia (acumulada tras muchos años de rozarse la vida) sin que ésta le hubiera robado la mejor de sus sonrisas.

El funcionario de a pie nunca acabó de entender eso del “tratamiento penitenciario” porque, en la mayoría de los casos, no hay nada que tratar si por ello se entiende decidir sobre vidas ajenas en función de exprimir los papeles de la sentencia, sin las garantías que dieron lugar a la misma. Tampoco ayuda la confianza en demasía en aquello del “sistema dinámico motivacional” y no se sabe cuántas cosas más. Sus ojos sólo ven personas que han tomado una decisión bajo los efectos de inhibidores o paliativos de la libertad y, en otros casos, por la simple y llana voluntad, libremente conformada, ante las opciones que les da la vida que les tocó en suerte. Estas posibilidades de elección no son las mismas para todos los que deciden delinquir (y las consecuencias tampoco) pero de eso ni el telediario ni la ley dicen nada.

En el reloj de la cárcel suele haber más tedio que tiempo y son los funcionarios de prisiones, como él, los que rompen la inanidad. Ellos son los encargados de abrir las puertas a la igualdad de oportunidades para la reinserción social, promoviendo los hábitos y las competencias más básicas como el aseo personal, la higiene y otras habilidades relacionadas con la salubridad; posibilitando el buen desarrollo de prestaciones penitenciarias como la educación, la formación profesional, el trabajo… Facilitando la participación en actividades culturales y deportivas; fomentando el sentido de la disciplina, la responsabilidad… del compromiso personal. Además, vigilan que las decisiones de la Justicia y, alguna que otra vez, la de quienes la sonrojan o, directamente la violan, no acarreen ningún efecto secundario a los internos. Custodian el orden en un espacio donde lo suyo es maquinar para la violencia, para garantizar su seguridad e integridad, evitando que nadie se pasee por su intimidad, organizando los servicios más imprescindibles (limpieza, alimentación, asistencia médica, comunicaciones con sus allegados y abogados…).
Como es muy difícil preparar para la libertad en un medio de privación de la misma, el nuevo Centro de Inserción Social ofrecerá a los penados que se encuentren en la última fase de su condena y que acrediten determinados requisitos para vivir y convivir en condiciones de semilibertad, un nuevo espacio donde la formación para el empleo y la búsqueda activa de trabajo se conviertan en uno de los instrumentos más útiles para la inserción social activa.
El CIS asumirá la modalidad de cumplimiento a través de medios telemáticos. Son modernos dispositivos de control, como pulseras colocadas en la muñeca o en el tobillo que facilitan el cumplimiento de la condena evitando el desarraigo laboral y familiar. También gestionará los arrestos de fin de semana para delitos menos graves y faltas. Además, coordinará la ejecución de penas privativas de derechos (la mayoría por conducir sin carné o con exceso de alcohol), fomentado el desarrollo de convenios con administraciones públicas y organizaciones no lucrativas para el cumplimiento de los trabajos en beneficio de la comunidad. Por último, se encargará del seguimiento de los liberados condicionales.

Sigue quedando pendiente un mayor compromiso e implicación del Gobierno regional y de los ayuntamientos, que no deberían olvidar que la prisión no es un punto de llegada sino un alto en el camino, con billete de vuelta al lugar de partida. Porque ellos son sus vecinos de ayer y los de mañana.

Resuenan unos acordes sentidos. Allí estaban casi todos y también D. Fernando Berberena que dio un suelo al centro. Se inaugura el nuevo Centro de Inserción Social que lleva el nombre de Guillermo Miranda. Un grupo de funcionarios desgranan una de sus melodías favoritas (Carros de Fuego) mientras que unos versos salidos de las tripas de su amiga del alma golpean, uno a uno y más, allí donde el dolor no tiene remedio. Mercedes, “La Jefa”, henchida de dignidad, evidenciando que en política si hay diferencias, grandes diferencias, le pone voz a las últimas palabras que el común amigo ausente le regaló… “A pesar de las barbaridades que hagan otros contigo, que seas feliz por lo que tu hagas”

En el nombre de sus chicas y en el de todos, gracias por lo dicho y por lo hecho. Guillermo siempre pensó que la privación de libertad no puede ser la única respuesta del Código Penal.

domingo, 11 de abril de 2010

MARRUECOS...TAN LEJOS Y TAN CERCA



Crónicas de un viaje a Marruecos

DIARIO LA VERDAD 08-04-2010

Nada más llegar se respira un olor a incienso embriagador que difumina el resplandor de un mar de farolillos de gas y los mil y un aromas de Marrakech. La plaza Djemma El-Fná, además de puestos de comida y vendedores de zumo de naranja, ofrece un infinito número de actividades: escritores de cartas, danzarines, videntes, encantadores de serpientes, dentistas, cuentistas, aguadores, músicos... Tras abandonar la gran plaza, te adentras en el caótico laberinto urbano de la medina, conformado por el zoco y un enjambre de callejuelas oscuras y polvorientas que te conducen a tu Riad, a través de un recorrido donde pululan una marabunta de funambulitas, que a bordo de sus scooters, sortean peligrosamente a la muchedumbre que empantana cada rincón. La sensación de que todo se desarrolla al límite de sus posibilidades, sobre el filo de una cuerda muy floja, impacta en tu retina, a la vez que los protagonistas de este desorden controlado te repiten, una y otra vez: “Amigo, la prisa mata”. Pero, más allá de donde el visitante suele mirar, hay otra vida, otra realidad.

Marruecos es un país con luces y sombras. Liberalizado en el plano económico y en el cultural, pero con una democracia tutelada. Cabe destacar notables esfuerzos de inversión en infraestructuras económicas y sociales, acometidos en los últimos años, aunque también tienen en su haber, un déficit en derechos civiles y libertades públicas, así como en políticas de educación y en la lucha activa para la erradicación de la pobreza. Pese a los avances, tampoco podemos olvidarnos del trato discriminatorio que reciben todavía algunas minorías nacionales, la comunidad homosexual o las mujeres. Por último, un fundamentalismo contenido pero latente completa su paisaje político y social.

No obstante, si Marruecos compitiera en igualdad de oportunidades con España o, por ejemplo, con la estructura productiva de nuestra comunidad, descubriríamos en nuestro vecino de abajo un serio rival.

Muchos empresarios de nuestro país y, especialmente, de nuestra Región fueron los pioneros en descubrir el enorme potencial agrícola y pecuario de Marruecos: agua muy abundante en algunas zonas, tierras fértiles, mucho sol y unos costes salariales contra los que no se puede competir, a no ser que se incorpore un altísimo valor tecnológico y de diferenciación de la oferta.

La riqueza pesquera de sus aguas es sobradamente conocida por nuestros armadores. No obstante, el turismo es el mayor caladero sin explotar de su economía. “Observa, observa, obsérvale. Fíjate, cuídale y luego ya veremos” le dice él, un Tuareg veterano al joven aprendiz de guía. El gobierno de Mohamed VI ha puesto en marcha un ambicioso plan turístico que pretende que diez millones de turistas visiten este año su país. Todos los datos apuntan a que muy pronto hablaremos de un objetivo alcanzado, ya que el año pasado la cifra superó los siete millones de visitantes. Los paquetes turísticos son muy variados: desde Marrakech a Fez pasando antes por Casablanca, Rabat y Meknes, que completan el recorrido por las ciudades imperiales; partiendo de Ourzazate para alcanzar las doradas dunas de Merzouga, después de recorrer un camino donde se puede disfrutar de la belleza de las gargantas del Togdha, el Dades... Para no extenderme, sólo una referencia a otras alternativas que van desde el turismo de montaña (bajo la mirada atenta de las nevadas cumbres del Atlas) al de sol y playa que complementa y refuerza su oferta turística.

Junto al gran potencial emergente de la industria turística, comparten espacio las industrias productoras de fosfatos, la textil, la agroalimentaria, la siderúrgica, la automovilística, la aeronáutica y la electrónica.

Por último, a esta pincelada económica hay que añadir un dato más a tener en cuenta: más del 30% de la población tiene menos de 15 años.

En el desierto, desde lo más alto de la gran duna de Merzouga, ningún árbol te impide ver la realidad: Marruecos es un país emergente que, día a día, reduce las distancias con nuestro mundo pese a las barreras que frenan su despegue. Una labor que depende, en primer lugar, de los propios marroquíes pero, también, de los que ponen trabas al libre comercio aún a riesgo de que la globalización suponga una reacción de radical defensa de su propia identidad.

Son estas y muchas más las razones por las que uno no puede evitar pensar que, o nos anticipamos al futuro, o el futuro nos arrasará como un tsunami cruel por duradero, porque, como afirma, Xavier Sala i Martín –profesor de la Universidad de Columbia y directivo del Barça- un dilema condiciona el futuro de nuestra economía: o hacemos cosas diferentes y mejor o bajamos los salarios (directos e indirectos). Yo, por pedir, me pido la primera.

Al regresar al aeropuerto de Marrakech, donde igual que miles de turistas españoles me dispongo a consumir la hora y media que me separa de España, Adil –mi nuevo amigo del desierto- se despide colmando mi equipaje…”Amigo, vosotros tenéis el reloj pero nosotros disponemos del tiempo”

sábado, 3 de abril de 2010

LO QUE NO SE HABLA SE BORRA

La crisis de los Mass media
"Ella escribe un artículo diario y posee un blog de éxito" le dice la directora del "Whasington Globe" al viejo cazador de noticias Cal McCaffrey, comparando las maneras del periodista con las de la nueva reportera de éxito del diario. McCaffrey (Russell Crowe), no puede más que mostrar una mueca en la que su cara parece decir "El periodismo ya nunca será lo que fue"

A vueltas sobre nuestra crisis de cada día, no podemos obviar el papel de unos Mass Media que, en demasiados casos, consiste en adormecernos con una trastornada adaptación del autenticismo de Edith Piaf en La vie en rose, o bien, en soliviantarnos ampliando la espiral de pánico que genera un sectarismo subjetivo e irrazonado, alimentado por la conjura de los necios en la que viene derivando nuestro reality político. Los problemas hay que tratarlos en profundidad, con expertos, con debate riguroso y con decisiones comprometidas. Estamos cansados de las tertulias de radio/ debates TV de periodistas y, sobre todo, sucedáneos "expertos en todo" que dan opiniones previsibles (u orientadas), vacías y rutinarias sobre la inflación, el Sahara, la rigidez del mercado laboral, calentamiento global… ¿Tanto saben ustedes? ¿No hay ninguno que tenga la vergüenza de reconocer que no tiene ni idea de un tema y que, por tanto, no está autorizado moralmente a opinar, a crear, "opinión publica"? ¿No se dan cuenta que aburren a las borregas?

Por otro lado, hay que tomar en consideración el virulento contagio que provocan muchas cadenas de TV que han asumido la cultura “friki”. Es el nuevo paradigma del postmodernismo donde todo el mundo tiene derecho a 15 minutos de gloria, con independencia de que no haya hecho nada para merecerlos: ¡Por mi hija, yo mato! ¡Andreíta, cómete el pollo! ¡Ma-to!. Share o no share: ésta es la cuestión. Las audiencias mandan.

No sería justo avanzar en esta idea sin hacer una referencia a la discriminación entre medios, especialmente, en la prensa escrita. Si hablamos de diarios, en España siempre ha habido una prensa a dos velocidades: hemos pasado del binomio prensa de partido versus prensa independiente a una prensa cada vez menos independiente que comparte espacio con una prensa amarilla y rosa, que desdibuja sus límites con incursiones en la prensa seria. Si Vd acude a un quiosco en Trafalgar Square podrá distinguir entre el Times y el Daily Mirror. Sin embargo, si usted intenta comprar un diario serio en cualquier ciudad de nuestro país puede que le hagan pasar por el Times, lo que no deja de ser un tabloide.

No es fácil la tarea de un buen periodista. Las presiones de los plazos límite y la imperiosa necesidad de adelantarse al rival conllevan la recogida de una información limitada o sesgada. La acción de los manipuladores de información, la intimidación de las fuentes, las presiones económicas…, entorpecen una labor ya de por sí difícil. Por no hablar de los intereses cruzados y de la debilidad negociadora de los medios con sus anunciantes que, con la que está cayendo, conlleva que los principales clientes, gobiernos o lobbies de distinto pelaje, impongan la línea a seguir, en un ejercicio chantajista avivado por la amenaza -siempre sutil- de llevarse el juego si no se acepta pulpo como animal de compañía. Si falta condimento, añadimos la afición-tendencia de algunos gerifaltes de los medios a codearse con la clase dirigente, siempre interesada en mantener el status quo, que dificulta el mantenimiento del código ético nunca escrito del periodismo.

Así pues, la función social de los Mass media sobrevive gracias a la resistencia numantina de una generación de periodistas sin futuro ni relevo y al buen hacer de algunos jóvenes oficiantes que, pese a su inestable fragilidad laboral, se la juegan todos los días haciéndole cara a la prensa que trae causa en la sombra del poder y/o de un poder en la sombra que se beneficia del envilecimiento de las masas.

Para salir de la crisis necesitamos también de unos medios que satisfagan las necesidades de una información veraz, formación de una opinión publica crítica con la opacidad del poder y entretenimiento, que no alienación de los ciudadanos. En lugar de eso tenemos un lío liado de Mass media que pasan de la mecánica ondulatoria a la nariz de Belén Esteban sin despeinarse... ni informarse; y ejércitos de mercenarios “del tiro al plato” que le disparan a todo lo que se mueve sin tener ni puñetera idea de lo que hablan. Es la moda de Doña Liendre: la que de todo sabe y de nada entiende.

Lo que no se habla se borra y puede ser que no quede otra salida que soltar lastre y evitar que los beocios tomen la acrópolis o (como dijo el maestro de periodistas)…Permitamos que el tiempo venga a buscarnos en vez de luchar contra él”

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias