jueves, 1 de octubre de 2009

VOLVER AL FUTURO


LA VERDAD 01.10.2009

Pedro López es el nuevo secretario general de los socialistas de la ciudad de Murcia. Lo decidimos por arrolladora mayoría los socialistas en la asamblea municipal celebrada el pasado sábado. ¿Para qué? Para promover una nueva ciudadanía responsable que dé respuestas a las preguntas del tiempo y el espacio que nos ha tocado vivir.
Pero dar respuestas al ciudadano que camina junto a nosotros no es sólo aspirar a gobernarle. Como tampoco será nuestra victoria el silencio que espera la derrota del contrario por desgaste. Porque el socialismo no es sólo una opción de alternancia, de la que se pueda esperar una mejor gestión, o la alternativa menos mala ante un inevitable hartazgo de los rostros y formas de la derecha. Siempre he defendido que no se trata únicamente de hacer mejor las cosas, sino de hacer cosas diferentes.
Debemos recuperar para ello la capacidad de comunicarnos con el ciudadano; de escucharle en primer lugar, pero también de explicarnos. Aprender de sus angustias, de sus necesidades; trasladarles nuestros proyectos, nuestra ilusión. Hacer confluir su hambre de pan y la nuestra de horizontes.
No son silencios lo que nos piden, sino la palabra como arma cargada de futuro, para dar esperanza y convencer al ciudadano de que no debe renunciar a ser el actor y el objeto de mañana.
Palabras camino del trabajo, hablando de lo que nos preocupa, explicando por qué el agua no es patrimonio de nadie y lo es de todos; de por qué debemos regular cualquier intervención que modifique su naturaleza con el fin de respetar y garantizar escrupulosamente el futuro de nuestros hijos.
Respeto al medio ambiente y solidaridad, en el vino y en el agua, se gobierne o se esté en la oposición. Todos ellos son elementos irrenunciables de la marca socialista y ninguna estrategia debe alejarnos de nuestras señas de identidad. Para que la sociedad confíe en nosotros debemos ser absolutamente respetuosos y coherentes con lo que afirmamos representar.
Los socialistas siempre hemos abanderado el reparto del agua excedentaria. Pero dicho reparto en ningún modo debiera superar lo que puede suponer de aportación a un crecimiento sostenible. Respeto al medio ambiente es un signo irrenunciable de la izquierda.
A los otros se les va el agua por la boca a la vez que secan el vientre de nuestra tierra como consecuencia de su incapacidad para apostar por un desarrollo sostenible: «Aquél capaz de satisfacer las necesidades del presente sin comprometer el derecho de las generaciones futuras de satisfacer las suyas propias».
Su ignorancia como contrapartida del beneficio inmediato traslada un coste insostenible a medio plazo. La crisis económica es el legado de los neocon cuyas recetas nos quiere seguir aplicando el Partido Popular. ¡Qué disparate!
Palabras a pie de obra para explicar que el mundo necesariamente no tiene por qué dividirse en vencedores y excluidos, que no existe un único modelo, por lo que las leyes de la lógica del crecimiento no tienen porqué profundizar en la separación entre países pobres y ricos; y, dentro de estos, en sociedades injustamente estratificadas. Hay que evidenciar que el socialismo, esté en el Gobierno o en la oposición, tiene un modelo de crecimiento no excluyente.
Escuchar a pie de obra las angustias de quienes se ven obligados a trabajar doce horas cobrando sólo seis, a quienes llevan ya tres contratos en lo que va de año y a los que saben que lo terminarán sin ninguno. Escuchar y comprometerse con ellos ahora en la oposición y, por descontado, cuando se gobierne.
Palabras al volver a casa, mientras agotados esperamos un autobús que nunca llega, porque el transporte público no interesa al mercado al no ser que pase por una Universidad Católica.
Palabras que hagan ver de forma clara a nuestro vecino que quien le arroja del mercado no es ese hombre que llegó en patera, sino quien le explota porque sin papeles está indefenso.
Palabras cuando se ha hecho de noche, y ya cansados de esperar ese transporte que nunca llega, caminamos por calles mal alumbradas; palabras para hacer comprender que la izquierda quiere velar por la seguridad, porque las primeras víctimas de su ausencia son siempre los pobres.
Reconciliarnos con nuestro pasado, avenirnos en el presente y, sobre todo, dedicarnos a juntar ciudadanos para promover un programa por el cambio en la ciudad de Murcia es la mejor de las formas del volver al futuro.
Sí, nosotros podemos. Porque a Pedro, más que las palabras, le definen sus hechos. Pedro es un ejemplo de ciudadanía responsable, defensor de un futuro en el que el ser humano sea el objeto y el fin de la acción política.
Victor Meseguer
http://dotraforma.blogspot.com/

3 comentarios:

  1. O futuro, é o único caminho que temos de seguir. Um abraço Graça

    ResponderEliminar
  2. Obrigado Graça por seguir meu blog e parabems pela eleccion de Rio. ¿Que tal tudo por aí? Gosto de seguir a situação social de teu país, durante anos viajei por Belo Horizonte, Rio Janeiro, Sao Paulo...Em tau ta belleça

    ResponderEliminar
  3. Graça eu me equivoque. eu pensava que voçe era brasileira Buemo mantenho os parbems a Brazil e sumo outros tantos a Portugal. Perdon e obrigado.

    ResponderEliminar

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias