sábado, 9 de octubre de 2010

«La crisis nos va a hacer más responsables»




«Es el momento de impulsar y reconocer el trabajo de políticos y gestores honrados»



«Esfuerzo, talento y cooperación resultan clave para dejar atrás la recesión»

Entrevista del diario La Verdad a Longinos Marín Director de la Cátedra de Responsabilidad Social de la UMU

Como director de la Cátedra de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de la Universidad de Murcia, Longinos Marín es uno de los expertos más reconocidos de la Región en buenas prácticas y ética empresarial. A este profesor de la Facultad de Economía no le cabe duda de que el germen de la actual crisis hay que buscarlo, entre otros factores, en ciertos abusos cometidos en la época de bonanza, y aboga por otro estilo de gestión, basado en la transparencia y el buen gobierno, parar salir del atolladero. Ahora que las páginas de los periódicos vienen cargadas de denuncias sobre corruptelas, considera que «sería el momento de reconocer el trabajo de políticos y gestores honrados, que dan ejemplo día a día». Marín expone sus conocimientos en el II curso de Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa, que organiza el Centro de Estudios Económicos y Empresariales de Murcia. Junto a él estarán otros expertos como Kenneth Dubin, de la Universidad Carlos III; Marta de la Cuesta, directora de la Cátedra Telefónica-UNED de RSC, o la profesora murciana Alicia Rubio.

-De aquellos lodos vienen estos polvos. ¿No es esta crisis consecuencia de unas prácticas poco éticas en las finanzas y el mundo empresarial?

-Por supuesto. Todas las medidas que se han adoptado a partir de la crisis podrían entroncarse en el corazón de la responsabilidad social corporativa: buen gobierno corporativo, ética, transparencia informativa... en definitiva, no engañar y no abusar cuando se tiene el poder. Si se hace, aparecen los mecanismos naturales de insostenibilidad: crisis, condenas, delitos... Las primeras plagas que atacaron las cosechas aparecieron cuando se emplearon los insecticidas. El sistema siempre reacciona ante los abusos.

-¿Son estos tiempos de recesión un buen momento para la ética empresarial?

-La RSC siempre se ha concebido como una herramienta de competitividad y de innovación, ya que las empresas más responsables son justamente las que tiene el mayor talento entre sus trabajadores; la mayor fidelidad de sus clientes; el mayor apoyo de sus accionistas, etc. Lo que sucede es que durante años se ha asociado la responsabilidad social a una idea de filantropismo, de acción social, de medio ambiente. Y en efecto, todo ello forma parte de una manera y un estilo de gestionar los recursos para mejorar las relaciones con los grupos, pero la RSC contribuye a la competitividad y a la eficiencia de las empresas.

-¿Nos pueden ayudar esas buenas prácticas a salir de la crisis?

-Claro que sí, pero es una medicina que no funciona por sí sola; debe formar parte de un tratamiento completo, que además es crónico y da resultados con el paso del tiempo. No es nada milagroso.

-Y cuando estemos fuera, ¿habremos aprendido la lección? ¿Seremos más responsables?

-Estoy seguro de que sí, por más que la memoria sea de alcance muy corto, ya nadie olvidará las barbaridades que se han cometido. Tampoco nadie olvidará el trabajo que ha costado salir, y que todas las medidas para ello forman parte de una profunda responsabilidad y solidaridad: esfuerzo, talento, formación, constancia, ayuda, cooperación.

-¿Cómo convencer a los más escépticos que siguen pensado que la RSC es puro marketing?

-Los grandes beneficios de la RSC se obtienen sin que sea necesario que la empresa se lo cuente a nadie, se logran de la propia actitud de mejora con los grupos de interacción. De hecho, recientes investigaciones afirman que un actitud demasiado proactiva en comunicar la RSC transmiten una idea de hipocresía a la opinión publica. Pensamos que cuanta más comunicación, mejor, y eso es un grave error, mucho más en temas de responsabilidad social.

-El curso habla también sobre políticas públicas, ¿no es una irresponsabilidad tener cuatro millones de parados o hacer la vista gorda con compañeros de partido imputados por corrupción?

-Hay demasiada irresponsabilidad en la Administración y en la política, pero todo el mundo vive cómodo en el sistema. Es momento de que los primeros denunciantes sean reconocidos como gente con valor y no como eslabones perdidos. Más que denunciar a los irresponsables, sería el momento de impulsar y reconocer el trabajo de políticos y gestores honrados y responsables que dan ejemplo día a día. Yo conozco algunos.

-¿Son responsables las empresas murcianas?

-Aunque yo no, muchos creen todavía en el estereotipo de empresario gordo con puro y explotador. Lejos de eso, tengo que afirmar que está emergiendo una importante clase de nuevos empresarios con una cultura y actitud tremendamente responsable, positiva y emprendedora. En los últimos años he tenido la oportunidad de departir con muchos empresarios y gerentes sobre temas de responsabilidad corporativa, y es sorprendente la inquietud que hay en este tema, que además, nos hacen llegar a diario a la cátedra de RSC de la Universidad de Murcia.

-¿Cuál cree que debería ser la primera responsabilidad de un empresario?

-Mantener viva su empresa y el empleo. La forma mejor de hacerlo es tratando bien a sus clientes, a sus trabajadores y respetando su entorno más cercano.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias