sábado, 6 de junio de 2009

POLÍTICA VIRTUAL


Por: Víctor Meseguer

Una espesa nube, mezcla del humo de cigarrillos compulsivamente fumados en una bolsa de Wall Street, y del sudor de niños trabajando a destajo en Birmania, nos desdibuja cotidianamente nuestro perfil como seres humanos, nuestros sentimientos.
Cuando Marcuse –sé que su mención no es políticamente correcta- nos advirtió del riesgo de una sociedad uniformada por el “hombre unidimensional”, no podíamos sospechar que corríamos un mayor peligro: el hombre incorrecto, sin dimensiones. Quizá por eso tenemos necesidad de sustituir la indefinición de cuanto nos rodea por eso que llamamos REALIDAD VIRTUAL. Puede generar sensaciones más intensas. Indudablemente es más aséptico, más maleable, domesticado, asequible que lo real. Está de moda. Vista, olfato, gusto, oído, tacto, virtuales. Amor (usted, si quiere, llámelo sexo), dinero, ideas e ideologías virtuales.
En ese espacio de verdades intangibles, se manifiesta con pleno esplendor el “gran invento”: la POLÍTICA VIRTUAL. Podemos definirla como el aparente modo de gestionar lo público, donde no importa lo que se hace, sino la sensación que se transmite. No importa que en la iglesia del pueblo haya una boda o un entierro, lo que trasciende es que las campanas tocan a muerto. La realidad se define por el tañer de aquellas.
Naturalmente que este modelo de hacer política tiene sus ventajas, y no ya sólo para el gobierno, que rentabiliza los resultados virtuales que trasladan sus campanarios, sino que es capaz de generar sensaciones en los ciudadanos.
Podemos ver así como, supuestamente, el actual gobierno regional rompe con el aislamiento que sufrimos los murcianos. Poco importa que sean campanazos huecos, que ni traen agua ni resuelven el endémico déficit de nuestras comunicaciones; esa sensación, de por sí ya puede originar actitudes positivas de enfrentamiento al mañana... además de votos.
Sin embargo, son muchos los males que este modelo acarrea, de forma especial cuando, como ocurre con el actual partido en el gobierno, desgasta en él todas sus energías.
Otro grave riesgo viene determinado por la necesidad de campanarios afines. No existe política virtual efectiva sin el alambique mass-mediático que destile las verdades convenientes: “España va bien”. Para ello necesitan “plumillas” camuflados como opinadores aparentemente banales, vías digitales enderezadas por empresas digitalmente independientes, televisiones públicas (dícese de las que pagamos todos y que jamás de los jamases serán dirigidas por políticos) cada vez más deficitarias.
“El Virtuoso” –de Shadwell- describe el mejor nadador virtual del mundo: imita perfectamente los movimientos de una rana, pero es incapaz de flotar en el agua, la realidad es su mayor riesgo. Para el “sistema”, sin embargo, la realidad no es en sí peligrosa, que se ahogue el “nadador” es indiferente siempre y cuando nadie lo sepa. El enemigo que hay que tratar con rigor (mortis) y a toda Prisa, es aquel capaz de crear otra realidad virtual o cierta. Así, la necesidad de conquistar campanarios o derruir los incomprables es la triste realidad antidemocrática del modelo virtual obsesivo.
Pero, desde mi punto de vista, el mayor conflicto estriba en la propia necesidad del sistema de potenciar esos mass media hasta constituir un nuevo marco metafórico, en el que actuamos, pensamos, sentimos; donde el hambre o la muerte real se convierten en entretenimiento. Establecen una forma de ideología colchón que evita el compromiso y la implicación. Se trata de conseguir hombres y mujeres empobrecidos en su relación perceptiva con la realidad, potenciando el conformismo social. Todo es virtual para el hombre-espectador. Ética virtual donde no importa la comisión de delitos, si al juzgarlos ya han prescrito. Una sociedad sonámbula, de espectadores impasibles, que no sienten ni se cuestionan a sí mismos, puede ser cómoda para los políticos virtuales, sin embargo conlleva un gran peligro cuando se dan cuenta de que, con el sonido de las campanas, no llegan a final de mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VICTOR MESEGUER DOTRAFORMA

TABLON DE ANUNCIOS

Sin noticias