miércoles, 10 de junio de 2009

Murcia no-typical (pensar-elegir)


















Por: Víctor Meseguer


Desde el domingo, el chunda chunda de “Minoría Absoluta”, de los Mojinos Escozíos, martillea incesantemente mi cabeza. Cuando a ratos me vengo arriba… ¡zas!, empieza a sonar “Todos los ahorcados mueren empalmados” de Siniestro Total. Definitivamente no toca. Necesito otro tema.

¡Ya lo tengo! ¡Vaya por donde! Murcia no-typical ha sido distinguida nada menos y nada más que con el sol de plata en la categoría Platino, que premia las campañas más innovadoras y experimentales y aquellas que se han integrado mejor en más soportes de comunicación. Sí, esto ha sucedido en la 24 edición del Festival Iberoamericano de Comunicación Publicitaria El Sol, el más importante de España y Latinoamérica.

Nadie es profeta en su tierra. ¡Que no cunda el pánico! Aquí también es de aplicación aquello de ``Ninguna sociedad acepta a sus escritores hasta que ha asimilado lo que dijeron‘‘. Bueno, retiro lo dicho. ¡Que cunda!

La campaña ha sido mal entendida incluso por los que deberían entenderla bien, ya que son los que piden un cambio. Un cambio que, en cierto modo, representa la campaña.

Yo también me clavé, ¿o me clavaron como a una anchoa salada y carnosa? “¡Vaya cruz con Cruz!”, pensé cuando conocí la campaña “No-typical” tal y cual. Pues no. Me equivoqué. Aunque, al principio, no le entendí. Ahora tampoco. Pero la campaña me gusta más que comer con los dedos. Porque supera el tópico y proyecta la imagen de una Murcia moderna, provocadora, sugerente, divertida, creativa y dinámica. La de la otra Murcia en la que vivo.

Todo ello gracias a un derroche de innovación-provocación. Un target (destinatarios ideales) virgen y nada habitual en las campañas al uso. Refuerza la diferenciación jugando con el pensamiento lateral o divergente. Es una campaña viva y en permanente crecimiento como consecuencia de su apuesta por la interdependiecia, la interactividad y la participación creativa de jóvenes talentos y, además, liga la conjugación de los verbos elegir-pensar (una buena píldora del día después del marketing engañoso). Por último, la arriesgada estrategia-trampa del impostor Vladimir Karabatic ha sido genial, nunca fue tan fácil el posicionamiento y visualización de una campaña a costa de los demás. ¡Demasiado para el cuerpo! Estos pollos de la generación 2.0 (Jorge y sus colegas fueron mis musas) van a acabar con toda una vida cultivando el arte de la prudencia y el pensamiento lógico cartesiano. ¿O viceversa?

¡Bravo por los de Germinal! Punto y pelota. ¡Qué lástima! Con lo bien que quedaría uno soltándole una mano de sagradas formas al sobrino del tío por irrumpir quam meretrix in misa corpore insepulto. Al mismo tiempo, este cura que escribe sería un firme candidato a ganar el premio de “gilipollas del año”. Votantes no me iban a faltar. Méritos me sobran y casi seguro que contaría con el apoyo del partido de los que ganan y el de los que pierden.

Los que pierden (yo, además de ser de los que pierden, soy un perdedor) al día siguiente de conocer la campaña se echaron a la calle (especialistas en mondongo con crillas) enarbolando la bandera del ¡…mírala, mírala, ahí está, ahí está, ahí está, la puerta de San Esteban! También montaron ruedas/os de prensa, blogearon y enviaron comunicados a los mass media para que dejar constancia de que el fuego cruzado con Cruz se había iniciado. Aunque, como nos viene ocurriendo en los últimos… catorce años primó el efecto bumerang de nuestras iniciativas. Sería más adecuado, consiguientemente, anunciar fuego amigo. Pero el caso es que los míos hicieron campaña. Campaña sobre la campaña y sobre campaña una. Y ante este villancico, claro, se armó el Belén.

Los que ganan, que tienen muchas ganas de que los que perdemos nos subamos a la ventana que no es y nos pille el toro que sí es, nos han cedido todo el protagonismo (ya lo dijo Stevie Wonder 'Si bebes, no conduzcas ni te vayas a los San Ferrmines’). Pero, sobre todo, les pasa como a mí. Que, al principio, no le entendí y, ahora, tampoco. ¿Cruz o mucha cara? En menudo lío ha metido el tío a su tío. El sobrino suyo, ¿es de los míos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias